Logo El Confidencial
TENEMOS QUE HABLAR DE KEVIN

Hay un hombre en Sussex que está cabreado (y algo halagado) con Harry y Meghan

El debut de los duques en Instagram no ha gustado a todo el mundo, sobre todo a un vecino de la localidad inglesa que ha sufrido los efectos colaterales

Foto: Harry y Meghan. (Getty)
Harry y Meghan. (Getty)

El príncipe Harry y Meghan Markle siguen acumulando defensores y detractores, aunque, a decir verdad, más de los primeros que de los segundos. No hay más que observar cómo ha sido su debut en las redes sociales, que ha batido todos los récords: en 24 horas lograban sumar 2,5 millones de seguidores.

El estreno de los duques de Sussex en Instagram ha sido de lo más relajado: una galería de las imágenes y un texto oficial de bienvenida: "Bienvenidos a nuestro perfil oficial de Instagram; esperamos compartir el trabajo que bla, bla, bla...”. Con tan solo tres publicaciones, la cuenta ya ha conseguido llegar a los 3,5 millones de seguidores.

Sin embargo, hay una persona que ahora mismo está muy pero que muy cabreada (y algo halagado también): Kevin Keiley.

Kevin es un vecino de Sussex, condado del que son duques el hijo de Lady Di y su esposa. Este profesor de autoescuela de 55 años vive en Worthing y es aficionado al Reading FC, apodado Royals. Como el hombre vive en West Sussex, no se le ocurrió mejor idea que hacerse una cuenta de Instagram con el nombre de @sussexroyal. ¿Les suena? Sí, es exactamente la que han tomado los duques, con el pequeño detalle de que ellos la abrieron hace dos días y el tal Kevin la lleva usando tres años.

Como diría Gila: “Alguien ha robado a alguiennnnn...”.

El caso es que el señor Keiley se enteró de la 'usurpación' por su hijo. “Me dijo 'mira en Instagram'. Así que miré y de pronto mi cuenta ya no era @sussexroyal, sino @_sussexroyal_ “. Sí, con barra baja.

Kevin admite que él no tenía tantos seguidores ni posteaba muy a menudo, pero que tampoco nadie de la familia real ni de Instagram se ha puesto en contacto con él para pedirle permiso o notificarle la decisión.

La política de la red social les permite hacer cambios en cuentas que han estado durante un tiempo inactivas. Mientras tanto, Keiley ha empezado su pequeña 'venganza': “No he vuelto a entrar en Instagram y soy reacio a hacerlo hasta que hable con ellos personalmente”. Con ellos, con la compañía, se entiende, no con Harry y Meghan. Obvio.

Mientras, él se aferra a su cuenta de Twitter (que lleva el mismo nombre) y que, de momento, sigue manejando: “Twitter se ha vuelto loco. Solía ​​tener cuatro seguidores y en 24 horas he subido a aproximadamente 198", dice. Hombre, tampoco es un locurón, aunque asegura que va a seguir tuiteando para que no se la puedan birlar.

¿Y qué le diría Kevin a los duques de Sussex si los tuviera delante? “Hola, Harry y Meghan. Si también queréis mi cuenta de Twitter, ¿podéis al menos tener la decencia de hablar conmigo?".

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios