Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

La princesa Leonor se consolida en su papel de heredera... ¿sin el rey Juan Carlos?

La lectura del artículo 1 de la Constitución es un símbolo más en el camino de la adolescente para convertirse en la sucesora de la monarquía. Su abuelo el Rey emérito no estará presente

Foto: La princesa Leonor. (Getty)
La princesa Leonor. (Getty)

El Príncipe de Asturias estaba cansado y algo nervioso, pero feliz, cuando salió a hacer sus primeras declaraciones tras el nacimiento de su hija Leonor. La niña pesó 3,5 kilos, midió 47 centímetros y vino al mundo por cesárea. Todo dentro de la normalidad, a excepción de que se trataba de la tercera en la línea de sucesión al trono de España. Las palabras del Príncipe sonaron algo extrañas para un padre primerizo: "Este nacimiento es un hecho muy significativo desde el punto de vista institucional porque materializa la sucesión".

Era un día como hoy de hace 13 años. Había siete comunidades en alerta por un temporal de lluvia y viento. En la radio sonaban Juanes y M Clan. También había nacido una Infanta de España, la futura Princesa de Asturias. Uno de los pocos niños cuyo futuro ya está escrito antes de nacer. Entonces ya se predijo que aquella niña hablaría en público por primera vez a los trece años. Y hoy ha llegado el día.

[LEER MÁS: Leonor cumple 13 años, estos son los dos ejes de su educación]

La adolescente se subirá al estrado de una de las salas del Instituto Cervantes de Madrid en torno a las diez de la mañana y justo después de su padre, el Rey. Don Felipe leerá el preámbulo de la Constitución Española. A continuación será el turno de Leonor, que dará voz al artículo 1 de la Carta Magna, probablemente el más significativo para la monarquía.

La princesa Leonor coge a un bebé en presencia de su madre y su hermana. (Limited Pictures)
La princesa Leonor coge a un bebé en presencia de su madre y su hermana. (Limited Pictures)

Según ha podido saber este medio, la niña lleva ensayando la lectura del artículo desde hace semanas y, salvo que los nervios la traicionen, lo bordará. Son tres líneas en las que se define a España como un Estado social y democrático de Derecho, en las que se le otorga la soberanía nacional al pueblo y en las que se enuncia que la forma política del Estado español es la monarquía parlamentaria.

Luego se bajará del estrado y la sustituirá el presidente del Gobierno. Volverá también a apearse de nuevo de su vida pública para regresar a la rutina habitual de una estudiante de 2º de la ESO que, por cierto, es brillante. A partir de ahora y cada vez más, habrá de conciliar sus dos realidades. Ya lo está haciendo a la manera que gusta en la Casa, con gestos. Al reciente desfile de la Fiesta Nacional, Leonor y su hermana llegaron en un coche diferente del de sus padres, los Reyes. Después, la joven se situó por primera vez a la derecha de su padre, como corresponde a una Princesa de Asturias.

[LEA MÁS: El armario naíf de la princesa Leonor frente al de sus homólogas europeas]

La escenografía de Leonor como heredera ha ido preparándose de forma tan sigilosa como precisa, desde el mismo momento de su bautismo. Leonor recibió las aguas en la histórica pila en la que fue bautizado en el año 1170 Santo Domingo de Guzmán. La pila, reservada para infantes y príncipes, fue trasladada pesadamente desde el monasterio de Santo Domingo al palacio de la Zarzuela. Hacía 38 años que no se usaba, desde que don Felipe fuera bautizado, el 8 de febrero de 1968, cuando apenas contaba con nueve días de vida.

La princesa Leonor con su padre, en el desfile de la Fiesta Nacional. (LP)
La princesa Leonor con su padre, en el desfile de la Fiesta Nacional. (LP)

Así, poco a poco (muy poco a poco, a juzgar de algunos), la Casa del Rey ha ido introduciendo la imagen de Leonor como futura heredera al trono. Desde los ocho años, Correos ha hecho circular sellos con su imagen. Otro 31 de octubre, pero de hace tres años, el Boletín Oficial del Estado publicaba un Real Decreto por el que se creaba el guion y estandarte de la Princesa de Asturias, que son idénticos a los que utilizó don Felipe cuando era heredero de la Corona.

[LEA MÁS: Rostropovich sí, Super Mario no, los planes 'culturetas' de Letizia para Leonor y Sofía]

Aunque el acto que marcó realmente la diferencia fue la imposición del Toisón de Oro, el pasado 30 de enero, cuando el rey Felipe cumplía 50 años. Aquel día la Princesa se convirtió en la cuarta mujer en la historia que recibía el collar de la Insigne Orden, la más alta condecoración que el Rey puede otorgar y que la 'emparenta' con Beatriz de Holanda, Margarita de Dinamarca y la reina Isabel II de Inglaterra.

Tras recibir aquella distinción, la Princesa se acercó a donde estaba el rey Juan Carlos para darle un cariñoso beso. Hoy es probable que no pueda hacerlo. A pesar de tratarse de uno de los actos programados para conmemorar el 40 aniversario de la Constitución, que firmó don Juan Carlos, el antiguo monarca no participará de esta lectura con su hijo y su nieta. Don Juan Carlos y la infanta Elena tienen un compromiso por la tarde en Sanxenxo.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios