Logo El Confidencial

Condenada una española por estafar a los herederos de un príncipe saudí

La justicia ha dado la razón a los herederos del príncipe Saad bin Abdulaziz en el largo procedimiento judicial en el que se embarcaron para reclamar

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La justicia ha dado la razón a los herederos del príncipe Saad bin Abdulaziz en el largo procedimiento judicial en el que se embarcaron para reclamar la herencia de su padre. Sí, según la sentencia del Juzgado de Instrucción número 12 de Barcelona, el miembro de la familia real saudí fue estafado por Agustín González, su apoderado.

El fallo, al que ha tenido acceso Vanitatis, se publicó la semana pasada y condena a María Antonia R. T., la mujer del apoderado, a tres meses de cárcel y a pagar una indemnización de casi 50.000 euros por "un delito consumado y continuado de receptación”. Poca cosa, si tenemos en cuenta que la Fiscalía pedía una indemnización de 415.000 euros y tres años de prisión.

El tribunal ha absuelto a Olga F. , agente inmobiliaria que compró dos castillos propiedad del príncipe y motivo de la disputa judicial, y a Agustín. G. R., hijo del apoderado.

Falleció a los 92 años

La sentencia considera probado que la mujer del apoderado, un exsubdirector del hotel Princesa Sofía, conocía que los fondos ingresados en la cuenta de la que sacó el dinero provenían de la comisión de un delito de estafa perpetrado por su esposo. Fue contra él contra quien los afectados presentaron denuncia aunque no se le pudo juzgar porque falleció a los 92 años, meses antes de que empezara el juicio.

El príncipe Saad bin Adulaziz.
El príncipe Saad bin Adulaziz.

Los dos protagonistas de esta historia están muertos y son sus familiares quienes se han enfrentado. Ambos se conocieron en los años 70, cuando el príncipe saudí viajaba a Barcelona para tratarse la vista en la clínica Barraquer. Las estancias se alargaron tanto que el saudí decidió contratar a un hombre de confianza para que controlara sus asuntos en la capital catalana. Y ese hombre fue Agustín González, el acusado y esposo de la condenada.

Poderes ampliados

En los 80, el hijo del rey Bin Saud, fundador de la realeza árabe (tuvo 52 hijos), enfermó y se fue a Houston a tratarse de un cáncer del que fallecía en 1993 en su país. Entonces, González, a quien habían ampliado los poderes en EEUU ante el embajador saudí, vio cómo su responsabilidad al frente de las grandes fincas del príncipe no era remunerada. Y decidió poner a la venta el patrimonio que quedaba.

Tiempo antes el príncipe le había ampliado los poderes, como decíamos, para que vendiera dos fincas en la avenida Pearson de Barcelona: una la adquirió el exmarido de Rosa Clará y la otra el futbolista Iván de la Peña. Pero quedaba la joya de corona: dos castillos en Oló que el apoderado, con los papeles caducados por la muerte del príncipe, vendió igualmente. Y es por este motivo por el que el tribunal condena a su esposa al considerar que era consciente de que ese dinero no era lícito.

Todos los datos aquí expuestos quedan acreditados en la sentencia, de 30 folios. El procedimiento judicial empezó en 2004 y termina 14 años después con una sentencia que no contentará a ninguna de las partes. Una sale condenada y la otras con una restitución monetaria ínfima en comparación con lo que pedían.

Foto: iStock
Foto: iStock

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios