Logo El Confidencial
familia real británica

Tomar el té, jugar a las cartas e ir de caza: así serán las tensas Navidades de Meghan y Kate

Las cuñadas, recientemente enfrentadas públicamente, pasarán juntas las fiestas en Sandringham, en medio de unos planes caseros que este año parecen menos plácidos

Foto: Meghan y Kate en una foto de archivo del pasado verano. (Getty)
Meghan y Kate en una foto de archivo del pasado verano. (Getty)

La enemistad entre Kate Middleton y Meghan Markle sigue dando que hablar. Tras un vano intento por parte del príncipe Guillermo y su esposa de hacer ‘bomba de humo’ en Sandringham, residencia donde la familia real disfruta de la Navidad al completo, y escaparse con la familia de Kate, el pasado lunes se supo que no, que todos se sentarán en la mesa presidida por Isabel II. Esto vincula de forma inevitable a las mediáticas cuñadas en lo que serán de todo menos unos apacibles días rurales. ¿Cuáles son los planes que les deparan en conjunto?

[LEER MÁS: Buckingham toma medidas y finalmente los Sussex pasarán la Navidad juntos a los Cambridge]

La reina, firme seguidora de las regias tradiciones que implanta entre los suyos, comienza las festividades reuniéndolos el día 23 de diciembre por orden de precedencia, pero no es hasta el 24 cuando comienza la jornada familiar.

La reina en uno de sus tradicionales posados navideños. (Getty)
La reina en uno de sus tradicionales posados navideños. (Getty)

Por la tarde del día de Nochebuena, los invitados se reúnen en la denominada White Drawing Room (sala de dibujo blanco) para tomar té sobre las 4 de la tarde. Acto seguido, la monarca junta a sus bisnietos para terminar de decorar el árbol que decora la residencia. Mientras tanto, el resto de familiares toman unos bollos caseros preparados allí mismo, matan el tiempo jugando a las cartas o a algún entretenimiento casero y disfrutan de una taza de earl grey, té con aceite de bergamota muy popular en palacio.

Meghan podría alojarse en la residencia de Kate

Más tarde, la reina organiza el intercambio de regalos familiar, el cual no se realiza el día de Navidad, ya que Isabel II considera esta jornada como un día estrictamente religioso. Estos presentes suelen tener un ínfimo valor económico pero mucho sentido del humor. Es decir, nada de lujos o presentes demasiado caros.

Y ya casi llega el gran momento: la reunión en la cena principal, que tiene lugar con una estricta etiqueta de gala en torno a las 20:15, cuando disfrutan de un excelso menú de tres platos elegidos por la reina. Aquí suponemos que no sentarán demasiado cerca a las duquesas.

Sería tras la cena cuando, según confirma el periódico británico 'The Telegraph', no existe razón aparente para que los Sussex no repitan estancia en Anmer Hall, casa donde ya se alojaron el pasado año. Esta residencia, irónicamente propiedad de los Cambridge, se encuentra muy cerca de Sandringham House, la cual, según fuentes internas, “es algo pequeña según los estándares reales”.

Los Fab Four, en la misa de 2017 en la iglesia de Santa María Magdalena. (Getty)
Los Fab Four, en la misa de 2017 en la iglesia de Santa María Magdalena. (Getty)

Esta forzada unión mediática tendría sentido ya que, según un ‘chivatazo real’, “nadie tiene la intención de provocar el mínimo escándalo en Navidad. A estas alturas, ambas parejas saben lo importante que son estos días para Su Majestad y el duque de Edimburgo. Las festividades giran en torno a ellos ahora que ambos superan los 90 años”.

La caza, una costumbre que no gusta a Markle

Asimismo, el día 25 todos se vuelven a reunir para un completo desayuno inglés y se alistan para el único compromiso público que tiene el clan durante esos días: la misa que se organiza en la iglesia Santa María Magdalena, donde, por primer año, asistirá la madre de Markle, Doria Ragland.

Seguidamente, en torno a las 15:00, los Windsor vuelven a Sandringham para un almuerzo que precede al discurso televisado de la reina, el cual ven todos en reunión. Por último, el día 26 se organiza la tradicional caza del faisán, un ave que abunda en la finca de la residencia real. Esto podría traer más de un quebradero de cabeza a Markle, fiel amante de los animales y defensora de sus derechos. Aunque se espera que, como ha hecho hasta ahora, se adapte respetuosa al ritual festivo y se presente como la oportunidad perfecta para solucionar las populares rencillas que mantiene con Middleton. ¿Será el espíritu navideño el aliciente perfecto que traiga la paz a los Windsor?

[LEER MÁS: Abuelas reales, ¿concedería Paloma Rocasolano una entrevista como ha hecho Carole Middleton?]

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios