Logo El Confidencial
familias reales

De Marivent a Balmoral: las aburridas vacaciones de las familias reales

Marivent parece de todo menos apetecible. Tan poco envidiables como el resto de vacaciones reales europeas privadas pero de acceso mediático. Sirva de muestra este repaso

Foto: Los Reyes con sus hijas en Marivent. (Limited Pictures)
Los Reyes con sus hijas en Marivent. (Limited Pictures)

Dicen los cronistas reales, los que afirman conocer las opiniones de la reina Letizia, que a la consorte no le gusta veranear en Mallorca. “Qué sabe nadie, de mi verdadera vida, de mi forma de pensar…”. De ser cierto este rumor -que de tanto repetirlo uno cree haberlo escuchado de la propia Letizia-, ¿a quién le puede sorprender? Estudiado desde la distancia, de muros de Marivent para fuera, el plan parece de todo menos apetecible. Tan poco envidiables como el resto de vacaciones reales europeas privadas pero de acceso mediático. Sirva de muestra este repaso.

España. Nuestros monarcas pasan sus vacaciones estivales y de Semana Santa oficialmente en el Palau de Marivent (palacio de mar y viento) en Cala Mayor (Palma de Mallorca) desde 1973 por capricho de la Reina emérita. Una edificación de 1925 que la propia Sofía redecoró personalmente con el fin de semejarla al palacio de Tatoi, situado a 20 kilómetros de Atenas, donde la madre de Felipe VI pasó su infancia. Hasta los primeros años 2000 sus habitaciones han estado ocupadas por la familia de Constantino e Irene de Grecia y algunos invitados tan especiales como los príncipes de Gales.

Los Reyes en Marivent con sus hijas. (EFE)
Los Reyes en Marivent con sus hijas. (EFE)

Las infantas Elena y Cristina junto a sus maridos (mientras lo tuvo una y la otra lo mantuvo alejado de la sospecha) y sus hijos disfrutan de largas estancias en el palacio. Los actuales Reyes, acompañados de la princesa Leonor y la infanta Sofía, se hospedan en Sont Vent, una edificación cercana de estilo balear rehabilitada en los años 90. En el interior sus habitantes disfrutan de la piscina; al exterior realizan escasas salidas para participar o contemplar las regatas bajo el calor del foco de los paparazzi.

Holanda. Los reyes Guillermo Alejandro y Máxima adquirieron en 2012 una propiedad en Mozambique que sustituyeron (debido a las críticas de los holandeses) por una residencia en Kranidi, lo mejorcito de la costa del Peloponeso griego. Esta edificación que le costó a la pareja cuatro millones y medio de euros está rodeada de playas, paisajes con dunas, bosques de pinos y polémica. Comprada en plena crisis económica y bajo la sombra de la concesión de varios permisos ilegales, los reyes prefieren posar junto a sus hijas para los medios en Villa Eikenhorst (Wasseanaar), su residencia oficial de aspecto campesino en la boscosa finca de Horsten.

Reino Unido. Isabel II pasa las vacaciones en el escocés palacio de Balmoral desde que era una niña rubia de pelo rizado y lengua de trapo. Este retiro acostumbra a durar desde principios de junio hasta comienzos de octubre. A diferencia de Buckingham o Windsor, este castillo es propiedad personal de la monarca pues fue adquirido, derruido y reedificado por el príncipe Alberto en 1848, el guapísimo esposo de la longeva reina Victoria. En sus 20.000 hectáreas corretean ciervos y ponis que acompañan a los corgis de su graciosa majestad en sus paseos.

La edificación principal, donde nació la reina de España Victoria Eugenia, está rodeada de otras seis casas destinadas a albergar a la familia real británica y a amigos personales de la reina. La más famosa es Birkhall, donde el príncipe Carlos pinta acuarelas acompañado de Camilla y que ocupó, hasta su muerte, la conspiradora inmovilista reina madre. Tan ilustres huéspedes matan el tiempo en bailes, concursos de tiro y picnics. Puro siglo XIX.

Palacio de Balmoral. (Reuters)
Palacio de Balmoral. (Reuters)

Los príncipes Guillermo y Harry, que también visitan el castillo con regularidad, se encontraban en él cuando falleció su madre, Diana Spencer, hace 21 años en París. Hay quien encuentra a esta larga estancia real un significado político. Creen que es un gesto de la jefa del Estado a favor de la unión. Una especie de vínculo entre Escocia con el poder político de Londres.

Noruega. Los reyes Harald y Sonia acostumbran pasar el verano en Bygdoy, su residencia oficial estival en Oslo. No lo hacen acompañados de los herederos Haakon y Mette-Marit, que prefieren descansar en Sicilia, Portofino o la Costa Azul. Son acusados cada verano de no promocionar el turismo nórdico por disfrutan de los deportes acuáticos que pirran al príncipe.

Suecia. Los Bernadotte pasan parte de los veranos en Solliden -una edificación de estilo italiano, en la isla báltica de Öland, declarada reserva natural- rodeados de parques de atracciones y campings. Allí es donde cada 14 de julio la princesa Victoria sopla las velas de su tarta de cumpleaños.

Antes de volver al palacio de Drottningholm, la familia de Carlos Gustavo disfruta de unos días en la localidad de Saint Maxime, Costa Azul francesa, donde se les puede ver a bordo del yate Solaris o tomando el sol en la playa, como a cualquier sueco en Benidorm.

Dinamarca. La artística reina Margarita, acompañada por su familia, consume sus vacaciones en varias residencias reales. Lo bien repartido bien sabe. El castillo de Grasten, próximo a la frontera con Alemania, acoge los tradicionales posados de la primera familia danesa. El heredero Federico y su esposa Mary prefieren este espacio al castillo de Marselisborg en Aarhus, el favorito de la matriarca. Un enclave de 130.000 metros cuadrados que alberga además de la residencia con piscina, parques, jardines y numerosos lagos.

Margarita II también veranea en el suroeste de Francia, concretamente en Cahors, donde la familia del fallecido príncipe Henrik posee un castillo rodeado de viñedos. En este emplazamiento a la soberana le gusta cocinar y visitar los mercados cercanos. Marga es campechana de postal, como nuestro Juan Carlos. En esta mansión pasaron 10 días los príncipes herederos antes de que Federico presentase a la familia a su por entonces novia Mary en 2001.

La familia real en Graasten. (EFE)
La familia real en Graasten. (EFE)

Bélgica. Los reyes Felipe y Matilde contentan a los belgas viviendo unos días de asueto en el castillo de Ciergnon, rodeados de bosques y colinas, para después dirigirse a la isla francesa de Yeu de difícil acceso debido a sus numerosos acantilados y sus playas de arena fina. Respecto a la familia monegasca es mejor no preguntarse dónde pasan sus 365 días al año de vacaciones los Grimaldi. Las rutas del Pacha III son inescrutables.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios