Logo El Confidencial
familia real británica

Meghan Markle deja al fin el negro, pero no acierta de azul

Continuando con su imparable agenda, los duques de Sussex han asistido la noche de este jueves al concierto 100 Days for Pace

Foto: La duquesa de Sussex. (Getty Images)
La duquesa de Sussex. (Getty Images)

¡Milagro! Meghan Markle ha dejado de lado el negro para un evento nocturno. Mirando sus últimos looks, esperábamos verla de nuevo con un estilismo oscuro. Y es que parece que la duquesa de Sussex siente verdadera predilección por este color. Pero por una noche la esposa del príncipe Harry nos ha dado un respiro, aunque tampoco se ha animado demasiado en cuanto a tonalidades.

Continuando con su imparable agenda, los duques de Sussex han asistido la noche de este jueves al concierto 100 Days for Pace. Cogidos de la mano, Harry y Meghan han hecho su triunfal entrada en el Centre Hall Westminster, pero ha sido la exactriz la que ha vuelto a acaparar todo los flashes. Como ya es habitual, el protagonismo ha caído en la duquesa, algo que a Harry parece no importarle, todo lo contrario que su padre, que llegó a sentir celos de la gran popularidad de Diana.

Meghan en el acto. (Reuters)
Meghan en el acto. (Reuters)

Volviendo al estilismo, Meghan ha cambiado el negro por el azul con un vestido de silueta lápiz, sin mangas y con pliegues en la zona delantera. Lo firma Jason Wu y está hecho a medida para la duquesa, algo que no nos cuadra demasiado viendo el resultado. Y es que aunque tanto el color como la forma del diseño es ideal, a la duquesa este vestido no le hace justicia.

Observándola de lado, se le ve un busto exagerado y los pliegues en la cintura han hecho enloquecer a más de un británico pensando que debajo hay una barriga de embarazada. Pero nada más lejos de la realidad, de momento. Se trata de un efecto óptico de la tela, que no favorece para nada a la duquesa, ya que se le ve un cuerpo demasiado voluminoso y unas piernas muy delgadas.

Los duques de Sussex a su llegada. (Reuters)
Los duques de Sussex a su llegada. (Reuters)

Lo que sí nos encantan son los zapatos. Meghan ha estrenado unos salones, también azules, de Aquazzura, su firma de calzado favorita. Con puntera afilada y aplicaciones joyas en la parte posterior, son el modelo Portrait of a Lady y cuestan 750 euros. En sus manos llevaba una pequeña cartera de mano negra de Dior que estrenó en el 100 aniversario de la RAF.

En esta ocasión, la duquesa ha peinado su melena con unas ondas y llevaba el pelo hacia a un lado. En cuanto a joyas, lucía los pendientes de Birks de diamantes.

Durante el minuto de silencio. (Reuters)
Durante el minuto de silencio. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios