Logo El Confidencial
IMÁGENES INSÓLITAS

Miradas en el tenis y abrazos en los toros: ¿por qué la familia real está tan cariñosa?

Tras el beso entre Victoria Federica y el rey don Juan Carlos, hacemos un repaso a algunas de las demostraciones de afecto entre los 'royals' españoles

Foto: Victoria Federica y don Juan Carlos en San Isidro.(Cordon Press)
Victoria Federica y don Juan Carlos en San Isidro.(Cordon Press)

El amor reina en la familia real española. Este miércoles, don Juan Carlos y Victoria Federica se saltaron el protocolo para demostrarlo en Las Ventas. La corrida de San Isidro dejó una curiosa imagen: la de la nieta abrazando a su orgulloso abuelo, una estampa que parecía más propia de un capítulo de 'Heidi' que de la familia Borbón. De hecho, la carantoña no sería noticia si no fuese por la sorpresa de ver a la familia real actuar de manera tan afectuosa, algo que se reproduce en los últimos días. ¿Han descubierto, de repente, lo mucho que se quieren? ¿No lo habían mostrado lo suficiente?

Don Juan Carlos junto a Victoria Federica y la infanta Elena en los toros de San Isidro. (EFE)
Don Juan Carlos junto a Victoria Federica y la infanta Elena en los toros de San Isidro. (EFE)

Hace apenas unos días, don Juan Carlos y doña Sofía estuvieron en las gradas del Open de tenis para ver la semifinal entre Rafa Nadal y el griego Stefanos Tsitsipas. También allí se produjeron fotos insólitas: los eméritos se miraban con complicidad, sonreían y solo les faltaba hacer manitas para completar una imagen entrañable. Más que los Reyes parecían los protagonistas de 'El diario de Noa'. La ternura de ambos también se convirtió en noticia. ¿Por qué?

Hacía mucho tiempo que los padres de Felipe VI no asistían juntos a un acto lúdico y se mostraban tan cariñosos. De hecho, desde la proclamación del Rey hace cinco años apenas han compartido momentos públicos. Y cuando ha sido así estos han tenido un carácter oficial y protocolario. Parecía que Juan Carlos y Sofía solo se veían, como los viejos amigos, de funeral en funeral o de misa en misa.

Los Reyes en la semifinal del Open de tenis. (EFE)
Los Reyes en la semifinal del Open de tenis. (EFE)

Una cosa está clara: las demostraciones públicas de afecto nunca han sido el fuerte de la familia real española. En febrero de este año, los medios destacaron que Letizia le diese un beso a Felipe en el Word Jurist Association. Eso sí, fue casto y en la mejilla. Ese día, el Rey recibió un premio considerado por los juristas el Oscar del mundo del Derecho y, en su discurso, mencionó a su mujer. Ella, sabedora de que no se trataba de un acto cualquiera, se rindió ante las palabras amables de su marido. Y el abrazo dio la vuelta (virtual) al mundo.

Felipe, felicitado por Letizia con un beso el pasado mes de febrero. (EFE)
Felipe, felicitado por Letizia con un beso el pasado mes de febrero. (EFE)

Otro momento tierno se produjo en las regatas de Mallorca en el verano de 2018. Pero las mentes suspicaces fueron más allá: aquel día algunos llegaron a ver incluso una 'cobra' del monarca hacia su esposa. Quizá no cabe tanta ternura en las cabezas malpensantes o, desde el 'caso Botsuana' y la aparición de Corinna, cualquier acto de afecto público de la familia real española suena a fake. Han sido más noticiosos desaires como el de Letizia a doña Sofía en la catedral de Palma que la bondad de aquel en el que la primera le abrió la puerta del coche a la segunda. Los lectores se dividieron entre los que vieron respeto de la Reina hacia su suegra y aquellos otros que quisieron darle a doña Letizia un Oscar a la mejor actriz.

Lo cierto es que, como decían en 'Love Actually', contemplar el amor siempre es agradable. También en aquellos que se supone que siguen un rígido protocolo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios