Logo El Confidencial
CUMPLEAÑOS REAL

Los ¿felices? 48 de Máxima de Holanda: su año más difícil en la Casa Real

Las acusaciones de evadir impuestos, la polémica sobre sus gastos médicos, su operación y el reciente enfado de la prensa holandesa han sido los protagonistas del año de Máxima

Foto: La reina Máxima, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Máxima, en una imagen de archivo. (EFE)

La reina Máxima de Holanda llega este viernes a los 48 y lo hace con algunas diferencias con respecto a cumpleaños anteriores. A pesar de su origen extranjero, sigue siendo el miembro más admirado de la familia real por los holandeses, por delante de su marido y de su hija mayor, la princesa Amalia. Su naturalidad, espontaneidad y normalmente imborrable sonrisa hicieron que fuera acogida con los brazos abiertos. Pero la imagen de princesa perfecta este año se ha visto empañada por tres polémicas que la argentina no ha podido esquivar y que han convertido este 2019 en uno de sus peores años, sino el peor, desde que llegara a Holanda.

El año empezaba con los titulares sobre una posible evasión de impuestos en Argentina, una supuesta infracción al no declarar como hotel un alojamiento que gestiona su tía en la provincia de Río Negro y que se encuentra dentro de una finca propiedad de Máxima. La Casa Real tuvo que salir al paso de las noticias, emitiendo un comunicado en el que afirmaba que la reina Máxima "respetaba las leyes vigentes en Argentina". Unas palabras que no convencieron mucho a los que habían puesto en duda su hasta entonces incontestable transparencia.

La reina Máxima, este jueves en Ámsterdam. (EFE)
La reina Máxima, este jueves en Ámsterdam. (EFE)

Pero las polémicas no quedaban ahí. Llegó febrero y con él, una exclusiva de la revista holandesa 'Story', en la que se afirmaba que la familia real no pagaba sus gastos médicos. Y, aunque decía que era debido a que los mismo profesionales sanitarios eran quienes no les enviaban sus facturas, no dejó indiferente a los holandeses, conocidos por su espíritu práctico y puramente comercial. No tardó en generarse un debate que dividió a la opinión pública. Unos criticaban que Guillermo y Máxima permitieran que los profesionales no les cobraran sus honorarios; otros pensaban que ya era todo un lujo trabajar para ellos y veían lícito que su dentista, por ejemplo, no quisiera cobrarles. Sea como sea, no fue una polémica cómoda para la reina Máxima, acostumbrada a no dar que hablar y que nunca se cuestione su profesionalidad.

Y cuando pensábamos que la calma había vuelto a la actualidad de la Casa Real, nos encontramos con la 'censura' que el Gobierno ha aplicado sobre el vídeo de Máxima bailando en la Feria de Sevilla, alegando que pertenece al ámbito privado de la familia e instando a medios y periodistas a no utilizarlo. Una medida que tiene totalmente indignados a los informadores del país, que ya estaban bastante molestos con el hecho de que no se les hubiera avisado de la visita de Guillermo y Máxima con sus tres hijas a la capital andaluza. Es la tercera de las polémicas que han empañado, por primera vez, la imagen de la reina, que este viernes sopla 48 velas que seguro le resultan un tanto agridulces.

La familia real de Holanda en Sevilla. (EFE)
La familia real de Holanda en Sevilla. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios