Logo El Confidencial
a raíz del vídeo viral

Froilán y Victoria, los invitados invisibles en el vídeo de la puesta de largo de Tana Rivera

Si no hubiera sido por las imágenes de los fotógrafos que les inmortalizaron al bajar del autobús en la puerta de la finca, los sobrinos de Felipe VI habrían sido una entelequia

Foto: Froilán y Victoria Federica este verano. (Getty)
Froilán y Victoria Federica este verano. (Getty)

Tana, la hija de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera, no pidió a sus invitados que no subieran fotos a las redes la noche de su puesta de largo. No hubo exclusiva y por lo tanto cada uno podía hacer lo que le viniera en gana en sus perfiles. La madre fue la primera que quiso dar publicidad para evitar que se comercializara con la imagen de la protagonista y colgó vídeos y fotos donde se la veía feliz junto a Tana y Narcís Rebollo, a los que calificó de “mis dos amores”.

La puesta de largo estaba organizada al milímetro por la duquesa de Montoro y no quiso que hubiera negociaciones previas para convertir la fiesta en un reportaje pagado. Y como lo decidió, lo hizo. Entre otras cosas porque la Pizana, la finca en la que se celebró el convite es de su propiedad y ella corrió con la mayoría de los gastos.

Como contamos ayer, se hizo un vídeo que, una vez editado, mostraba los momentos más emotivos, divertidos y familiares. Tana recibiendo a sus amigos, Tana con su madre, con su padre, abrazada a sus tíos maternos Carlos, Cayetano y Fernando, bailando con Kiko Rivera, que ejerció de DJ, y con sus primos Amina y Luis, y acunando al cerdito vietnamita que le habían regalado. Y mil imágenes más donde se identificaba a la mayoría de los invitados.

Los 'ausentes'

Lo sorprendente era constatar que por ningún lado aparecían Froilán y su hermana Victoria Federica. Como si no existieran. Si no hubiera sido por las imágenes de los fotógrafos y cámaras de televisión que les inmortalizaron al bajar del autobús en la puerta de la finca, los sobrinos de Felipe VI habrían sido una entelequia. Y la razón para hacerse invisibles tiene que ver precisamente con las reglas que han marcado en casa tanto la infanta Elena como Jaime de Marichalar. “¡Ojo con lo que colgáis en internet!, ¡que no os etiqueten!, ¡no déis vuestra ubicación!”, les repiten. Los hermanos saben que las normas son rígidas por una cuestión de seguridad y tienen sus perfiles cerrados.

LEA AQUÍ: Tana Rivera, el vídeo de su puesta de largo, el más visto de la jornada

Solo pueden acceder los amigos de primer nivel, al resto deben dar autorización. Y lo mismo sucede cuando acuden a fiestas privadas como la puesta de largo de Tana Rivera, con la que tampoco tenían una relación de amistad profunda. De ahí que no salgan en el vídeo que ofrece los mejores momentos de la celebración.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios