Logo El Confidencial
UN MITO MODERNO

El show de la muerte de Lady Di no cesa: dos libros y un documental nuevo

La princesa de la mirada triste fue uno de los grandes personajes del siglo XX y sigue regalando titulares en el XXI

Foto: Diana de Gales en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Diana de Gales en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Quizá Lady Di ya debería ser objeto de estudio psicológico, cuestión que dominara algún tipo de tesis. En definitiva, algo que tratara de explicar por qué, a pesar de los años, sigue generando tanta expectación y, por supuesto, dinero. Es cierto que los británicos necesitan hablar de otra cosa que no sea el Brexit. Pero ¿por qué siempre ella?, ¿por qué la muerte de Diana vuelve a estar tan de actualidad?

Sin ningún tipo de aniversario a la vista, las razones forenses que analizan el fallecimiento de la eterna princesa del pueblo se han vuelto el tema estrella de las últimas publicaciones que inundan estos días las librerías.

El último en subirse al carro ha sido el doctor Richard Shepherd. El experto, que ha realizado más de 23.000 autopsias y ha examinado la evidencia de los ataques terroristas del 11-S y el 7-J, presenta 'Causas no naturales'. Y, aparte del sugerente título, está claro que sabe cómo hacer buen marketing porque deja frases como esta: “Sufrió una lesión tan rara que no creo haber visto otra igual en mi carrera”.

Lady Di, su novio Dodi Al Fayed y el chófer de la pareja, Henri Paul, fallecieron el 31 de agosto de 1997, después de que su coche chocara contra un pilar de un túnel en París, cuando intentaban escapar de los paparazzi.

Diana podría haberse salvado

El patólogo forense asegura ahora que, en el fuerte impacto, la que fuera mujer del príncipe Carlos “solo sufrió unos pocos huesos rotos y una pequeña lesión en el pecho”. Pero esta última incluía “una pequeña herida en una vena en uno de sus pulmones… En la ambulancia, ella perdió gradualmente la conciencia”, explica. “Cuando sufrió un paro cardiaco, se hicieron todos los esfuerzos para reanimarla y en el hospital se sometió a una cirugía, donde identificaron el problema e intentaron reparar la vena. Pero, lamentablemente, para entonces ya era demasiado tarde”, matiza.

Shepherd, que examinó el cuerpo de la princesa para la investigación oficial que se realizó sobre su muerte, ahora señala que Diana podría haberse salvado si los paramédicos la hubieran llevado antes al hospital. “Para los servicios de ambulancia, al principio, parecía herida pero estable, particularmente porque era capaz de comunicarse”, recalca.

 Guillermo, junto a imágenes de su madre. (Getty)
Guillermo, junto a imágenes de su madre. (Getty)

Su teoría es respaldada por el destacado cirujano cardiaco Christian Barnard, quien recientemente aseguró a 'Sunday Telegraph' que, en su opinión, “se cometió un error al no llevarla al hospital más rápido porque su sangrado solo se podía detener con una cirugía… Pasó hasta una hora en la escena del accidente”, añade.

Mientras que Dodi Al Fayed y el chófer fallecieron en el acto, la princesa murió a causa de sus heridas en un hospital cercano unas horas después. Y lo que los expertos dejan ahora en el aire es que su destino, quizá, podría haber sido otro.

La mina de oro que nunca se agota

La profesora Angela Gallop, otra de las especialistas que también estuvieron al frente de la autopsia de Lady Di, publicó también recientemente 'Cuando los perros no ladran: la búsqueda de la verdad por parte de un científico forense'. Y aunque supuestamente quiso poner énfasis en el punto de vista académico, la publicación no deja de ser una más plagada de interioridades para seguir sacando lingotes de la particular mina de oro en la que han convertido a la princesa de la mirada triste. “Extrajimos una muestra de su contenido estomacal para detectar residuos de anticonceptivos”. ¿Detalle o morbo?

Diana de Gales en una foto de archivo. (Cordon Press)
Diana de Gales en una foto de archivo. (Cordon Press)

Pero no son solo libros. Channel 5 también está emitiendo un documental por capítulos bajo el título 'La familia real en guerra'. Como no podía ser de otra manera, la muerte de la que fuera nuera de Isabel II ocupa gran espacio. Se analiza, por enésima vez, por qué la reina tardó tanto en acudir a Londres y prefirió quedarse en Balmoral con sus nietos. Y se explica con detalle -como si no se hubiera contado 37.257 veces durante más de dos décadas- que el príncipe Carlos lloró de manera desconsolada.

Por cierto, que Carlos y Diana supuestamente también lloraron juntos cuando firmaron los papeles de divorcio el 24 de agosto de 1996. “Fue una separación tormentosa, pero cuando todo terminó, tenían una relación más cordial”, asegura Ingrid Seward, editora de 'Royalty Magazine'. En definitiva, aún hoy, Diana siendo una mina de oro.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios