Logo El Confidencial
ha perdido a su hija y a su marido

La madre de Máxima de Holanda: reencuentro feliz en el peor año de su vida

En menos de un año, María del Carmen Cerruti ha perdido a su marido, Jorge Zorreguieta, y su hija Inés. Ahora está muy apartada de la vida pública

Foto: María del Carmen Cerruti. (Cordon Press)
María del Carmen Cerruti. (Cordon Press)

El mes de junio pasado el mundo entero quedó conmocionado con la muerte de Inés Zorreguieta, de solo 33 años, que, según desveló la autopsia, se suiicidó. Una noticia trágica que hundió a la familia en el más profundo dolor. Especialmente a su madre, María del Carmen Cerruti, quien, además, se encontró el cuerpo sin vida de su hija en Buenos Aires.

No había pasado ni un año de la muerte de su marido, Jorge Zorreguieta, quien fuera un alto cargo del dicator Videla, a los 89 años, tras una dura batalla contra la leucemia. En esas circunstancias durísimas estuvo arropada por su familia. Su propia hija, Máxima de Holanda, viajaba de inmediato a su país natal acompañada por su marido, el rey Guillermo, para despedir a su hermana.

Posteriormente, María del Carmen, que está completamente apartada de la vida social, viajó a Holanda a pasar una temporada en compañía de su hija, siempre bajo una gran discreción y un enorme respeto por parte de los medios de comunicación, que respetaron en todo momento su privacidad.

[LEE MÁS: María del Carmen Cerruti, el calvario que le queda a la madre de Máxima de Holanda]

Ya de vuelta en Buenos Aires, ha recibido ahora la visita de su hija Máxima, quien ha viajado a la capital argentina, donde se celebra la cumbre del G-20. Circusntancia que aprovechó para reencontrarse con su madre, pero también para revitalizar algunos lazos afectivos de su pasado.

Máxima de Holanda, en Buenos Aires, donde asiste al a cumbre del G-20. (EFE)
Máxima de Holanda, en Buenos Aires, donde asiste al a cumbre del G-20. (EFE)

Máxima habría estado organizando desde Holanda una cena para reunirse con las que fueran sus compañeras de secundaria, en el colegio Northlands de Olivos, una zona residencial a unos 20 kilómetros del centro de la capital. Un encuentro que tuvo lugar, según recoge Infobae, el pasado día 28, en el Winifred Brightman Hall, el salón de actos del colegio. El mismo medio menciona que la reina de Holanda incluso se animó a coger el micrófono y dedicar unas palabras a todas sus compañeras, con las que tuvo la ocasión de rememorar viejos tiempos.

Como pez en el agua

Esta misma publicación desvela que Máxima estuvo degustando sushi en el restaurante Dashi, en el barrio de Palermo, acompañada por su madre y un grupo de amigas, además de vistar el club náutico de Beccar.

En todo este tiempo, María del Carmen ha tenido el apoyo incondicional de sus tres hijos, Máxima, Martín y Juan, que siempre han estado muy pendientes de ella. Sin duda, la visita de su hija ha sido una gran alegría para ella.

Esta vuelta de Máxima a su país, donde ha asistido con agenda propia en representación de un programa de la ONU de fianzas inclusivas, nos está permitiendo verla también en circunstancias más cotidianas, como en una heladería del barrio porteño de Recoleta, o asistiendo a 'Argentum', un show del artista argentino Ricky Pashkus, del que también disfrutaron los líderes del G-20.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios