Logo El Confidencial
familia real española

Un retraso, gritos de "guapa" y las manos de Carlos: detalles del viaje de Letizia a Londres

Te contamos todos los secretos de la visita exprés de la Reina a la capital británica. El príncipe de Gales ejerció de perfecto anfitrión

Foto: Doña Letizia conversa con el príncipe Carlos. (EFE)
Doña Letizia conversa con el príncipe Carlos. (EFE)

Tocaban las 18:30 en punto (hora local) cuando el príncipe Carlos llegaba a la National Gallery de Londres para acompañar a doña Letizia a la inauguración de la exposición 'Sorolla: el maestro español de la luz'. Cuando se anunció que sería el heredero quien ejercería de anfitrión de la Reina muchos se decepcionaron, pues esperaban con ansias un cara a cara de la esposa de Felipe VI con alguna de las dos duquesas más famosas del mundo, Kate Middleton y Meghan Markle.

Pero Carlos es el patrón de la National Gallery, así que su elección está más que justificada. Y Letizia encantada, pues aparte de que ya ha comentado en numerosas ocasiones que no le gusta que la comparen con otras mujeres -todavía recordamos su disgusto cuando Carla Bruni viajó a España-, con el heredero tiene una química especial, que ambos volvieron a demostrar la noche de este miércoles.

Decenas de periodistas se encontraban a las puertas de la pinacoteca para presenciar y contar todos los detalles de este reencuentro real. Sin embargo, la Reina se hizo esperar. No fue hasta las 18:50 horas, veinte minutos después, cuando doña Letizia hizo su entrada en la National Gallery. Pero Carlos ya no se encontraba allí. Y es que viendo el retraso de su invitada, decidió dejar el vestíbulo de la Sainsbury Wing y bajar hasta el lugar donde se encuentra la exposición para echarle una ojeada.

La Reina y el príncipe Carlos. (Reuters)
La Reina y el príncipe Carlos. (Reuters)

Sin duda, un breve retraso causado por el imposible tráfico de Londres, tal como la propia Letizia contó, que seguro que no hubiera tenido mayor importancia si no estuviéramos hablando del paradigma de la puntualidad: el príncipe Carlos. Y es que la conocida puntualidad británica se personifica en el heredero. Es por este motivo que en sus redes sociales y en sus crónicas los periodistas no dejaron pasar este detalle, desde el 'Daily Mail' hasta 'The Sun.'

Quizás porque llegaba tarde a su cita, doña Letizia no tuvo tiempo de pararse a saludar al público que la esperaba a las puertas del histórico edificio y que a su paso no dudaron en gritarle: "Guapa, guapa". Ella, sonriendo, saludó a los piropos ataviada con un nuevo vestido de Carolina Herrera con estampado floral en tonos azules, verdes y morados, salones de Nina Ricci, bolso de Felipe Varela y pendientes de diamantes y aguamarinas de Bulgari.

El saludo con el príncipe fue como nos esperábamos: cálido y cercano. Tal como manda el protocolo, el heredero cogió la mano de su invitada y se la llevó a la boca para darle el pertinente beso. Y hablando de manos, nos llamaron la atención las de Carlos, hinchadas y coloradas. Incluso el sello que llevaba de oro amarillo parecía quedarle pequeño. Esto nos recuerda a la foto que apareció hace unas semanas en la que se veía a la reina Isabel II con las manos también hinchadas en un almuerzo con Rania de Jordania.

Tras visitar las seis salas de la primera exposición británica del pintor español, que consta de más de 60 obras, y habiendo puesto especial interés en una pintura de Beatriz de Battenberg, tatarabuela de Felipe VI e hija de la reina Victoria de Reino Unido, Reina y heredero se despidieron. Así terminó la agenda de doña Letizia en Londres, que según cuentan puso rumbo a España enseguida. Aunque no trabajando ni jueves ni viernes y teniendo el fin de semana libre, podría haberse quedado en la ciudad para disfrutarla de incógnito.

Detalle de las manos de Carlos. (EFE)
Detalle de las manos de Carlos. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios