Logo El Confidencial
tocado y hundido

El peor cumpleaños de Ernesto de Hannover: gravemente enfermo y alejado de sus hijos

El aún marido de Carolina de Mónaco permanece desaparecido mediáticamente desde la boda de su hijo Christian con Alessandra de Osma

Foto: Ernesto de Hannover en una imagen de archivo. (EFE)
Ernesto de Hannover en una imagen de archivo. (EFE)

Ernesto de Hannover cumple este martes 65 años. Y lo hace, muy posiblemente, en el peor momento de su vida: gravemente enfermo y totalmente alejado de sus hijos. A principios de mes, el aún marido de Carolina de Mónaco tenía que ser ingresado y operado de urgencia en una clínica austriaca para tratarle de una peligrosa pancreatitis. Según algunos medios, se sometió a una intervención quirúrgica a vida o muerte. La operación salió bien, pero le esperaba una larga convalecencia y su estado seguía siendo grave. De hecho, no pasaron muchos días hasta que las primeras voces apuntaron que lo que padece el príncipe de Hannover es cáncer, algo que nadie de su familia ha confirmado.

Pero si la situación de su salud es crítica, la familiar no es mejor. Durante su ingreso, ninguno de sus hijos estuvo a su lado. Ni siquiera Alexandra de Hannover, la única hija que tuvo en su matrimonio con Carolina de Mónaco y con la que se supone que tiene una relación algo más cordial. Con su hijo mayor, Ernesto, no se dirige la palabra desde que el joven decidiera vender al Estado y por solo un euro una de las preciadas posesiones de la familia, el castillo de Marienburg, con el objetivo de que el Gobierno alemán se hiciera cargo de la costosa reforma. Una maniobra que hizo montar en cólera a Ernesto, que paralizó la venta inmediatamente y atacó duramente a su hijo.

Ernesto de Hannover Jr, el día de su boda con Ekaterina Malysheva. (Getty)
Ernesto de Hannover Jr, el día de su boda con Ekaterina Malysheva. (Getty)

Pero tampoco con Christian la relación es mejor, especialmente desde la boda del DJ con Alessandra de Osma, el pasado marzo en Perú. Ernesto volvió a hacer de las suyas, bebiendo más de la cuenta, y tuvo que ser ingresado. La familia intento camuflar el lío, alegando que había sido una intoxicación alimenticia. Pero la verdad no tardó en salir a la luz. Desde entonces, la relación del príncipe de Hannover con su hijo pequeño tampoco es idílica. De hecho, el mismo fin de semana que se encontraban operando a su padre, él estaba tranquilamente en Madrid junto a su mujer, tal y como informó Vanitatis en exclusiva.

Y su aún existente matrimonio con Carolina de Mónaco es otro cantar. No hay constancia de que se hayan visto en los diez años que llevan físicamente separados, pero tampoco están legalmente divorciados, algo que respondería puramente a intereses de la mayor de los Grimaldi. La familia de Ernesto ha llegado a plantearse inhabilitarlo por sus problemas con el alcohol, y dado que oficialmente siguen casados, ella sería su tutora legal y también quien administrara sus bienes. De momento, y a la espera de que se tome alguna decisión, Ernesto de Hannover celebra su cumpleaños muy enfermo, más solo que nunca y completamente alejado de la vida social y mediática, de la que está desaparecido desde la boda de su hijo.

Ernesto de Hannover, en su última aparición pública, durante la boda de su hijo Christian. (EFE)
Ernesto de Hannover, en su última aparición pública, durante la boda de su hijo Christian. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios