Logo El Confidencial
feliz y embarazada

Meghan lo vuelve a demostrar en Australia: no es rencorosa ni le afectan las críticas

La mujer del príncipe Harry está causando furor en su gira por los paises de la Commonwealth: analizamos los motivos

Foto: Meghan y Harry en Sídney. (Getty)
Meghan y Harry en Sídney. (Getty)
Que la monarquía inglesa está viviendo momentos de esplendor todos lo sabemos. Que pocas cosas aglutinan más que una boda 'royal', también Y este año llevamos dos, la de Meghan y Harry, y, un poco más de serie b, la de Eugenia de York y Jack Brooksbank. Por si fuera poco, un auténtico baby-boom: han sido madres Kate Middleton y Zara Philips y la duquesa de Sussex está embarazada.

Así que, igual que dinero llama a dinero y la buena suerte atrae cosas positivas, no podemos más que inferir que tampoco es ninguna sorpresa que el viaje del que fuere el más díscolo de los nietos de la reina Isabel II y su mujer por los países de la Commonwealth esté siendo todo un éxito.

[LEE MÁS: Meghan Markle amenazada por su hermana, que quiere forzar un encuentro]

No debemos quitarle ningún mérito a Harry, que de ser un 'malote' que ha dado quebraderos de cabeza a su familia ha pasado a heredar la conciencia social de su madre, la irrepetible Lady Di, y está cumpliendo con las obligaciones que por su posición en la línea sucesoria le corresponde sin que le hayan vuelto a pillar en ningún renuncio. Pero tampoco podemos pasar por alto que Meghan ha sido todo un acierto, o como a veces se dice con cierto machismo, ha sido una buena elección como esposa (como si ella no le hubiera elegido a él también...)

Meghan y Harry, haciendo una ofrenda floral. (Getty)
Meghan y Harry, haciendo una ofrenda floral. (Getty)

Meghan, que ya era celebrity por la serie 'Suits' cuando conoció a Harry, está viendo cómo su familia paterna le pone palos en las ruedas, pero no hay nada mejor para apagar los fuegos que no echarles gasolina, así que ella ha seguido a lo suyo, no ha contestado a las provocaciones ni a los chantajes emocionales. Y ha dado la mejor de las respuestas en estos casos, como también se hace con los trolls en las redes sociales: el silencio.

El anuncio de su embarazo, después de que el sospechoso abrigo de Givenchy la delatara en la boda de Eugenia de York, ha reforzado su posición y en este viaje que concluye el 31 de octubre está evidenciando que el 'training' al que fue sometida antes de emparentar con los Windsor ha dado sus frutos.

Podemos decir que en ella ya hay una mezcla perfecta entre una mujer que conoce los entresijos de Hollywood y cómo hacer promoción, y una 'royal' de nuevo cuño, que sabe hacer equilibrios entre el protocolo, a veces rígido, aunque en los últimos años se están relajando las formas, y la naturalidad.

Con un tocado de Philip Treacy. (Getty)
Con un tocado de Philip Treacy. (Getty)

Ayer tuvimos oportunidad de verla brillar en dos momentos diferentes, en los que, por cierto, volvió a acertar en la elección de sus estilismos. En el homenaje a los soldados de las Fuerzas Armadas de Australia y Nueva Zelanda en Hyde Park en Sídney, la vimos casi de luto riguroso, con un vestido camisero (una de sus tendencias predilectas) de la diseñadora neozelandesa Emilia Wickstead y un tocado de Philip Treacy (a quien son tan aficionadas las hermanas York, aunque con poca fortuna) con clutch a juego.

Meghan, con un look más 'casual'. (Getty)
Meghan, con un look más 'casual'. (Getty)

Es significativo y nos da una pista de cuál es el carácter de la ahora ex-actriz que haya elegido a esta diseñadora, que no se había cortado un pelo al declarar a Daily Mail que su vestido de novia era idéntico a una de sus creaciones, además de criticar su estilismo en general (sobre todo el pelo).

Meghan, que se ve que no es rencorosa, ha vuelto a lucir otra de las creaciones de Emilia, que está afincada en Londres y a quien también ha recurrido en algunas ocasiones su cuñada, Kate Middleton. ¿Os imagináis tamaña osadía en España con un Felipe Varela cuestionando a la reina Letizia? Impensable. Pero el Reino Unido para ciertas cuestiones es otro planeta...

[LEE MÁS: Meghan Markle sigue sin arriesgar hasta en las grandes ocasiones (eso sí, iba perfecta)]

Ese mismo día, Meghan, que asistió a los ensayos del discurso de su marido para la inauguración de los Invictus Games, también lució otro estilismo mucho más 'casual', en este caso 'black and white', una americana blanca de Altuzarra, una blusa negra con el logo de los juegos, unos vaqueros de Mother, una firma de Los Ángeles, y unos zapatos de Tabitha Simmons. ¿Tenemos algo que objetar? Absolutamente nada. Estaba perfecta.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios