Logo El Confidencial
familia real británica

Meghan Markle y Kate Middleton, juntas (pero no revueltas) en Buckingham

Había máxima expectación por ver de nuevo a las cuñadísimas juntas tras las múltiples informaciones que se han publicado acerca de su mala relación

Foto: Los duques de Sussex en Buckingham. (Reuters)
Los duques de Sussex en Buckingham. (Reuters)

Había máxima expectación por ver de nuevo a Kate Middleton y Meghan Markle juntas tras las múltiples informaciones que se han publicado acerca de su mala relación y sus continuos conflictos. Y por fin se ha producido el esperado cara a cara. La ocasión ideal para su reencuentro llegaba este martes, con la celebración del 50 aniversario de su suegro, Carlos, como príncipe de Gales.

[Los 'celos' de Andrés y las rencillas de sus nueras marcan el 50 aniversario de Carlos como príncipe de Gales]

La reina Isabel II ha ofrecido una recepción en el palacio de Buckingham para festejar la efeméride de su primogénito y heredero, y a ella han acudido, aparte de la anfitriona y el homenajeado, la duquesa de Cornualles, los duques de Cambridge, los Sussex y la princesa Ana. Los hermanos varones de Carlos, Andrés y Eduardo, han causado baja, demostrando de nuevo que la relación fraternal no está en su mejor momento.

La duquesa de Cambridge. (Reuters)
La duquesa de Cambridge. (Reuters)

Pero vayamos ya a lo que todos esperábamos, ese encuentro entre Kate y Meghan, las duquesas enemistadas. Pues bien, juntas sí que han estado, como estaba previsto. Al menos bajo el mismo techo. Pero no hay ni una sola fotografía de ellas dos conversando. Cabe destacar que los fotógrafos que allí estaban lo hacían en régimen de pool; es decir, seguramente no había más de dos fotógrafos y su tiempo era limitado, así que nos hemos quedado con las ganas de ver a las cuñadas hablando.

Kate durante la recepción. (Reuters)
Kate durante la recepción. (Reuters)

Para la ocasión, Kate se ha decantado por un vestido aguamarina con botonadura en el frente, mangas semitransparentes y largo midi. Un diseño de Alexander McQueen que ha combinado con unos nuevos salones de la firma Emmy London.

Por su parte, Meghan ha elegido un vestido brocado en tonos dorados y plateados, un abrigo blanco de Amanda Wakeley que tiene desde antes de quedarse embarazada y que por motivos obvios no puede llevar abrochado. Lo ha completado con salones de Paul Andrew, cartera de mano de raso rosa de Wilbur and Gussie y unos discretos pendientes de oro amarillo de Birks.

La duquesa de Sussex. (Reuters)
La duquesa de Sussex. (Reuters)

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios