Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

El rey Juan Carlos, a través del espejo de Iñaki Urdangarin

Con Nóos, la Casa Real estableció un protocolo de actuación en el caso de conductas "no ejemplares". De avanzar la investigación judicial, tendrían que apartarle de la agenda oficial (y familiar)

Foto: El rey Juan Carlos I. (Reuters)
El rey Juan Carlos I. (Reuters)

Se suceden los acontecimientos en el palacio de la Zarzuela. Desde que 'Ok Diario' y 'El Español' publicaran las cintas de Corinna Larsen, ha empezado un goteo incesante de reacciones desde todos los sectores que van cercando la figura del rey Juan Carlos poco a poco. En la Casa, de momento, no quieren ni oír hablar de tomar la misma determinación que se tomó con respecto a Iñaki Urdangarin en el pasado, apartarlo de la agenda oficial, pero lo cierto es que ambos procesos presentan similitudes. Y lo que es peor: con Urdangarin se estableció un protocolo de actuación para estos casos.

[Leer más: La corte de amigos gallegos, el único apoyo del Rey emérito en Baleares]

El 12 de diciembre de 2011, en un desayuno informal con periodistas, el entonces jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, soltó aquella bomba tantas veces repetida de que el "comportamiento no ejemplar" de Iñaki Urdangarin le condenaba, de momento, al ostracismo institucional. A la luz de cómo se desarrollaron después los acontecimientos, las declaraciones que hizo aquella mañana la mano derecha de don Juan Carlos resultan irónicas.

Los reyes Juan Carlos y Sofía con la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y los pequeños Felipe Marichalar, Juan, Miguel y Pablo Urdangarin. (EFE)
Los reyes Juan Carlos y Sofía con la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y los pequeños Felipe Marichalar, Juan, Miguel y Pablo Urdangarin. (EFE)

"Se mire como se mire, en el caso de Urdangarin se ha producido un juicio popular propio de Estados o regímenes de otros tiempos, en el que no se ha concedido la presunción de inocencia. Es la peor de las situaciones posibles. Un goteo de informaciones de un caso que está bajo secreto de sumario", reveló en ese momento.

Para entonces, las irregulares actividades empresariales de Iñaki Urdangarin y su socio, Diego Torres, estaban siendo investigadas intensamente por la justicia y copaban los titulares diariamente.

[Leer más: Don Juan Carlos prepara el desembarco en Mallorca a pesar de su semana de infarto]

Todo empezó en febrero de 2006, con una bomba informativa en la prensa de Baleares en la que los periodistas Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta daban cuenta de los gastos disparatados de un congreso de tres días organizado por el Instituto Nóos. Aquellos primeros artículos, como hoy las grabaciones de Corinna, prendieron la mecha de una investigación que aún tardaría tiempo en materializarse.

Pieza separada

No fue hasta cuatro años más tarde, en 2010, cuando el juez abrió una pieza separada del caso Palma Arena para investigar los entonces presuntos delitos de Urdangarin y Torres. El 8 de noviembre de 2011, estalló definitivamente el escándalo al llevarse a cabo un registro en las oficinas del Instituto Nóos y en el domicilio de Torres. En el auto, el juez señalaba cuatro figuras delictivas. Urdangarin intentó entonces salir al paso con varios comunicados en los que defendía su honorabilidad, el último el 10 de diciembre, solo dos días antes de que la Casa del Rey anunciara oficialmente que se desmarcaba del marido de la infanta Cristina.

El general Félix Sanz Roldán. (EFE)
El general Félix Sanz Roldán. (EFE)

En cuanto al rey Juan Carlos, el caso aún está en su fase más embrionaria, pero apunta maneras. La Audiencia Nacional acaba de abrir una pieza separada del caso Villarejo para investigar las grabaciones de Corinna y ya ha reclamado las grabaciones a los medios que las publicaron. Hoy ha citado a declarar al excomisario y prepara comisiones rogatorias a Suiza para investigar las presuntas cuentas opacas del Rey emérito.

Si el juez ve indicios de delito no podrá tomar declaración a don Juan Carlos como imputado, tendrá que 'pedírselo' al Tribunal Supremo. La mejor prueba de que algo se mueve es que la ministra de Justicia ya ha consultado con la Abogacía del Estado si el Rey emérito sigue manteniendo la inviolabilidad después de abdicar. Según explica 'El Mundo', la respuesta ha sido que el Rey goza de aforamiento pero no de inviolabilidad. Es decir, que puede ser investigado y juzgado, pero solo por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

Rafael Spottorno y el rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (EFE)
Rafael Spottorno y el rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (EFE)

De hecho, en enero de 2015 el Tribunal Supremo ya admitió a trámite una demanda de paternidad presentada contra el rey Juan Carlos por Ingrid Sartiau, una ciudadana belga de 48 años que decía ser hija ilegítima del antiguo monarca. Tres meses más tarde, tras el recurso presentado por los abogados del Rey, archivó la demanda.

En los próximos días, el PSOE anunciará si apoya la creación de una comisión parlamentaria para investigar las grabaciones de Corinna. Dependía de lo que revelara el pasado miércoles en la Comisón de Gastos Reservados el jefe de los espías españoles, Félix Sanz Roldán. Al parecer, según diversas filtraciones, el general negó que el CNI hubiera indagado sobre las cuentas del rey emérito y que hubiera amenazado a Corinna, con la que sí reconoció haber mantenido una conversación sobre su relación sentimental con el rey Juan Carlos.

[Leer más: Félix Sanz Roldán, el hombre sin vida personal que siempre ha protegido la del Rey]

Durante aquel desayuno con los periodistas, Rafael Spottorno recurrió a un símil para hablar de la relación familiar que seguía teniendo el Rey con Urdangarin: "Es como cuando alguien tiene un hijo. Se le puede querer más o menos, o parecer más o menos tonto, pero no puede dejar de ser tu hijo". ¿Pasaría lo mismo con un padre?

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios