Logo El Confidencial
once años después del 'cese de convivencia'

Exduque de Lugo y exyerno real: así se ha rehecho Jaime de Marichalar

Desde que sus hijos son mayores de edad las conversaciones con la infanta Elena ya no son necesarias. A sus 55 años sabe en qué consiste el lado oscuro de la fama

Foto: Álvaro Marichalar en una foto de Cordon Press.
Álvaro Marichalar en una foto de Cordon Press.

Jaime de Marichalar continúa con su perfil bajo. Una elección personal que solo rompe cuando acude a los actos relacionados con la empresa de lujo LMVH, a la que está vinculado por ser consejero de algunas de sus marcas. Su ultimo nombramiento ha sido en Fendi Retail Spain, que tiene su sede en Barcelona. Precisamente en esta ciudad es donde el exyerno se encuentra muy cómodo arropado por su amigo el joyero Esteban Rabat, que lo acogió cuando el resto de los supuestos íntimos le daban la espalda. Una cosa era formar parte de la familia real y otra muy diferente divorciarse de una infanta de España. Los privilegios desaparecieron y los consejos de administración también.

Este 13 de noviembre se cumplen once años del famoso eufemismo de 'cese temporal de la convivencia', lanzado a través de un comunicado de la Casa Real para anunciar una separación irreversible. En este tiempo lo único que ha cambiado es la mayoría de edad de sus hijos. La relación con la Infanta no ha variado en estos años y el acercamiento es nulo salvo para cuestiones que tienen que ver con Froilán y Victoria y sus régimen de visitas. Desde que dejaron de ser menores, las conversaciones ya no son necesarias.

Jaime de Marichalar y la infanta Elena en un desfile de Chanel en París en 1997. (Getty)
Jaime de Marichalar y la infanta Elena en un desfile de Chanel en París en 1997. (Getty)

A sus 55 años sabe en qué consiste el lado oscuro de la fama. Es difícil olvidar la imagen de su figura de cera trasladada en una carretilla a los sótanos del Museo de Cera cuando el divorcio de la infanta Elena se hizo efectivo. Hasta la reina Sofia llegó a comentar que fue un "acto desafortunado". De hecho, la exsuegra fue durante un tiempo su valedora, al menos públicamente. Después, como ha escrito Carmen Enríquez en su libro 'Sofía, nuestra reina', pensaba que Marichalar "no se casaba por amor sino que le movían otros intereses".

LEA AQUÍ: ¿Quién protege a la reina Sofía? Estos son sus guardianes afectivos

Trabajador y sin concesiones a la prensa

En contra de los que se comenta, Marichalar trabaja y mucho. Viaja varias veces al mes a París para encuentros y reuniones con los responsables de la firma más importante de lujo del mundo, que incluye también acudir a los desfiles. "Esta presencia le ha creado a Jaime una imagen frívola y despreocupada que no tiene que ver con la realidad. Forma parte de su trabajo, igual que cuando le fotografían en las pasarelas de Milán o en Nueva York. Es un hombre muy responsable y cualquiera con menos conocimientos que él en moda ya se autoproclama especialista. No es simpático pero tiene sus razones. La prensa no le ha tratado bien y la Casa Real tampoco", explican personas que conocen su dedicación laboral y personal.

El exduque de Lugo con sus hijos en 2013. (Getty)
El exduque de Lugo con sus hijos en 2013. (Getty)


Aseguran estos mismos que Bernard Arnault, propietario del emporio para el que trabaja, confía mucho en él. "Cuando lo contrató hace años le daba igual que fuera marido de una infanta de España que de una reina de la belleza de Marina d'Or. Si lo tiene en nómina es porque cumple con los objetivos aunque parece que en España hay ciertos círculos en los que molesta que Jaime sea un hombre discreto y que viva su vida sin necesidad de llevar ducados".

De México a la boda de los Alba

Al circuito parisino se han sumado este año rutas alternativas. Una de ellas es el continente americano. Principalmente México, Miami y Nueva York, donde suele visitar a su amigo el doctor Valentín Fuster, que continua vigilando su salud. Acude una vez al año al hospital Monte Sinaí para su chequeo rutinario una vez superó el ictus.

Una de sus ultimas aportaciones al mundo de la moda ha sido asociarse con dos amigos para crear BCorner, una sastrería a medida con precios que van desde los 1.800 a los tres mil euros. "Todo depende de las telas", explica el exduque de Lugo cuando algún posible cliente le pregunta por los precios. El esmoquin que lució Froilán en la puesta de largo de Cayetana Rivera Martínez de Irujo era una creación de la firma en la que su padre es socio.


Su última aparición semipública fue en la boda de Fernando Fitz-James Stuart (futuro duque de Alba) y Sofía Palazuelo en el palacio de Liria. La única foto que hay del exduque de Lugo es dentro del coche que le llevó hasta la puerta misma sin necesidad se hacer el 'paseíllo' como la mayoría de los invitados. La reina doña Sofía y Alicia Koplowitz también disfrutaron de esa deferencia. Su vida social ya no es de photocall. Cuando acude a las convocatorias promocionales nunca posa, salvo la relacionada con la firma Loewe y sus premios de poesía. Ese día charla con todo el mundo incluidos los periodistas.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios