La razón por la que Letizia ha abierto el armario de sus mejores vestidos y joyas
  1. Casas Reales
familia real española

La razón por la que Letizia ha abierto el armario de sus mejores vestidos y joyas

La Reina ya no tiene miedo a estrenar vestidos de grandes diseñadores ni a lucir valiosas alhajas. El cambio ha sido más que evidente esta semana

Foto:  La reina Letizia. (Limited Pictures)
La reina Letizia. (Limited Pictures)

En solo siete días, doña Letizia ha estrenado nada más y nada menos que tres camisas o tops, cuatro vestidos, un pantalón, una falda, un trench, cuatro pares de zapatos, un clutch de Bottega Veneta de 1.400 euros y unos pendientes de diamantes en un total de seis actos oficiales. Además de todo esto, ha lucido esta misma semana, en el almuerzo con el presidente de Alemania, el collar de perlas australianas que perteneció a la reina María Cristina, una pieza del lote de pasar y la más importante -junto con los chatones- del joyero español.

[LEER MÁS: La reina Letizia hace suya la mejor joya de la familia real]

Con estos datos en la mano es evidente que algo está ocurriendo con la Reina y su armario. Durante años se le ha criticado mucho que repitiera sus estilismos hasta la saciedad y que apenas luciera joyas importantes. La recomendación común era que debía fijarse en Máxima de Holanda, a la que no le da miedo lucir ropa de grandes diseñadoras y mucho menos sacarle partido al impresionante joyero de la familia real, como hizo este martes en la visita de Estado a Reino Unido llevando el diamante Stuart.

 Doña Letizia con el collar de perlas australianas. (Limited Pictures)
Doña Letizia con el collar de perlas australianas. (Limited Pictures)

Si eres reina, compórtate como tal. Y eso es lo que ha estado haciendo doña Letizia desde el pasado jueves, siendo más reina que nunca. Durante la época de la crisis económica española, a la entonces Princesa de Asturias se le sugirió precaución a la hora de vestir y a la hora también de colocarse grandes alhajas. Nada de ostentación. Y dicho y hecho. Ella acató órdenes y día sí y día también aparecía con esos discretos pendientes de estrella de Chanel y modelos de Felipe Varela casi calcados los unos de los otros.

Fue tras la proclamación de Felipe VI, el 19 de junio de 2014, cuando empezamos a ver un cambio en ella, sobre todo después de la llegada a su vida de Eva Fernández, su estilista y también amiga, con la que comparte su pasión por la moda y las últimas tendencias. La ya Reina desterró los pendientes de Chanel y los diseños de guipur y encaje de Varela y empezó a abrirse a otras firmas como Carolina Herrera, Nina Ricci o Prada. La metamorfosis estaba ya en marcha.

Sin embargo, tuvimos que esperar hasta febrero de 2017 para verla como una auténtica reina en la cena de Estado que ofrecieron en honor a la visita de los Macri. Aquella noche Letizia brilló luciendo por primera vez la tiara de la Flor de Lis, los pendientes de chatones y las pulseras gemelas de Cartier. Toda una reina. Desde entonces, en las cenas de gala no nos han faltado quilates. Lo único que echábamos de menos es que fuera introduciendo poco a poco las alhajas importantes en su día a día y ya lo hemos conseguido.

La Reina. (Limited Pictures)
La Reina. (Limited Pictures)

Esta semana, doña Letizia ha dado un paso que parece que ya no tiene vuelta atrás. Es la Reina, viste como tal y, además, se lo cree. Esto es le que le faltaba, creérselo y poder demostrarlo. Y qué mejor momento que este, cuando los datos del tercer trimestra de la Encuesta de Población Activa revelan que el paro en España ha caído por debajo del 15% por primera vez tras finales de 2008. ¿No queríamos una reina? Pues aquí está. Ahora solo nos falta verla en todos los saraos reales...

[LEER MÁS: España creó 183.900 empleos y supera los 19,5 millones de ocupados, máximos de 2008]

Familia Real Española