Logo El Confidencial
familia real jordana

Le hacemos un fact-check a Rania de Jordania y las excusas sobre su vestuario

Desde que a principios de año se desvelara la cantidad que gasta en ropa, la reina se ha dedicado en cuerpo y alma a alejar la imagen de derrochona y superficial

Foto: La reina Rania de Jordania. (Getty)
La reina Rania de Jordania. (Getty)

Rania de Jordania está en modo guerrera. Desde que a principios de año el blog especializado en moda y realeza 'UFO No More' desvelara la cantidad que gasta en ropa a lo largo del año -una cifra que ronda casi los 700.000 euros-, la reina se ha dedicado en cuerpo y alma a alejar la imagen de derrochona y superficial. Primero fue con un comunicado oficial en el que negaba esas informaciones e incluso aseguraba que "muchas de las prendas son prestadas por casas de moda, ofrecidas como regalos o compradas a precios reducidos".

[LEER MÁS: Rania de Jordania justifica sus gastos en moda con un sorprendente comunicado]

Ahora, aprovechando una entrevista que ha concedido a la edición árabe de 'Harper's Bazaar' con motivo de sus 20 años como reina, Rania ha vuelto a sacar el tema a relucir para justificarse una vez más. La esposa del rey Abdalá no quiere que se la vea como a una mujer obsesionada con su físico o con su vestuario, y para ello ha tocado varias cuestiones en las que no estamos demasiado de acuerdo. Y no es una opinión, ya que puede contrastarse que lo que dice Rania no es exactamente verdad.

A continuación, te ofrecemos un fact-check a las excusas de Rania.

Rania en la portada de 'Harper's Bazaar'.
Rania en la portada de 'Harper's Bazaar'.

1. "Me define mi trabajo, no mi vestidor"

Una de las cuestiones que Rania más ha destacado de la entrevista es que debemos fijarnos más en su labor como reina que en su vestuario. "Me apasiona mucho mi trabajo y la ropa que llevo no tiene nada que ver con eso [...] Soy muy consciente de que tengo el deber de representar bien a mi país", asegura. Y añade: "Al final del día, espero que sea mi trabajo lo que me defina, no mi vestidor".

Sin embargo, es algo difícil de creer al 100% después de echarle un vistazo a su Instagram. Cierto es que día a día la mujer de Abdalá comparte sus actividades oficiales en la conocida cuenta social, pero es sorprendente que en vez de hacerlo con fotos del acto al que acude, dando el protagonismo también a los que participan y centrándolo en su labor, la atención se lo llevan sus estilismos, con instantánteas 'casual' de ella llegando, por ejemplo, a reuniones, cuando lo interesante sería ver quién está o qué se dice en dicha reunión.

Hay cientos de ejemplos, aquí solo hemos seleccionado algunos de ellos.

Cual influencer, Rania ofrece fotos completas de sus looks, en algunas imágenes incluso mirando a cámara. Pero no solo eso. En su cuenta, que tiene 5 millones de seguidores, la reina también comparte imágenes posando como una modelo. Parece, con sus palabras, que intenta alejarse de esa imagen de frívola a la que algunos la asocian; sin embargo, algunas de sus publicaciones la delatan.

2. "No sigo las tendencias"

Otra de las confesiones de Rania que nos ha sorprendido es que, según ella, no sigue las tendencias. "En lugar de seguir las últimas tendencias, visto de una manera que refleje quien soy", asegura la reina. Pero al igual que en el punto anterior, echando un ojo a sus estilismos sus palabras se desmontan fácilmente. Últimamente la hemos visto luciendo el 'ear cuff', las blazers de cuadros, los zapatos destalonados, los botines blancos; todos conceptos que se pueden encontrar en cualquier revista de moda si buscas qué se lleva ahora.

3. Un "estilo modesto"

No sabemos qué entiende Rania por "un estilo modesto", pero cuando dice que el suyo lo es, nos quedamos ojipláticos. "Creo que me siento más cómoda con un estilo modesto, en parte debido a mi posición, pero sobre todo porque me siento bien como mujer”, es su frase literal. Sin embargo, si vestir día sí y día también de Prada, Dior o Fendi es tener un "estilo modesto", o nosotros no tenemos claro el concepto de esa palabra o algo pasa.

Por poner un ejemplo, en uno de sus últimos actos, cuando recibió junto a su marido a Máxima de Holanda en palacio, Rania llevaba una falda de Bottega Venetta, camisa de Loewe, bolso de Givenchy y salones de Dior, además de su inseparable Apple Watch. Casi nada.

[LEER MÁS: La frescura de Máxima vs. la artificiosidad de Rania en su encuentro en Jordania]

Rania y Máxima. (Getty)
Rania y Máxima. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios