familia real española

Caprile, el diseñador de las infantas, vuelve a Letizia ocho años y un ¿enfado? después

Letizia y Caprile formaron un perfecto tándem durante años; sin embargo, su relación se resintió por culpa de la remodelación de un vestido

Foto: Letizia y Caprile en un fotomontaje de Vanitatis.
Letizia y Caprile en un fotomontaje de Vanitatis.

Cuando Letizia se convirtió en la prometida de don Felipe, su suegra le dio un consejo: que eligiera un diseñador de cabecera para que le realizara un buen fondo de armario de diario y de gala. En aquellos momentos, la ahora Reina no sabía demasiado de este mundo y siguiendo las instrucciones de doña Sofía y también de sus cuñadas, las infantas Elena y Cristina, se decantó por dos modistos, el por aquel entonces casi desconocido Felipe Varela y el famoso Lorenzo Caprile.

Al primero le encargó conjuntos y vestidos para actos de diario y parece que quedó tan satisfecha que se lo recomendó a su madre y a sus hermanas para que les hiciera la ropa con la que acudirían a su enlace. La evolución de su relación es por todos conocida, y Varela consiguió hacerse un gran hueco en el armario (y también en el corazón de la Reina). El segundo, Caprile, no corrió tan buena suerte. Letizia lo eligió para que le hiciera los grandes vestidos de gala, sabiendo que era uno de los diseñadores favoritos de sus cuñadas y que incluso había realizado el vestido de boda de la infanta Cristina.

Letizia, de Caprile. (Gtres)
Letizia, de Caprile. (Gtres)

Letizia y Caprile formaron un perfecto tándem y el modisto madrileño diseñó para la entonces Princesa de Asturias más de una decena de creaciones para que brillara en las grandes veladas de la realeza. Todavía tenemos en la retina aquellos dos magníficos diseños que llevó en Dinamarca con motivo de las nupcias de Federico con Mary Donaldson. El primero, un dos piezas compuesto por chaqueta encorsetada de escote barco con brocados de seda y botones bordados en cristal, y una falda larga de color rojo guinda; y el segundo, y más espectacular, un vestido en crêpe y tul de seda rojo fuego con el que la prometida de Felipe dejó boquiabiertos a muchos.

Tras este alabado debut entre Reina y diseñador, vinieron otros muchos triunfos estilísticos, como el vestido gris que llevó en la cena previa a su boda (y que luego crearía un cisma entre ellos) o la falda inspirada en los mantones de manila y el top que llevó este mismo lunes en la visita de Estado de Israel. Juntos, Caprile y Letizia consiguieron muy buenas críticas, pero un tiempo después se produjo una ruptura definitiva entre diseñador y clienta, que ha llevado a la esposa de Felipe VI a no lucir ninguna de las creaciones de Caprile por más de ocho años, hasta ahora.

Aunque no hay nada confirmado, ya que el modisto nunca ha querido manifestarse acerca del tema, los rumores señalan que el año en el que se torció su relación fue en 2009, concretamente en la visita de Nicolás Sarzoky y Carla Bruni a España. La Reina decidió repetir para aquella cena el vestido gris que llevó en la cena preboda, eso sí, remodelado (ya por segunda vez) de tal forma que no tenía nada que ver con el original. Le cambió el escote y el bajo, le añadió pedrería y lo convirtió en una nueva prenda.

 El vestido de la discordia entre Letizia y Caprile. (Gtres)
El vestido de la discordia entre Letizia y Caprile. (Gtres)

Dicen que fue con motivo de las modificaciones de este vestido que Caprile y Letizia se enfadaron, provocando una ruptura hasta ahora definitiva. A pesar de dejar de vestir a doña Letizia, Lorenzo siguió creando para sus cuñadas. Tanto la infanta Elena como Cristina lucieron diseños del madrileño en la boda de Victoria de Suecia. La duquesa de Lugo llevó un patriótico vestido fucsia al más puro estilo goyesco, mientras que su hermana se decantó por un vestido verde. En aquel mismo enlace, la ahora Reina lució un diseño nude de Varela, a quien convirtió también en su diseñador de gala tras su enfado con Caprile.

Tan cercana es la relación de Caprile con las Infantas que incluso acudió a una de las sesiones del juicio del caso Nóos para mostrar su apoyo público a la exduquesa de Palma. Fue en junio de 2016 cuando el diseñador llegó al edificio de la Escuela Balear de la Administración Pública donde se celebraba la vista de la Infanta, a la que saludó con un abrazo.

Ahora cabe esperar a ver lo que sucede entre doña Letizia y Caprile y si que ella lo volviera a poner en escena tiene un significado más allá o simplemente quería reciclar la falda y el top por comodidad. El tiempo nos dirá.

Letizia de Caprile la pasada noche. (EFE)
Letizia de Caprile la pasada noche. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios