Logo El Confidencial
Se divorciaron en 1996

“Oh, Dios, es un chico”: la frase que rompió el corazón de Diana

Sabemos lo que terminó con la ilusión de Lady Di. 21 años después de su muerte, siguen saliendo detalles del complicado matrimonio que unió a la princesa de Gales con el eterno heredero al trono

Foto: Diana y Carlos, en Australia en 1983. (Getty)
Diana y Carlos, en Australia en 1983. (Getty)

Años después de su muerte, siguen saliendo detalles del complicado matrimonio que unió a la princesa de Gales con el eterno heredero al trono. Ahora sabemos lo que terminó con la ilusión de Lady Di.

Hace unos días se cumplían 21 años de la accidentada muerte de la princesa Diana. Más de dos décadas después de su fallecimiento, sigue habiendo un montón de interrogantes sin responder sobre la mesa, relacionadas muchas de ellas con aquella fatídica noche. El mito creado en torno a la princesa de Gales es tan potente que, años después, todo lo relacionado con su vida (y su muerte) sigue dando titulares: ahora hemos sabido en qué momento Lady Di sintió que su amor por Carlos se había roto y que su matrimonio había tocado fondo.

[LEE MÁS: La muerte de Lady Di, 21 preguntas sin respuesta en el 21 aniversario]

Fueron cinco palabras. Solo una frase. Corta. Concisa. Rotunda. Reveladora en el contexto en el que se formuló. Definitiva a los oídos de Diana.

Ocurrió en 1984 y aunque aún pasaría algo más de una década hasta que se diera luz verde a su divorcio, ese momento, acaecido el 15 de septiembre de 1984, fue el germen de todo lo que vino después. El 12 de julio de 1996, la oficina de prensa de la reina de Inglaterra anunció la disolución 'amistosa' del matrimonio. Pero la ruptura había empezado mucho antes.

 Diana, en una imagen de 1986. (Getty)
Diana, en una imagen de 1986. (Getty)

En 1991, en una entrevista concedida por Diana, la princesa contaba cuáles habían sido las cinco palabras que habían enterrado el amor que sentía por su esposo y la esperanza de que todo se arreglara. Esas palabras fueron recogidas años después por Andrew Morton, un periodista y escritor inglés especializado en la casa real británica. En su libro 'Diana: Her True Story', Andrew recordaba cuáles fueron aquellas palabras: “Oh, God, it's a boy!”, que podemos traducir como “Oh, Dios, es un chico”. O más acertado: “Oh, no, es un chico”. Una frase pronunciada por Carlos cuando su segundo hijo vino al mundo.

Decepcionado y desilusionada

Durante el periodo de gestación de Harry, Diana había mantenido en secreto el sexo del bebé. Aunque ella lo sabía “porque lo había visto en el ecógrafo”, como cuenta Morton, su esposo lo desconocía. Lady Di lo mantuvo en secreto porque sabía que su marido anhelaba tener una niña.

[LEE MÁS: Eclipsado por Diana y barrido por los Middleton, así se forjaron los celos de Carlos]

En esa misma entrevista, la princesa contaba cómo Carlos se había quejado ante su madre, Frances Shand Kydd, del género del bebé diciendo que estaba “muy decepcionado, pensábamos que sería una niña”. La madre de Diana, furiosa, golpeó la cabeza de Carlos al tiempo que le recriminaba que debería “darse cuenta de lo afortunado que tenía que estar por tener un hijo normal”.

 Lady Di, en una imagen de 1995, poco antes de ejecutarse el divorcio. (Getty)
Lady Di, en una imagen de 1995, poco antes de ejecutarse el divorcio. (Getty)

Aunque para la princesa Diana el nacimiento de su segundo hijo fue “un milagro y alegría inmensa”, tuvo un sabor agridulce porque fue ese preciso momento, y esa fatal sentencia, lo que ella definió como el principio del fin de su matrimonio.

Después de los comentarios de su marido, y aunque él se desdijo afirmando que estaba bromeando, la princesa afirmó que "algo dentro de mí se cerró". Los problemas empezaron poco después. El divorcio llegaría una década más tarde. Su muerte, dos.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios