Logo El Confidencial
no tiene título real

Nicolás de Rumanía: el error del pasado por el que ningún royal asiste a su boda

El nieto de Miguel de Rumanía (primo de la reina Sofía) contrae matrimonio con Alina-Maria Binder, periodista de profesión

Foto:  Nicolás, con su prometida. (Cordon Press)
Nicolás, con su prometida. (Cordon Press)

Miguel de Rumanía falleció el 6 de diciembre de 2017. El que decían era el primo favorito de la reina Sofía consiguió aglutinar en su funeral a un cónclave de royals (asistieron 42), ya que la familia no reinante estaba emparentada con diversas dinastías reales europeas. No va a poder decirse lo mismo de la boda de su nieto, Nicolás de Rumanía, el 30 de septiembre, con la periodista Alina-Maria Binder.

Se trata de un enlace real de alguien que ya no es royal al que no asisten royals, pero que tendrá como escenario el castillo de Peles, en la ciudad de Sinaia, lugar de vacaciones de la familia real rumana con los Cárpatos como telón de fondo.

En la actualidad, aunque sus pretensiones son otras, Nicolás de Rumanía es simplemente un ciudadano privado, sobrino de Margarita de Rumanía, aspirante al trono e hija del depuesto rey Miguel, obligado a abdicar por el régimen comunista en 1947, e hijo de la princesa Elena.

Un traspiés que ha pagado caro

¿Qué ha llevado al príncipe que ya no lo es a este ostracismo real? Un error del pasado que impelió a su abuelo a quitarle su rango de príncipe y a apartarle de la línea sucesoria (era el segundo tras su tía Margarita). Un duro golpe para el anciano rey, que adoraba a un nieto que le había salido díscolo.

La pareja, muy enamorada. (Cordon Press)
La pareja, muy enamorada. (Cordon Press)

De entrada, el escueto comunicado del rey Miguel, en el verano de 2015, dio pie a numerosas especulaciones por los términos en los que había sido redactado: "La Corona necesita personas modestas, equilibradas y con principios morales".

Que si era homosexual, que tenía problemas con el juego... Se dijo de todo, pero tuvo que ser la prensa la que descubriera lo que había detrás de esta drástica decisión: había dejado embarazada a una joven, tal como desveló el diario rumano 'FLUX 24'.

Al parecer, Nicolás había pedido a Nicoleta Cirjan, colaboradora suya en ese momento, que abortara, pero ella se negó. Finalmente fue su madre, la princesa Elena, quien mediante un comunicado dio explicaciones más precisas de ese terremoto que había removido los cimientos de la familia.

[Las polémicas de las cinco hijas de Miguel de Rumanía: peleas de gallos, títulos falsos...]

Según la princesa, el recordado Miguel de Rumanía estaba muy triste porque su nieto no había aclarado el asunto de la paternidad de su hija, un niña de dos años, lo que, a su juicio, evidenciaba su carencia de responsabilidad. Nicolás, sin embargo, habría intentdo reconocer a la pequeña, Iris, pero la madre no se lo habría permitido.

Nicoleta Cirjan, licenciada en Ciencias Sociales, tiene másteres en Comunicación y Relaciones Publicas y es activista medioambiental, característica esta última que le llevó a colaborar con el príncipe Nicolás en el momento en que su figura era emergente y quería adquirir relevancia dentro de su país con, posiblemente, la intención de que algún día se reinstaurara la monarquía y suceder a su abuelo. Una situación similiar a la de Emanuele Filiberto de Saboya o Luis Alfonso de Borbón, aspirantes a los tronos de Italia y Francia, respectivamente.

Nicolás quiere luchar por la corona de Rumanía. (Cordon Press)
Nicolás quiere luchar por la corona de Rumanía. (Cordon Press)

Su hija ilegítima no ha sido el único escándalo protagonizado por Nicolás, ya que poco antes de que falleciera su abuelo se personó en la residencia de Miguel de Rumanía, en la localidad suiza de Aubonne. El príncipe, ya desposeído de su estatus, empañó las últimas horas de un hombre con el que había vivido largas temporadas y había estado muy involucrado en su educación y formación para el destino que tenía pensado para él.

Pese a todo, Nicholas Medforth-Mills (su nombre actual, una vez despojado de su título), asistió al entierro de su abuelo. Reprobado por la familia real, no se espera que acuda ninguno de sus miembros al enlace.

[LEE MÁS: Juan Carlos y Sofía, en el funeral de estado de Miguel I de Rumanía]

Nicolás intentó entrar por la fuerza en la casa donde agonizaba su abuelo y supuestamente agredió a diversas personas para irrumpir en el dormitorio, donde el rey acababa de recibir el sacramento de la comunión.

Nuevamente, su madre, la princesa Elena, tuvo que dar la cara ante la opinión pública por los desmanes de su hijo: "Estoy decepcionada y preocupada por el acto de mi hijo Nicolás. Con su comportamiento ignoró la intimidad, el sufrimiento y la dignidad de mi padre, el rey Miguel".

Desde el año pasado, Nicolás y Alina, que se habrían casado por lo civil en secreto, están instalados en Rumanía. Él trabaja en una fundación benéfica destinada a fomentar la educación y el deporte en este país, mientras que ella está vinculada laboralmente con una asociación de pilotos y propietarios de aviones.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios