Es noticia
Menú
Los dos golpes de efecto de la infanta Cristina
  1. Casas Reales
familia real española

Los dos golpes de efecto de la infanta Cristina

No fue una fecha elegida al azar, ni tampoco una manera de compartir la liturgia en un lugar tan representativo como el Vaticano

Foto: La infanta Cristina en una ilustración de Jate.
La infanta Cristina en una ilustración de Jate.

La imagen del matrimonio Urdangarin con sus cuatro hijos en la misa de Epifanía celebrada por el papa Francisco el 6 de enero en el Vaticano ha sido uno de los golpes de efecto de la infanta Cristina que han sorprendido por su visibilidad. Esta presencia en la celebración de la Eucaristía tiene su trasfondo de producción orquestada por el matrimonio para ofrecer esa visibilidad que ahora parecen buscar.

No fue una fecha elegida al azar ni tampoco una manera de compartir la liturgia en un lugar tan representativo como el Vaticano, como publicó LOC. La infanta Cristina y su marido trazaron una estudiada hoja de ruta que comenzó con la visita turística por Roma (que la infanta conoce muy bien) y acabó en San Pedro.

En este viaje, como todo los que hacen la hermana del Rey y su familia, se acompañan de escoltas que pertenecen al cuerpo de la Policía Nacional, que van con sus armas reglamentarias. Por lo tanto, la embajada de España en Roma y en la Santa Sede tenían constancia de la estancia de los Urdangarin Borbón. Se trata del protocolo obligado cuando la seguridad depende del Ministerio del Interior, como en este caso.

placeholder Urdangarin, la Infanta y los cuatro hermanos. (PHOTOVAT)
Urdangarin, la Infanta y los cuatro hermanos. (PHOTOVAT)

De lo que no estaban informados en ambas delegaciones diplomáticas, como así han aclarado a Vanitatis, era de gestionar el periplo vacacional de la infanta por Roma porque ya no pertenecen a la familia real. En cualquier caso, de haber solicitado unas invitaciones para acceder a la ceremonia en el Vaticano, explican que “no habría habido ningún problema para su tramitación. Como se hace con muchos españoles, porque esa Eucaristía es abierta y puede acudir cualquiera".

Lo que sí es necesario es una invitación para acceder a lo que se denomina sillas VIP, que son las que ocuparon la hermana del Rey y su familia. En su caso se colocaron en unos bancos laterales alejados del altar y que no son los que se reservan a los jefes de Estado, monarcas y representantes institucionales. Hay buena visión pero no privilegiada”, informan a Vanitatis fuentes vaticanas.

Foto:  Urdangarin, la Infanta y los cuatro hermanos. (PHOTOVAT)

La pregunta es quién facilitó esas invitaciones para que la infanta y su marido pudieran dar la réplica pública al almuerzo organizado en Zarzuela el día anterior para festejar los 80 años de don Juan Carlos, donde no había lugar para ellos. Su visibilidad fue más que buscada, aunque no ocuparan el 'front row vaticano', ya que la misa se transmitió por televisión. Un dato del que eran conscientes, ya que la cámara les enfocó (como se puede ver en el minuto 13:07) y las fotografías las pueden adquirir en el archivo de 'L´Obsservatore Romano', ya que también son públicas.

En el minuto 13:07 se les puede ver

Las vías que pudieron seguir y además con una antelación que requiere como mínimo quince días son las siguientes. Pedirlas directamente a la prefectura de la Casa Pontificia, de quien dependen las ceremonias, o que alguien (un obispo español o un sacerdote que trabaje en la Santa Sede) facilitara las invitaciones. Otra posibilidad al alcance de la hermana y el cuñado de Felipe VI es que hubieran solicitado la intermediación a través de la Parroquia Católica de Lengua Española en Ginebra (así se denomina), templo al que suele acudir la familia Urdangarin Borbón para los servicios religiosos. A los que no solicitaron mediación fue a los funcionarios que trabajan en la embajada española en la Santa Sede, como así han confirmado a Vanitatis.

placeholder Captura de la misa en la que se ve a la infanta Cristina.
Captura de la misa en la que se ve a la infanta Cristina.

Lo que sí queda de manifiesto es que esta aparición forma parte de la aparente forma de actuar del matrimonio en unos momentos complicados para la Jefatura del Estado ante las aspiraciones independentistas. Y no es la primera vez que lo hace. En otras ocasiones también ha retado al Rey titular. Una de las actuaciones que más repercusión tuvo fue cuando don Felipe le revocó el título de duquesa de Palma y la infanta filtró a través de su abogado, Miguel Roca, que la decisión había sido suya. Un gesto insólito que desdecía no al hermano, sino la credibilidad del jefe del Estado.

La visita de don Juan Carlos a Ginebra para celebrar el cumpleaños de Urdangarin, condenado por el caso Nóos, también fue una petición directa de la infanta a su padre. Lo sorprendente es que el Rey emérito aceptara esa propuesta cuando las tropelías de Iñaki Urdangarin fueron una de las causas de su abdicación. Sea como fuere, la infanta ha dado estos últimos meses dos golpes de efecto que, en cierto sentido, le devuelven parte del estatus perdido en Nóos.

Foto: El Rey emérito junto a Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo. (EFE)

La imagen del matrimonio Urdangarin con sus cuatro hijos en la misa de Epifanía celebrada por el papa Francisco el 6 de enero en el Vaticano ha sido uno de los golpes de efecto de la infanta Cristina que han sorprendido por su visibilidad. Esta presencia en la celebración de la Eucaristía tiene su trasfondo de producción orquestada por el matrimonio para ofrecer esa visibilidad que ahora parecen buscar.

Infanta Cristina Rey Felipe VI Familia Real Española
El redactor recomienda