Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Juan Carlos, Sofía, Cristina y los Urdangarin: los detalles desconocidos de su reunificación

El equipo y la prensa local estaban avisados de la visita. Se alojaron en el hotel Kastens Luisenhof. La más entusiasta fue la infanta Elena. "Cristina está muy contenta por cómo se ha adaptado Pablo"

Foto: La infanta Cristina, el pasado sábado en Hannover. (Cordon Press)
La infanta Cristina, el pasado sábado en Hannover. (Cordon Press)

La sorpresa fue mayúscula cuando llegaron las primeras imágenes de los reyes Juan Carlos y Sofía junto a sus hijas las Infantas y la madre de Iñaki Urdangarin, Claire Liebaert. Todos querían apoyar con su presencia al TSV Hannover-Burgdorf, en el que juega el joven Pablo Urdangarin. Se trataba del partido de ida de cuartos de final que, por cierto, se saldó con una victoria. La imagen era chocante por varias razones. La principal, porque el amor por un nieto había conseguido lo que no había logrado la semana anterior el sentido del deber. Don Juan Carlos no posó en la famosa misa de Pascua, pero sí lo ha hecho una semana más tarde junto a su hija Cristina, la Infanta Elena, su consuegra y su esposa.

[LEA MÁS: La infanta Cristina, una madre más entre el público viendo a su hijo Pablo]

Según publica la prensa de Hannover, la comitiva (entre la que también se encontraba Irene Urdangarin) se alojó en el hotel Kastens Luisenhof, donde fue recibida por el director del establecimiento, Michael Rupp. El equipo de balonmano, el hotel y los fotógrafos locales estaban avisados de la visita real y todo se hizo con arreglo al protocolo. La infanta Cristina llegó la primera a las gradas, saludó brevemente a su hijo Pablo, que estaba calentando, y se sentó a esperar al resto de su familia. No es la primera vez que doña Cristina acude como espectadora a ver a Pablo. Como ya contamos en este medio, en febrero también estuvo apoyando a su hijo aunque en aquella ocasión lo hizo de forma 'anónima' y sin llamar la atención.

El rey Juan Carlos, la reina Sofía, la infanta Cristina y Claire Liebaert, el sábado en Hannover. (Cordon Press)
El rey Juan Carlos, la reina Sofía, la infanta Cristina y Claire Liebaert, el sábado en Hannover. (Cordon Press)

Nada que ver con este fin de semana. La familia real se colocó en la grada delantera con Claire Liebaert (que llevaba una divertida pancarta en la que ponía "Vamos!"). Hicieron su aparición justo antes de que comenzara el encuentro, para no alterar más de lo necesario los nervios del equipo. Los recibió el CEO del Recken, Eike Korsen, y el director deportivo, que les entregaron las famosas bufandas verdes con las que luego se dejaron fotografiar plenamente sonrientes.

[LEA MÁS: Irene Urdangarin ya es la nueva 'influencer' de la familia real]

Según relata la prensa local, don Juan Carlos y doña Sofía estuvieron más comedidos, pero sus hijas Cristina y Elena (ataviada con un llamativo sombrero rojo) animaron con entusiasmo al equipo, "incluso golpeando las gradas". "Cristina está muy contenta con lo bien que Pablo ha sido recibido aquí", dijo Heidmar Felixson, el coordinador de los juveniles de Burgdorf. Aunque es islandés, Felixson habla bien español y pudo charlar un rato con la familia real. Luego comentó sus impresiones con la prensa: "Son personas muy sencillas y sin complicaciones", dice Felixson.

La infanta Elena y el Rey llegan al hotel Kastens Luisenhof. (CP)
La infanta Elena y el Rey llegan al hotel Kastens Luisenhof. (CP)

A pesar de la ilustre presencia en las gradas, Pablo no se despistó demasiado. Animaba a sus compañeros de equipo en un perfecto alemán: "¡Vamos! ¡Vamos!". Pero no tuvo suerte, perdió una oportunidad de hacer un tanto y el entrenador, el español Iker Romero, le quitó poco antes del descanso (luego le metió otra vez). Fue el momento de tomar algo y relajar tensiones, los Borbones pidieron agua y bebieron de la botella.

Pablo Urdangarin, en un momento del partido. (CP)
Pablo Urdangarin, en un momento del partido. (CP)

La infanta Elena fue, una vez más, la más entusiasta. Celebró los tantos agitando la bufanda. "Pablo es un jugador de equipo, estaba muy nervioso. Para él es importante que su equipo haya ganado", explicó Felixson. Para el partido de vuelta no se espera de nuevo a la familia real. Volverá a ser un jugador más. Y está bien que así sea.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios