Logo El Confidencial
sufrió un ictus en septiembre

Paola de Bélgica, apartada de la vida pública, sigue con su recuperación

Hay un silencio informativo total respecto a la salud de la madre del rey Felipe desde que en septiembre del año pasado sufriera un ictus

Foto:  Paola de Bélgica. (Reuters)
Paola de Bélgica. (Reuters)

Tras sufrir un derrame cerebral la noche del 25 al 26 de septiembre, nada ha trascendido sobre la salud de Paola de Bélgica, que continúa con su convalecencia en medio de un gran silencio informativo. En aquel momento se encontraba disfrutando de unas vacaciones en Venecia, acompañada por su marido, el ahora rey emérito Alberto de Bélgica, y tuvo que ser trasladada con urgencia a Bélgica.

Más allá del comunicado con el que la Casa Real anunciaba esta noticia, no hubo más datos del alcance de su accidente vascular. Sin embargo, reapareció el 14 de octubre para participar en unos comicios municipales y provinciales para los que estaban llamados a votar unos ocho millones de belgas. Aunque es un uso común que los reyes en ejercicio no voten, sí lo pueden hacer los familiares, como fue el caso. La reina Paola llegó por su propio pie, lo que nos permitió comprobar que el alcance de las secuelas no era muy severo, pero desde entonces nada se ha vuelto a saber de su situación. Aún así, podemos intepretar esta aparición como un comunicado oficioso sobre su estado.

Otros problemas de salud

Apartada de la vida pública, la madre del actual rey Felipe de Bélgica ha encadenado en los últimos años algunos problemas de salud. En 2017 se fracturó una vértebra y dos meses más tarde se rompió la cadera. A esto había que sumar que en 2017 ya tuvo que guardar absoluto reposo por un problema de corazón, por lo que es de entender que ahora mismo se encuentra de nuevo en un momento muy delicado.

Paola y Alberto de Bélgica. (Getty)
Paola y Alberto de Bélgica. (Getty)

Unos días antes de que Paola sufriera el derrame cerebral fue muy comentado que ni ella ni su marido acudieran al funeral en memoria del 25 aniversario del rey Balduino, que se celebró en Bruselas. El matrimonio decidió no interrumpir sus vacaciones, lo que algunos interpretaron como un mal gesto y otros como una manera de mantener alejado al rey emérito de un homenaje de estas características, teniendo en cuenta las distintas polémicas que acompañaron el final de su reinado, que acabó con su abdicación en favor de su hijo.

Paola de Bélgica también tiene una biografía en la que los escándalos ocuparon el primer plano, aunque tenemos que remontarnos a muy atrás en el tiempo, a finales de los años sesenta cuando trascendió su infidelidad con el conde Albert Adrien de Munt, un escándalo de proporciones mayúsculas que hubiera sido mucho mayor si hubieran estado en el trono, que en esos momentos ocupaba el rey Balduino, felizmente casado con la española Fabiola de Mora y Aragón.

[LEE MÁS: Matilde de Bélgica, una 'reina de hielo' obsesionada con el poder]

El reinado de Felipe de Bélgica y su mujer, la reina Matilde, está siendo mucho más apacible que el de su padre, aunque han tenido que hacer frente a los comentarios que apuntaban a la supuesta homosexualidad del monarca. Habladurías que se fueron diluyendo con el paso del tiempo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios