Logo El Confidencial
familia real británica

Guerra de cuñadas: el día que Lady Di hizo llorar a Sofía de Wessex

Durante el almuerzo en el que la familia conoció a la novia del príncipe Eduardo, Diana se portó de forma muy descortés con la joven relaciones públicas

Foto: La condesa de Wessex. (Getty)
La condesa de Wessex. (Getty)

En medio de esta tormenta de la guerra de cuñadas entre Kate Middleton y Meghan Markle, se nos ha venido a la cabeza una historia que tiene ya sus años, pero que apareció en su día en el 'Daily Mail' y recogió más tarde el mismísimo Andrew Morton, el biógrafo oficial de la princesa Diana. Este relato tiene como protagonistas también a dos cuñadas, en este caso Lady Di y Sofía de Wessex, esposa del príncipe Eduardo, hijo pequeño de la reina Isabel II.

La historia tiene lugar el 8 de noviembre de 1993. Eduardo, que por aquel entonces salía con la joven Sophie Rhys-Jones, una relaciones públicas de la que estaba muy enamorado, decidió invitarla a un almuerzo ese día, sin darse cuenta de que ya tenía orta cita programada en su agenda: un almuerzo con sus padres y su hermana Ana, esta acompañada por su marido, Tim Laurence. Cuando se dio cuenta, el príncipe pidió permiso a la soberana para llevar a Sophie y esta accedió.

Tras conocer a Sofía en ese almuerzo, Isabel II le contó a la reina madre que era una chica muy discreta, "invisible en una multitud". Las ganas de la reina madre por conocer a la novia de su nieto se dispararon y decidió organizar al domingo siguiente otro almuerzo para que se la presentara en el que estuvo al completo la familia Windsor. Tras la comida, los hombres se fueron al jardin para ver el nuevo coche del príncipe Andrés y las mujeres se quedaron en el interior tomando el té.

Sofía, con un peinado similar al de Lady Di. (Getty)
Sofía, con un peinado similar al de Lady Di. (Getty)

Diana llegó unos minutos después con Guillermo y Harry tras pasar unos días con ellos, ya que tras la separación un año antes, ella y Carlos compartían la custodia. Los pequeños se quedaron fuera contemplando el coche de su tío y Diana accedió al edificio. Cuando entró en la sala, Ana estaba contando una anécdota sobre uno de sus viajes a Australia y cuando vio aparecer a su cuñada se disculpó y se retiró. Fue entonces cuando, según palabras de la propia princesa Margarita, Lady Di le hizo un tercer grado a Sophie.

La princesa hizo un comentario sobre la falda de la recién llegada, asegurando que para ser de Marks & Spencer no estaba mal. Aunque, apuntilló, que para el salario que debía cobrar la prenda le habría resultado cara. Luego no tuvo reparos en preguntarle por su salario, de qué trabajaba su padre -Sophie contestó que estaba jubilado-, cómo había sido su infancia... Esto duró cerca de media hora, hasta que Sofía, ofendida, pidió permiso a Isabel II para abandonar la sala.

Una vez solas, la reina madre le recriminó su comportamiento a Diana, al igual que la princesa Margarita, y la princesa abandonó también el lugar. Cuando se encontró con los hombres, que accedían ya al interior de palacio, les dijo: "Sofía no está aquí, se ha ido". Ante la sorpresa, el duque de Edimburgo preguntó qué había sucedido, a lo que Diana respondió: "Se estaba quejando de problemas femeninos", aseguró Lady Di. Cuando Eduardo subió a la habitación, encontró a Sofía llorando y haciendo el equipaje.

Cuando llegó a su casa, Diana llamó a Andrew Morton para contarle todo y este le aseguró que habían rumores de que Eduardo tenía serias intenciones de comprometerse con Sofía. "Es una copia de carbón mía, se nota que la monarquía está buscando quien me reemplace", aseguró Lady Di.

 Diana en 1993. (Getty)
Diana en 1993. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios