Logo El Confidencial
visita de estado

La tiara que ha eclipsado el duelo de gala de Mary de Dinamarca y Brigitte Macron

El palacio de Christiansborg fue testigo casi 40 años después de la cena de gala ofrecida al presidente francés. Una noche en la que las protagonistas fueron las joyas más que nada

Foto: Federico y Mary de Dinamarca. (Reuters)
Federico y Mary de Dinamarca. (Reuters)

Pasaban tres minutos de la hora prevista, las ocho de la tarde, cuando la reina Margarita salía a las imponentes puertas del palacio de Christiansborg a recibir a sus ilustres invitados: los Macron. El matrimonio presidencial era agasajado por la monarca danesa casi 40 años después de que lo hicieran sus últimos homólogos. El despliegue ante tal acontecimiento era máximo. Una cena de gala de la que tenemos todos los detalles.

[Todo al 'rojo Letizia': Brigitte Macron y Mary de Dinamarca coinciden en su primer duelo]

Una cena en la que la lista de invitados (larguísima, por cierto) fue adelantada horas antes de la cita y en la que, por supuesto, no faltaron los nombres de todos y cada uno de los miembros de la familia real que constituyen el núcleo duro de la monarquía danesa: los príncipes herederos Federico y Mary, los príncipes Joaquín y Marie, y, cómo no, la princesa Benedicta. Exactamente la misma lista de invitados que en el acto de recepción de por la mañana aunque ninguno de ellos fue el verdadero protagonista, sino una de las joyas reales que paseó por los imponentes salones del palacio.

Lo que nos lleva a un segundo duelo de estilo, en el que el rojo, en esta ocasión, no fue la tendencia, sino un nuevo punto en común: la confianza en los básicos y en las tiaras nunca antes vistas.

Brigitte Macron, siempre de blanco

Si el color predilecto de la primera dama para los actos de día es el color rojo (además del conjunto de hoy cuenta con americanas y vestidos por doquier), el de la noche es sin ninguna duda el blanco.

Dîner d’État 💫 #EmmanuelMacron #BrigitteMacron #Macron #Danemark

Una publicación compartida de Emmanuel et Brigitte Macron (@emmanueletbrigittemacron) el

Tres han sido las ocasiones en las que se ha medido con royals y homólogas y tres en las que la hemos visto con el mismo diseño de vestido con algunos cambios leves. Blanco, de manga larga, corte recto y el toque de brillo con algunas lentejuelas bordadas (en este caso plateadas, en lugar de doradas).

Así se vistió para la recepción ofrecida por los grandes duques de Luxemburgo y por el matrimonio Trump, y así lo ha vuelto a hacer durante el segundo cara a cara del día con Mary de Dinamarca.

Brigitte Macron, en Washington, con un vestido similar al que llevó anoche. (EFE)
Brigitte Macron, en Washington, con un vestido similar al que llevó anoche. (EFE)

Mary, reciclando fondo de armario

La princesa Mary tampoco ha arriesgado. Tras llevar el peso de la agenda de la primera dama durante toda la jornada, la esposa de Federico ha escogido un vestido que aunque parecía nuevo, no lo era.

Mary y Federico de Dinamarca. (Reuters)
Mary y Federico de Dinamarca. (Reuters)

Lo cierto es que se trataba del que llevó durante la celebración del décimo aniversario de su fundación, pero, eso sí, adaptado a las últimas tendencias con algunos arreglos. Un diseño originalmente palabra de honor, estampado en blanco y negro, y firmado por Lasse Spangenberg que ahora luce con un tirante asimétrico de gasa con una preciosa caída sobre un hombro y parte de la espalda.

Como complementos, llevó como su marido la banda de la orden National du Mérite, concedida por el presidente de Francia y la tiara de rubíes, una de sus favoritas.

La otra gran joya de la noche

Una vez más, la tercera del duelo fue la princesa Marie de Dinamarca, quien sorprendió a los presentes con una tiara nueva que hizo las delicias de los asistentes. Según han apuntado varios expertos, no se trataba de una pieza salida del joyero real, lo que creó un gran revuelo en las redes sociales, desde donde el posible origen de la joya eclipsó los looks del duelo de estilo entre su cuñada y la primera dama que prometía acaparar todos los titulares.

La princesa Marie luciendo la gran estrella de la noche. (Reuters)
La princesa Marie luciendo la gran estrella de la noche. (Reuters)

Finalmente, muchos fueron los que apuntaron a que la maravillosa tiara que coronaba la cabeza de Marie, una diadema floral con un imponente zafiro en el centro, había sido el regalo de su marido, el príncipe Joaquín, por su décimo aniversario. Una joya capaz de competir con las tiaras que lucieron su suegra y la princesa Benedicta: la Pearl Poiré y la Sayn-Wittgenstein-Berleburg, respectivamente.

Misterio resuelto.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios