Logo El Confidencial
familia real española

Doña Letizia y la infanta Cristina: historia de una relación complicada

A pesar de que la infanta e Iñaki apoyaron desde el principio la relación del entonces Príncipe de Asturias con la periodista, las cosas cambiaron tras la boda

Foto: La infanta Cristina y doña Letizia en una imagen de archivo. (Limited Pictures)
La infanta Cristina y doña Letizia en una imagen de archivo. (Limited Pictures)

El calvario judicial de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin está en pleno apogeo. Este mismo miércoles, el ex duque de Palma ha ido a la Audiencia de Palma a recoger la orden de prisión. En menos de cinco días, el yerno real deberá entrar a prisión. Mientras todo esto sucede, don Felipe y doña Letizia se encuentran preparando su visita oficial a Estados Unidos, que los llevará a Luisiana, Texas y Washington.

[El mejor momento (de los Reyes) para el ingreso en prisión de Urdangarin]

Desde que estalló el caso Nóos, los actuales Reyes han intentado desvincularse por completo de los Urdangarin Borbón, algo que a doña Letizia no le ha costado demasiado, ya que su relación con sus cuñados era ya complicada antes de esta situación. A pesar de que la Infanta e Iñaki apoyaron desde el principio la relación del entonces Príncipe de Asturias con la periodista, siendo de los pocos conocedores de su noviazgo, las cosas cambiaron tras la boda.

Dos Reinas y dos Infantas. (Gtres)
Dos Reinas y dos Infantas. (Gtres)

Según cuentan, las cosas se torcieron en 2005, en el bautizo de Irene Urdangarin. Los padres de Iñaki viajaron hasta Madrid para asistir al sacramento de su nieta y los exduques de Palma les solicitaron a don Felipe y a doña Letizia si José Mari y Claire podían quedarse a pasar la noche en el Pabellón del Príncipe. La ahora Reina, que por aquel entonces se encontraba en el tercer trimestre de embarazo de Leonor, se negó aludiendo que se encontraba regular. Esto no sentó demasiado bien al matrimonio Urdangarin, que a partir de entonces empezaron a ver a su cuñada con otros ojos.

El distanciamiento fue más que evidente en los años siguientes, sobre todo en los veranos en Palma. Mientras toda la familia disfrutaba de sus días de asueto, don Felipe y doña Letizia iban por libre. Muy significativa fueron las constantes ausencias en las celebraciones familiares de los Grecia, con los que Cristina e Iñaki mantienen aún ahora una estrechísima relación. Es más, Alexia ha sido el mayor apoyo de la Infanta en estos años tan complicados en los que ha sido repudiada por su hermano y Letizia.

Distanciamiento público

Don Felipe y doña Letizia han tratado de no coincidir públicamente con los exduques de Palma tras Nóos. Incluso cuando iban a visitar a don Juan Carlos al hospital. Así ocurrió cuando el Rey emérito recibió la visita de la Infanta y su marido en el hospital Quirón San José en noviembre de 2012. Don Felipe exigió no coincidir en la fotografía con ellos y retrasó su llegada al centro hospitalario para no toparse con su hermana y su cuñado.

Durante la celebración del 50 aniversario de la muerte del rey Pablo de Grecia, padre de la Reina Sofía, los entonces Príncipes de Asturias coincidieron con la infanta Cristina, pero apenas le dirigieron la palabra, al menos en público. En ese encuentro, los tres mostraron malas caras, sobre todo doña Letizia, de la que ya se decía que siempre había sospechado de los negocios de Urdangarin. Tras la ceremonia en Tatoi, los Reyes regresaron inmediatamente a España, mientras la infanta Cristina se quedó en Grecia junto a sus primos.

Letizia y las infantas en Tatoi. (Gtres)
Letizia y las infantas en Tatoi. (Gtres)

Excluida de la proclamación

Como parte de la estrategia para distanciarse del caso Nóos, don Felipe y doña Letizia decidieron que la infanta Cristina no asistiese a la ceremonia de proclamación. En el palco del Palacio de Congresos estuvieron la reina Sofía y la infanta Elena. Aunque ese día la exduquesa de Palma se encontraba en Madrid, tal como explicó Vanitatis, tuvo que ver la ceremonia y los festejos posteriores por televisión. Tampoco fue invitada a la recepción del Palacio Real en la que sí estuvo, por ejemplo, la hermana de doña Letizia, Telma Ortiz.

Otro 'desplante’ de los Reyes a los exduques de Palma fue en mayo de 2015 en la celebración de la primera comunión de Irene Urdangarin. Siguiendo los pasos de don Juan Carlos, don Felipe y doña Letizia decidieron no asistir al sacramento de la pequeña, que tuvo lugar el pasado 2 de mayo en la parroquia de Harmance (Suiza). Quien sí asistió a la comunión de Irene fue su abuela, la reina Sofía, quien a pesar de todos los problemas siempre ha mostrado su apoyo a la familia Urdangarin.

¿Rehabilitación de Cristina a la vista?

En febrero de 2017, y después de que Cristina fuera declarada inocente, se empezó a especular con una posible rehabilitación. Su presencia en el funeral por doña Alicia de Borbón en la Capilla del Palacio Real, acto en el que coincidió con los Reyes, hizo crecer esa teoría que ahora, tras el inminente ingreso en prisión de Iñaki Urdangarin, vemos poco probable.

A pesar del distanciamiento de los Borbón Ortiz y los Urdangarin Borbón, don Felipe y doña Letizia no se han olvidado de sus sobrinos Juan, Pablo, Miguel e Irene. El verano pasado los vimos a todos yendo a cenar a un restaurante de Palma de Mallorca y hace unas semanas vimos a Leonor y Sofía compartiendo tiempo de ocio con su prima Irene en el musical 'Billy Elliot'.

Leonor y Sofía junto a Irene Urdangarin. (CP)
Leonor y Sofía junto a Irene Urdangarin. (CP)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios