Logo El Confidencial
cumple con la tradición

Karl Lagerfeld y una menina eclipsan a la infanta Elena en el Cristo de Medinaceli

La infanta Elena se dio un auténtico baño de multitudes en el templo madrileño, donde realizó el tradicional besapiés al Cristo

Foto: La infanta Elena en una imagen reciente. (EFE)
La infanta Elena en una imagen reciente. (EFE)

Ha sido una semana muy ajetreada para la infanta Elena. Aunque ninguna de sus apariciones estaba marcada en la agenda de Zarzuela, han sido dos las ocasiones en las que se ha dejado ver ante los medios. El martes, y como presidenta de la Fundación Mapfre, la hija mayor de los Reyes eméritos asistía a la entrega de las becas de la Fundación Reina Sofía, coincidiendo con su madre en público casi dos meses después de que las viéramos juntas por última vez, a principios de enero. Y este viernes doña Elena ha sido la persona designada para visitar la basílica de Jesús de Medinaceli, cumpliendo así con la tradición del besapié del Cristo, que se suelen repartir entre los miembros de la familia real.

La Infanta llegaba al templo a las 10:30 de la mañana, para regocijo de los cientos de fieles que hacían cola desde días antes, esperando su turno para entrar. Aunque no se quiso entretener a la entrada, doña Elena se explayó con la multitud tras cumplir el trámite y presentar sus respetos al Cristo. La hermana de Felipe VI realizó el trayecto de salida saludando a las personas situadas en la fila, estrechando manos y sonriendo a diestro y siniestro. Y mostró su faceta más tierna con una pequeña que esperaba su turno, haciéndole una carantoña y dándole un beso en la mejilla.

La infanta Elena, durante su visita a la basílica de Jesús de Medinaceli. (EFE)
La infanta Elena, durante su visita a la basílica de Jesús de Medinaceli. (EFE)

Pero si la infanta Elena es fiel a la tradición, también lo es a su estilo clásico, tan sencillo que en algunas ocasiones roza lo aburrido. Pantalones rectos y oscuros y chaqueta en azul, poniendo la nota de color con un pañuelo al cuello y un broche con forma de menina, dando el único toque de originalidad al atuendo. Pero para clásicos, los zapatos y el bolso, ambos de la firma Chanel, un detalle que cobra especial importancia cuando solo hace unos días de la muerte de Karl Lagerfeld, el diseñador de la casa. La hija de los Reyes lució unos zapatos bicolor que ya le hemos visto en numerosas ocasiones y el mítico 2.55, un modelo de bolso que también lucía recientemente Máxima Zorreguieta, casualmente un día después del fallecimiento del alemán.

Así, la duquesa de Lugo ha cumplido con una tradición que se le resiste mucho a doña Letizia, ya que no aparece por allí desde 2004, siendo aún Princesa de Asturia. Es una costumbre que suelen repartirse entre la Reina emérita y su hija mayor, a las que les cuesta menos hacer públicos sus sentimientos religiosos. El año pasado, era el rey Felipe quien aparecía por sorpresa en la basílica, mientras que el rey Juan Carlos hacía su última visita en 2011, después de varios años sin ir.

La infanta Elena durante su visita al Cristo de Medinaceli. (EFE)
La infanta Elena durante su visita al Cristo de Medinaceli. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios