Logo El Confidencial
familia real de los países bajos

Máxima de Holanda brilla cual rayo de sol en su cena de gala con Rania de Jordania

Máxima de Holanda brilló la noche de este martes durante la cena de gala que se celebró con motivo de la visita oficial de los reyes de Jordania

Foto: La reina Máxima durante la cena de gala con los reyes de Jordania. (Gtres)
La reina Máxima durante la cena de gala con los reyes de Jordania. (Gtres)

Máxima de Holanda brilló la noche de este martes durante la cena de gala que se celebró con motivo de la visita oficial de los reyes de Jordania a los Países Bajos. La velada tuvo lugar en el Palacio de Noordeinde, en La Haya, y a ella asistieron otros miembros de la familia Orange como la otrora reina Beatriz, la princesa Margarita o el príncipe Constantin. Para este segundo 'round' con Rania, la argentina se decantó por un vestido que nos recuerda a los típicos farolillos chinos.

Se trata de un diseño de volantes horizontales de arriba a abajo en amarillo limón que firma el diseñador de origen danés Claes Iversen, quien ya la ha vestido en otras grandes ocasiones. Al no ser una visita de Estado, las damas no llevaron tiara, pero Máxima lo compensó con una espectacular gargantilla que pertenece a una de las joyas más importantes del joyero de los Orange: el collar de la parure House Diamond, pero en la versión corta. También lució unos pendientes de diamantes y dos pulseras a juego. Completó su estilismo con clutch dorado.

Los Reyes y el resto de la familia en Noordeinde. (Gtres)
Los Reyes y el resto de la familia en Noordeinde. (Gtres)

Por su parte, la reina hachemita se convirtió en la mejor embajadora de la moda jordana con un diseño negro con detalles de flores que le realizaron las mujeres de la sociedad benéfica Basmet Al-Khair. A ellas ha querido darles las gracias por este "bonito y tradicional vestido jordano". Añadió a su estilismo de gala un clutch negro de Bottega Veneta. En cuanto a joyas, fue mucho más minimalista que su homóloga y tan solo lució unos discretos pendientes de oro blanco y rubíes.

Esa misma mañana se celebró una ceremonia de bienvenida en el Palacio de Noordeinde de La Haya y por la tarde, Rania y Máxima pusieron rumbo al Gemeentemuseum, donde han contemplado varias obras de Mondrian. La reina holandesa confió una vez más Claes Iversen y estrenó un vestido de encaje en color dorado y un abrigo tipo capa en color camel mientras Rania hizo caso omiso al protocolo holandés, que marca pamela o tocado para las ceremonias de visitas de Estado u oficiales. En cuanto a vestuario, eligió un abrigo azul celeste, también de largo midi, del que sobresalía el cuello de una camisa blanca.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios