Logo El Confidencial
el rey jorge tiene la culpa

La extraña ley por la que Kate Middleton y Guillermo no tienen la custodia de sus hijos

Una extraña norma de 1700 decreta que es el monarca ('la' en el caso de los ingleses) quien tiene la custodia de los descendientes. En caso de que muriera, pasaría a Carlos

Foto:  Kate, en el bautizo de Louis. (Getty)
Kate, en el bautizo de Louis. (Getty)

Pongamos por caso que el príncipe Guillermo y Kate Middleton tuvieran una crisis matrimonial. Imaginemos, por un momento (cuesta creerlo con esas fotos familiares 'taaann monaaasss'), que acabaran por tirarse la vajilla real a la cabeza y decidieran poner punto y final a la relación. Supongamos que, en un loco giro de guion, estos dos de naturaleza 'polite' fueran por las malas y decidieran luchar por la custodia de sus hijos.

Entonces, y solo entonces, la reina Isabel II se podría sacar un as de la manga para solicitar la custodia de los pequeños. O, mejor dicho, podría desempolvar una ley de 1700 y ponerla en práctica. De esta manera, la tutela del pequeño George, la pequeña Charlotte y el bebé de 4 meses, Louis, sería suya y no de sus padres. ¿Chiflado? Puede ser, pero en un país donde se conduce por la izquierda y hay moqueta hasta en el cuarto de baño, todo es posible.

Los duques de Cambridge, con sus tres hijos. (Getty)
Los duques de Cambridge, con sus tres hijos. (Getty)

Según la experta en casa real, Marlene Koening: "El monarca (en este caso la reina) tiene la custodia legal de los nietos menores. Esto se remonta al rey Jorge I, quien gobernó a principios de 1700, y la ley nunca se ha cambiado. El soberano instauró esta norma porque tenía una relación muy pobre con su hijo, el futuro rey Jorge II, por lo que se aprobó esta ley que significaba que el rey era el guardián de sus nietos".

[Ni ajos ni Monopoly: 10 extrañas reglas que George y Charlotte tienen que seguir]

Aunque la ley tiene más de 300 años, nunca ha sido reemplazada por una nueva legislación y de alguna manera sigue vigente y ha afectado en determinadas ocasiones a asuntos relacionados con la educación o los viajes de los pequeños.

La reina tiene la última palabra

Marlene pone como ejemplo un viaje que tuvieron que realizar los príncipes Harry y Guillermo cuando aún eran menores y Carlos preguntó a su madre si podían volar juntos en un avión que tenía como destino Escocia. La reina dio su aprobación.

 Guillermo y Harry, junto a su padre. (Getty)
Guillermo y Harry, junto a su padre. (Getty)

Hay al menos otro par de ejemplos que retratan el poder de decisión de la reina sobre sus nietos por encima de la autoridad de sus padres: por ejemplo, Isabel no autorizó un viaje que la Lady Di quiso hacer a Australia con sus hijos antes de su muerte. La ley también explica por qué los deseos de la princesa Diana de que su hermano y su madre fueran los tutores legales de Harry y Guillermo, tal como se establece en su testamento, fueron rápidamente ignorados por el palacio.

Según Koening, en caso de fallecimiento de la reina, la custodia legal de George, Charlotte, Louis y cualquier otro nieto en palacio sería trasferida al príncipe Carlos, quien entonces sería el rey. ¿O no?

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios