Logo El Confidencial
el hombre fuerte del desierto

La misteriosa vida privada de Mohamed Bin Salman, el nuevo 'supervillano'

Tras su polémico saludo a Juan Carlos I, MBS participará en el G20 de Argentina envuelto aún en la polémica del asesinato de Jamal Kashoggi. Tiene una esposa oficial y otra secreta

Foto: Mohamed Bin Salman, heredero al trono saudí, en Londres. (Getty)
Mohamed Bin Salman, heredero al trono saudí, en Londres. (Getty)

"Estrictamente protocolario y sin trascendencia institucional". Así calificaba la Casa Real el saludo entre el rey Juan Carlos y el príncipe heredero al trono de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman. Una foto sin duda desafortunada, aunque inevitable teniendo en cuenta que el Rey emérito ha mantenido a lo largo de su vida una relación muy estrecha con la familia real saudí, y que ha saltado a los titulares ya que todo apunta a que MBS –como le gusta hacerse llamar– es el responsable intelectual de la muerte del periodista Jamal Khashoggi en la Embajada saudí de Estambul.

Y una foto que se volverá a repetir con muchos otros líderes mundiales, entre ellos el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ya que el heredero participa desde hoy en la Cumbre del G20 en Buenos Aires, donde un fiscal argentino ha pedido ya enviar exhortos a Arabia Saudí y Yemen para conocer si se investiga al príncipe por delitos de lesa humanidad.

[Leer más: Mohammed Bin Salman, el heredero saudí que compartirá almuerzo con Felipe y Letizia]

¿Pero qué hay más allá de este último y truculento capítulo en la vida de este hombre fuerte del desierto? Se le atribuye haber permitido que las mujeres de su país pudieran conducir y los fans del cine hayan vuelto a ver los estrenos de Hollywood en Arabia Saudí por primera vez en más de treinta años. La inversión extranjera crece mientras él propugna un regreso al islam más moderado en una nación ultraconservadora. Ese es su lado amable.

El príncipe saudí almorzando con los Reyes en el Palacio Real durante su última visita a España. (Cordon Press)
El príncipe saudí almorzando con los Reyes en el Palacio Real durante su última visita a España. (Cordon Press)

Sin embargo, como un Stalin del Medio Oriente, se ha dedicado a purgar sistemáticamente a ministros, empresarios, activistas por los derechos humanos y hasta a miembros de su propia familia real. Algunos ven en él al Kim Jong Un del Golfo Pérsico. Al menos, no parece tener ambiciones nucleares... y desde luego, al contrario que el dictador norcoreano, cuenta con el total apoyo de Donald Trump.

En su última visita a los EEUU en marzo, su recibimiento fue el de una estrella del rock. Desde Washington a Silicon Valley, donde coincidió, además de con el presidente, con titanes de la industria como el fundador de Amazon, Jeff Bezos, dueño casualmente del 'Washington Post', que publicaba las columnas de Kashoggi criticando su Gobierno.

[Leer más: Mohamed bin Salman, del caso Khashoggi, dueño de la casa más cara del mundo]

Hoy, a sus 33 años, es el ministro de Defensa más joven del mundo y el futuro líder de una de las últimas monarquías absolutistas del mundo. Su vida privada está envuelta en el secretismo. Está casado con su prima, Sara bint Mashur bin Abdelaziz, con la que este año cumple una década de matrimonio, y tiene cuatro hijos –los príncipes Salman y Mashur y las princesas Fahda y Nuras–, de los que ni siquiera se conoce la edad. Pasaron la luna de miel en Japón, una de las pasiones de MBS. Fuentes de la corte apuntan que, además de su esposa oficial, tiene otra secreta.

MBS, rey entre bastidores. (Cordon Press)
MBS, rey entre bastidores. (Cordon Press)

La tragedia humanitaria en Yemen es otro desastre que se atribuye al príncipe, que ha involucrado a su país en una guerra civil ajena que ha causado al menos 10.000 muertos y ha dejado a millones sin recursos debido a los continuos bloqueos. Más que con su imagen de reformista, casos como este y el del desaparecido periodista confirman la impresión de los expertos internacionales de que simplemente cree que puede salirse con la suya, haga lo haga.

La cita en Argentina será una nueva parada en la costosa y vasta campaña de relaciones públicas que Arabia Saudí ha emprendido para lavar su imagen tras el caso Khashoggi y otra demostración de poder a gran escala de MBS, que demuestra el fulgurante ascenso de un príncipe desconocido hace apenas unos años.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios