Logo El Confidencial
TAMBIÉN DE LADY DI Y LA PRINCESA MARGARITA

La firma de lencería de Isabel II traiciona su confianza al contar sus secretos más íntimos

June Kenton, dueña de Rigby & Peller, lleva 57 años proveyendo a la familia real británica de ropa interior. La indiscreción de la compañía le ha hecho perder todos los privilegios de la Royal Warrant

Foto: La reina Isabel II en una imagen de archivo. (Reuters)
La reina Isabel II en una imagen de archivo. (Reuters)

La lencería de la reina Isabel II está en boca de todos y la culpa la tiene June Kenton, su proveedora de artículos lenceros desde hace más de 57 años, desde su tienda en Londres Rigby & Peller. Esta firma de ropa interior ha perdido la confianza de la soberana, después de que su dueña hablase más de la cuenta de los entresijos de la familia Windsor en un libro autobiográfico, 'Storm in a D-CUP'. Unas memorias en las que la familia real británica tenía un destacado protagonismo, dado que entre sus páginas se podían leer algunos detalles íntimos de Diana de Gales, la princesa Margarita y, por supuesto, de la reina.

Esto no gustó nada en Buckingham, que pronto decidió retirarle a este establecimiento la Royal Warrant, un reconocimiento que permite a la firma publicitarse como proveedora oficial de la Corona y rubricar sus productos con el escudo de armas de la reina. No solo en sus etiquetas, también en todos los escaparates de la firma se pueden encontrar estos escudos. Hasta ahora. Russel Tanguay, director de la asociación de los titulares de la Royal Warrant, ya ha confirmado que se le ha retirado este honor tras 57 años de confianza. Una confianza traicionada.

June Kenton, dueña de Rigby & Peller.
June Kenton, dueña de Rigby & Peller.

Y es que no sentó nada bien en palacio que se hablase de cuestiones tan personales como la forma en la que la princesa Margarita trataba de inmiscuirse en las elecciones de lencería de su madre: “Finjo escuchar a Margarita y, una vez que se ha ido, elijo lo que me da la gana”, asegura June Kenton que le decía Isabel II cuando esto sucedía. Pero no se quedaba ahí. También contaba que Lady Di acudía a su tienda a pedirle pósteres de modelos en ropa interior para decorar las habitaciones de los príncipes Guillermo y Harry durante su formación en Eton.

Otras firmas con la Royal Warrant

Tan solo la reina Isabel II, su marido, el duque de Edimburgo, y su hijo, el príncipe Carlos, están capacitados para ofrecer a las marcas este reconocimiento. La Royal Warrant se le entrega a aquellos establecimientos que proveen a los miembros de la familia real de productos y servicios de forma habitual. Esto les permite darse a conocer al público como una firma 'oficial' de la Corona y tan solo estos pueden colocar en las fachadas de sus tiendas el escudo de armas de la reina. Tan importante es este reconocimiento que, gracias a ello, la firma de lencería que ha traicionado a los Windsor ha logrado acercar sus colecciones a famosas de la talla de Lady Gaga, Kim Kardashian o Scarlett Johansson.

Pero ¿qué otras firmas cuentan con la Royal Warrant? En total son 883 marcas las que gozan de la confianza de la Corona británica. Algunas son muy populares para el público general, como pueden ser Barbour, Burberry o Cartier, mientras que otras son más célebres en la capital británica, caso de la chocolatería Cadbury, la farmacia John Bell, los cereales Weetabix, los proveedores de cepillos para caballos Vale Brothers o la destilería Laphroaig.

Escudo de armas de Isabel II de la Royal Warrant.
Escudo de armas de Isabel II de la Royal Warrant.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios