Logo El Confidencial
sigue siendo una gran activista

Noor de Jordania, la gran cruzada de la viuda del rey Hussein

Ahora que Jordania tiene una reina tan glamurosa como Rania es normal que progresivamente vaya cayendo en el olvido su predecesora, Noor, viuda del rey Hussein

Foto:  A sus 66 años, Noor sigue siendo una figura muy relevante. (Getty)
A sus 66 años, Noor sigue siendo una figura muy relevante. (Getty)

El 7 de febrero de 1999, cuando murió el rey Hussein de Jordania, la vida ya había cambiado mucho para la reina consorte, que había tenido que acompañar a su marido en una durísima lucha contra el cáncer. Un tiempo en el que, según cuenta la leyenda, ella estuvo maniobrando para que cambiara la línea sucesoria y no dejara el trono en manos de su hermano Hassan. Finalmente, poco antes de morir, así fue, designó como sucesor a su hijo Abdalá, de su matrimonio con Muna de Jordania, con la condición de que quedara como príncipe heredero el primogénito de Hussein y Noor, el príncipe Hamzáh.

La relación entre Rania y Noor no es buena, al parecer. (Getty)
La relación entre Rania y Noor no es buena, al parecer. (Getty)

Las intrigas de palacio son así... Noor no contaba con la influencia de Rania de Jordania, mujer de Abdalá, quien habría convencido a su marido para que designara a su hijo Hussein como primero en la línea sucesoria, apartando a su hermano de padre, Hanzáh, definitivamente del trono. Por eso, siempre se ha dicho que no hay suficiente espacio para dos reinas en Jordania, así que Noor, al enviudar y ser desplazada por la mujer de su hijastro, decidió establecerse de nuevo en su país de origen, Estados Unidos, aunque también pasa largas temporadas en el Reino Unido. Y en este cuadro de rivalidades, hay un tercer personaje, Muna, la madre del actual rey, que nunca pasó de ser princesa, pero ha cobrado un mayor protagonismo en el reino desde que su hijo llegó a la cúspide del poder.

[LEE MÁS: Así es Hussein, el hijo de Rania de Jordania que presume de ser un feroz soldado en Instagram]

Aún así, la sombra de Noor ha sido muy alargada hasta cierto punto... Al irse retirando paulatinamente de la vida pública y, sobre todo, gracias la pujanza de la actual reina, Rania, su figura se ha ido diluyendo con el paso de los años. Sin embargo, nadie pierde de vista su compromiso con diversas causas, sobre todo con la ecología, como ha evidenciado en los últimos años, gracias a una presencia muy activa en diversos foros, conferencias y medios de comunicación.

Con Bono, cantante de U2, en una cena benéfica. (Getty)
Con Bono, cantante de U2, en una cena benéfica. (Getty)

En efecto, hay algo que el tiempo no ha logrado disipar de la reina Noor, su espíritu de lucha y contestatario. Sigue siendo una mujer influyente y con gran capacidad de convocatoria, que no se prodiga en actos sociales, salvo que sean relacionados con recaudaciones benéficas o cuestiones sobre el estilo. Por poner un ejemplo, el año pasado no tuvo ningún problema en posar con Bono, cantante de U2 en Nueva York, pero el motivo era de gran calado: la recaudación de fondos para la lucha contra el sida. Algunos años antes, en 2010, hacía acto de presencia en Cannes, acompañada por una ya irreconocible Meg Ryan (por la cirugía), para presentar un documental contra la proliferación de armas nucleares, 'Countdown to Zero'.

Una mujer valiente

Ya en su juventud, Elizabeth (Lisa) Najeeb Halaby, verdadero nombre de la reina, antes de adoptar el actual, que significa, ‘la luz de Hussein’, había sido cuando menos contestataria. Así, en su juventud, en Estados Unidos, se manifestó activamente contra la guerra de Vietnam, y ahora, con el poso y el peso que le han dado sus años y su posición, sigue siendo una significada activista. Noor se ha mostrado especialmente combativa contra la administración Trump tras la retirada de Estados Unidos en 2017 del Acuerdo de París contra el cambio climático: “Creo que es extremadamente corto de vista. Me digo a mí misma constantemente es que no solo el presidente sino también la gente que le rodea son responsables de esta decisión, y no les preocupan nuestros hijos y sus propios hijos, así como el tipo de vida que van a tener”.

Noor lleva una vida pública muy relacionada con las causas que abraza. (Getty)
Noor lleva una vida pública muy relacionada con las causas que abraza. (Getty)

Noor de Jordania, como desvela Sky News, tiene muy claro que hay que tomar medidas rápidamente para preservar los océanos, que vincula directamente a los peligros del cambio climático: “Es vital que la gente entienda que nuestra salud como especie descansa en la salud de los océanos”.

Los compromisos sociales no acaban en la ecología para Noor de Jordania, quien también se ha sumado a causas como los refugiados, los desaparecidos, la pobreza y el desarme en lugares tan dispares como Oriente Medio, los Balcanes, el sudeste asiático, Hispanoamérica y África. Aunque su visibilidad en Jordania comparada con Rania es mucho menor, sigue trabajando en su país de adopción y en el mundo árabe en áreas como la educación, el desarrollo sostenible, los derechos humanos y el entendimiento entre culturas, a través de la Fundación Rey Hussein, de la que es presidenta.

Su compromiso ecológico

Como decimos, sus inquietudes ya quedaron patentes desde su boda con el rey Hussein en 1978, pues se convirtió en patrona de la Real Sociedad Jordana para la Conservación de la Naturaleza y su actividad fue incesante desde entonces desde esta organización no gubernamental, la primera de estas características en Oriente Medio, con la que, entre otras cuestiones, ha luchado para proteger especies marinas en peligro de extinción y ha peleado para que se implementen medidas para mantener las playas limpias.

Con Meg Ryan, en el Festival de Cannes. (Getty)
Con Meg Ryan, en el Festival de Cannes. (Getty)

Su labor humanitaria no ha decaído en estos años, al igual que la de su ‘rival’, Rania de Jordania. También ha estado muy concienciada en la lucha contra las minas antipersona, una causa que también abrazó la recordada Diana de Gales; sigue luchando por la erradicación de las armas nucleares a través de la organización Global Zero, de la que fue fundadora en 2008, y ha tomado particular conciencia de la importancia de la educación como instrumento para acabar con las desigualdades sociales en la Asociación Colegios del Mundo Unidos, de la que es presidenta desde 1995.

[LEE MÁS: La verdadera naturaleza de la relación entre Carlos Slim y Noor de Jordania]

¿Y qué hay de amor? Pues aunque en 2009 se la relacionó con el millonario mexicano Carlos Slim, parece que lo suyo fue solo una buena amistad. A sus 66 años, Noor sigue siendo una mujer muy guapa (quizás con la ayuda de algún retoque estético como Rania), elegante y con magnetismo. Con ella el cliché se cumple: quien tuvo retuvo. En todos los sentidos...

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios