Logo El Confidencial
Es un homenaje a su país

El príncipe Nicolás de Grecia se reinventa como fotógrafo en Australia

El hijo del rey Constantino ha hecho su debut al otro lado del mundo con una exposición fotográfica dedicada "a quienes echan de menos su lugar de nacimiento"

Foto: Nicolás de Grecia y Tatiana. (Gtres)
Nicolás de Grecia y Tatiana. (Gtres)

Destronados de su país y no reconocidos como royals ante la Constitución griega. Cualquiera podría pensar que la situación del príncipe Nicolás de Grecia no es la más idónea para desarrollar un afecto cercano y grato por sus raíces, pero el ahora fotógrafo ha venido a demostrar que esto no es cierto. ¿No sabían que el príncipe es fotógrafo? No se preocupen, el común de los mortales, tampoco. El hijo del rey Constantino ha desarrollado esta afición fuera del ojo público hasta el momento. Y para su primera exposición ha escogido las lejanas tierras de Australia.

[Tatiana de Grecia presenta libro: ¿por qué los griegos la adoran y a Marie-Chantal no?]

El fuerte lazo que mantiene con el país griego -donde actualmente reside- le viene desde joven. Su primera visita al país heleno fue en 1981, cuando tenía 11 años y se le permitió la entrada (a él y a su familia) durante cinco horas a Atenas. Allí enterrarían a su abuela Federica y después se marcharían. Pocas horas de dicha infancia que parecen haber dejado huella en Nicolás, romano de nacimiento, que ha dedicado su primera exposición de fotografía a Grecia, el país natal de su clan.

Bajo el título de 'Phos: un viaje de la luz’, el rebautizado fotógrafo ha querido abrirse en canal para quienes visiten el Museo Helénico en Melbourne, Australia, que alberga esta muestra íntima hasta el 28 de julio. Y es que Nicolás siempre se sintió griego e incluso fue criado en este idioma, aunque no se le permitiera poner un pie en dicha tierra, por lo que esta exposición artística parecer servir de catarsis conciliadora con su pasado en forma de amaneceres, paisajes marinos y juegos de luz.

Habiendo crecido bajo una educación helénica en un acaudalado barrio del oeste de Londres, sus días como niño fueron marcados por el anhelo de pertenecer a un lugar que no les correspondía. Este sentimiento es el que ha servido de inspiración para sacar su lado más artístico, en una tarea que ha sido catalogada como “experiencia espiritual” gracias a la luz, el movimiento y el color de Grecia. “Espero que cuando otra persona admire mi galería, se identifique con lo que sucedía en mi mente y en mi alma cuando tomaba estas imágenes”, reconoce.

El fotógrafo y paisajista real compartirá galería con otros grandes del gremio como Benaki, Bill Henson y Alekos Fassianos.

¿Podrá algún día llevarla a Atenas?

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios