Logo El Confidencial
diseño modificado de alexander mcqueen

Kate Middleton y sus dos caras: derroche de día, ahorro de noche

La duquesa de Cambridge asistió a la gala de la National Portrait Gallery, donde coincidió con su prima política, Beatriz de York, que hizo oficial su noviazgo con Edo Mapelli

Foto: La duquesa de Cambridge en la gala de la National Portrait Gallery. (Reuters)
La duquesa de Cambridge en la gala de la National Portrait Gallery. (Reuters)

Semana intensa para Kate Middleton, que ha acaparado la mayor parte de los titulares de la familia real. Tras la misa del Día de la Commonwealth y la sonada 'reconciliación' con Meghan Markle el lunes, la duquesa de Cambridge afrontaba su agenda en solitario el martes por la mañana, con la visita a la escuela infantil Henry Fawcett, donde mostró un estilo nunca visto hasta ahora, dejando de lado sus habituales abrigos tipo vestido. Pero lo mejor estaba por llegar, ya que por la noche Kate asistía a la gala anual de la National Portrait Gallery, con la habitual expectación por su look. Y como siempre, a pesar de no ser de estreno, no dejó a nadie indiferente.

La duquesa de Cambridge en la gala anual de la National Portrait Gallery. (Reuters)
La duquesa de Cambridge en la gala anual de la National Portrait Gallery. (Reuters)

Kate apostó por el reciclaje y lució el mismo vestido que estrenó para la gala de los Premios Bafta en 2017, un diseño de Alexander McQueen en negro salpicado de flores. Pero Kate ha echado mano de su costurera personal -una de sus armas secretas para lucir siempre perfecta- para modificarlo, haciendo que parezca un diseño diferente. Hace dos años, la duquesa de Cambridge llevaba los hombros al aire y un generoso escote barco. Ahora, el vestido tiene mangas y el escote es más redondeado, dejando a la vista algo menos de piel. Kate ha querido que el look sea completamente diferente y para eso ha dejado su melena suelta y ha desnudado sus brazos de joyas, luciendo únicamente su inseparable anillo de compromiso.

Aunque lo normal es que tuviera el vestuario previsto desde hace varios días, no hay que descartar que su elección y su apuesta por el ahorro se haya dado tras leer los numerosos titulares que generaba su visita a la escuela infantil Henry Fawcett por la mañana. La prensa no tardó en hacerse eco de los elevados precios de las prendas que lució, destacando especialmente las casi 800 libras que costaba la blusa de Gucci o las casi 500 del bolso de mano.

La duquesa de Cambridge con un vestido de Alexander McQueen en 2017 y modificado en la actualidad. (EFE/Reuters)
La duquesa de Cambridge con un vestido de Alexander McQueen en 2017 y modificado en la actualidad. (EFE/Reuters)

Aunque la llegada de la duquesa de Cambridge fue la más esperada, tuvo que competir en expectación con su tocaya, Kate Moss, además de Bianca Jagger, el cantante Liam Payne -al que se relaciona con Naomi Campbell- o David y Victoria Beckham, responsable del último look de su cuñada, Meghan Markle, en el Día de la Commonwealth. Pero si hubo alguien que acaparó numerosos flashes, fue Beatriz de York. Aunque en el interior posaba sola, la hija de Sarah Ferguson llegó a la National Portrait Gallery acompañada de su novio, Edo Mapelli, haciendo público y oficial su noviazgo, que no ha estado exento de polémica, ya que el empresario estaba aún con su mujer, Dara Huang, cuando empezó a salir con la nieta de la reina Isabel.

Beatriz de York y Edo Mapelli, en la National Portrait Gallery. (Cordon Press)
Beatriz de York y Edo Mapelli, en la National Portrait Gallery. (Cordon Press)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios