Logo El Confidencial
bautizo de lena tindall

La reaparición (y probablemente, última antes de dar a luz) de Meghan en un bautizo

Los duques de Sussex asistieron el pasado sábado al bautizo de Lena Tindall, la hija pequeña de Zara Philips y Mike Tindall, en Gloucestershire

Foto: Los duques de Sussex en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Los duques de Sussex en una imagen de archivo. (Cordon Press)

La semana pasada se anunciaba la 'baja' de Meghan Markle de cara al próximo nacimiento de su hijo. Desde el lunes, cuando asistió a los diferentes actos organizados con motivos del Día de la Commonwealth, su agenda pública ha estado completamente en blanco, por lo que creíamos que ya no la veríamos hasta después de dar a luz. Pero su descanso no incluía reuniones familiares y Meghan Markle ha vuelto a aparecer, por un motivo más que justificado: el bautizo de Lena Tindall, la segunda hija de Zara Philips, prima de Harry, y Mike Tindall. La presencia de los duques de Sussex -o al menos la del príncipe Harry- era más que obligada, ya que Zara lo había escogido como padrino de bautismo de su hija.

Fue una ceremonia íntima que tuvo lugar el pasado sábado en la iglesia de San Nicolás, en Cherington, Gloucestershire, a unas dos horas y media en coche de Londres, por lo que no resultaba un viaje muy largo para Meghan Markle, a escasas semanas de dar a luz. Hasta allí se desplazaron varios miembros de la familia real, como la reina Isabel II o la princesa Ana, bisabuela y abuela de la pequeña respectivamente. La princesa Ana coincidía en el interior del templo con su primer marido, Mark Philips, del que se divorció en 1992.

Aunque los protagonistas del día eran la pequeña Lena y sus papás, la duquesa de Sussex volvió a convertirse en el centro de atención, especialmente porque es, con casi total seguridad, la última vez que la veamos antes de que dé a luz el próximo mes de abril. Y para esta última aparición, Meghan escogió un look bastante discreto, aunque casi de colección, luciendo un abrigo vintage de Dior, en color marrón y con doble botonadura. Completó el estilismo con un bolso de Victoria Beckahm, que ya le hemos visto en otras ocasiones, y una pequeña boina a modo de tocado. El abrigo es de William Vintage, una tienda especializada en prendas vintage de alta costura y que se está poniendo de moda entre las celebrities del Reino Unido.

Como el resto de la familia, Meghan y Harry tuvieron que luchar contra la climatología. La lluvia y el viento causaron algún que otro problema a la duquesa de Sussex, que se tenía que retirar el pelo de la cara constantemente a causa del aire. Mike Tindall se encargó de llevar en brazos a la pequeña Lena hasta la iglesia, cuidando de que no se mojara ni pasara frío, dando lugar a una de las imágenes más emotivas del día. La niña llevaba el tradicional faldón de cristianar con el que minutos más tarde recibiría las aguas bautismales con el príncipe Harry como padrino, una tarea en la que ya tiene bastante experiencia.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios