¿Quieres oír a la reina Letizia hablando francés? Tenemos el vídeo
  1. Casas Reales
familia real española

¿Quieres oír a la reina Letizia hablando francés? Tenemos el vídeo

En su compromiso de este martes en Bruselas quiso tener un guiño con el público presente y pronunció sus primeras palabras en la lengua de Víctor Hugo

Inglés, portugués, alemán y, ahora, francés. Doña Letizia nos va descubriendo poco a poco su don de lenguas. Quienes la conocen dicen que cuando se casó con el entonces príncipe de Asturias hablaba un poquito de inglés y que en estos años ha ido aprendiendo y mejorando tanto su vocabulario como la pronunciación. De las otras lenguas sabe lo que ha estudiado para los actos a los que acude en diferentes partes del mundo.

[El antiduelo de la reina Letizia y Matilde de Bélgica: todo sobre sus looks antagónicos]

Siguiendo las pautas de los anteriores eventos internacionales, en su compromiso de este martes en Bruselas quiso tener un guiño con el público presente y pronunció sus primeras palabras en la lengua de Víctor Hugo. Fue en la sesión inaugural de la XII edición de las Jornadas Europeas de Desarrollo, el mayor foro europeo de cooperación internacional y desarrollo, que tiene como tema principal la igualdad de género y el empoderamiento y participación de mujeres y niñas en el desarrollo sostenible.

El discurso de la Reina

Buenos días a todos y gracias por permitirme participar en estas importantes jornadas europeas dedicadas al desarrollo.

El mismo día en que caminaba por el barrio más pobre del continente americano, Cité Soleil, en Haití (adonde fui hace una par de semanas para dar visibilidad y apoyar a la cooperación española), una mujer era nombrada nueva presidenta de la Bolsa de Nueva York. A la misma hora en que el mayor mercado de capitales del planeta era liderado por primera vez por una mujer, Stacey Cunningham, otra mujer, Nadine, de 17 años, me decía en su mejor francés que su hijo de tres años (hagan cálculos) no tenía qué comer. Y me contaba que no sabía leer ni escribir. Y que casi muere en el parto.

Ustedes conocen cientos, miles, de historias tan diferentes como estas. Ustedes saben que estas cosas suceden. Cada día. Saben también que hablar de desarrollo humano nos lleva a pensar en muchos más factores que exceden a lo que entendemos por 'crecimiento económico'.

Europa se fundó sobre valores como la solidaridad y libertad. Y es una de las razones por las que estamos aquí, porque Europa es esencial en las políticas sociales que marcan el rumbo de la cooperación. Es el enfoque de equidad transversal, como afirma Naciones Unidas y la propia Comisión Europea, lo que vertebra el desarrollo de capacidades que todo ser humano merece: la oportunidad de educarse, de acceder a servicios de salud, de moverse con libertad y seguridad, de alimentarse con calidad. Combatir la desigualdad de género conjugada con la pobreza es una tarea compleja que concierne a la esfera pública (los ámbitos económico y político) y a la privada (familia y creencias). Y ese equilibrio no es fácil.

Dos ideas más para la reflexión: la salud integral, en el sentido que indica la Organización Mundial de la Salud, es previa al desarrollo. Es, en realidad, el origen del desarrollo. El torrente de cifras sobre salud, desarrollo y mujer es inacabable. Me quedo con estas, de ahora mismo, también de la OMS: el 40 por ciento de la población mundial no tiene acceso a electricidad o combustibles limpios. Eso provoca 4 millones de muertos al año, la mayoría mujeres y niños.

placeholder La Reina durante su discurso. (EFE)
La Reina durante su discurso. (EFE)
Familia Real Española
El redactor recomienda