Logo El Confidencial
LAS SUEGRAS DE EUROPA

De la 'hippy' Doria Ragland a la discreta Paloma Rocasolano: las suegras 'reales'

Queridas por sus yernos y perseguidas por la prensa, estas son las suegras de la realeza -algunas muy a su pesar- más mediáticas

Foto: El príncipe Harry con Doria Ragland en una imagen de archivo. (Getty)
El príncipe Harry con Doria Ragland en una imagen de archivo. (Getty)

Con la aparición estelar de Carole Middleton en la boda de Lady Gabriella Windsor, siendo una de las pocas invitadas que se salvó en cuanto a estilismo, hemos querido hacer un repaso por algunas las suegras más mediáticas de la realeza europea. Todas ellas muy diferentes, pero con un denominador común. Dice el refrán que "antes echará uva la higuera que buena amistad la suegra con la nuera", lo cual no se cumple en estos cuatro casos que tenemos entre manos. Pero claro... no son nueras, sino yernos, los que tienen a estas cuatro suegras tan diferentes, y con las que tienen una excelente relación.

Carole Middleton, la atractiva. La madre de Kate Middleton también fue noticia hace unos meses por unas fotografías en el Caribe junto a sus hijos que se hicieron virales, gracias a la bonita figura de la empresaria, que consiguió cientos de piropos en redes sociales. Cuestiones físicas aparte, el príncipe Guillermo puede presumir de tener una suegra que es toda una empresaria de éxito, gracias a "Party Pieces", el negocio que abrió hace 30 años y gracias al que la familia Middleton ha disfrutado de una muy buena posición económica y social.

Carole Middleton, llegando a la boda de Lady Gabriella Windsor junto a su familia. (Reuters)
Carole Middleton, llegando a la boda de Lady Gabriella Windsor junto a su familia. (Reuters)


Doria Ragland, la 'hippy'. Muy diferente a Carole es Doria Ragland, la madre de Meghan Markle. Esta profesora de yoga con piercing en la nariz intenta tener un perfil mucho más bajo que su 'homóloga', aunque el interés que despiertan los duques de Sussex a cada paso que dan no lo pone fácil, y mucho menos si tenemos en cuenta que fue una de las protagonistas en la fotografía que se distribuyó del primer encuentro del pequeño Archie con la reina Isabel II. Aunque ahora está en Londres junto a su hija y su yerno por el nacimiento de su primer nieto, su vida normal es mucho más tranquila. Vive en un pequeño bungalow de Los Ángeles con sus dos mascotas y da clases de yoga en una residencia de ancianos, muy alejada del foco mediático.

Los duques de Sussex presentan a Archie a Isabel II y el duque de Edimburgo. (@sussexroyal)
Los duques de Sussex presentan a Archie a Isabel II y el duque de Edimburgo. (@sussexroyal)


Paloma Rocasolano, la discreta. No nos podemos olvidar de Paloma Rocasolano, la suegra española. Como Doria Ragland, sus apariciones públicas son contadas. No ha faltó, lógicamente, a las comuniones de la princesa Leonor y la infanta Sofía, además de su cita anual con los premios Princesa de Asturias en Oviedo. Pero, muy a su pesar, no está exenta del interés de la prensa y todo lo que hace suscita curiosidad. Cambió su piso de Moratalaz por un pequeño piso en el centro de Madrid, cerca de su antiguo trabajo en el SATSE, del que ya se jubiló. Y es mucho el tiempo que pasa tanto en el Palacio de la Zarzuela como en Barcelona, junto a Telma Ortiz y su hija Amanda, especialmente cuando la hermana de la reina Letizia se encuentra de viaje. Por supuesto, tampoco los tratamientos faciales a los que se ha sometido en estos años han pasado desapercibidos a los ojos expertos.

Paloma Rocasolano, en la última edición de los Premios Princesa de Asturias. (Getty)
Paloma Rocasolano, en la última edición de los Premios Princesa de Asturias. (Getty)

María del Carmen Cerruti, la repudiada. El destino quiso que Paloma Rocasolano comparta tragedia con una de sus homólogas, Carmen Cerruti, la suegra del rey Guillermo de Holanda. En 2007, Erika Ortiz, la hermana pequeña de Letizia decidía quitarse la vida y once años después lo hacía Inés Zorreguieta, la hermana pequeña y ojito derecho de la reina Máxima. Una tragedia que le tocaba vivir a Carmen Cerruti solo diez meses después del fallecimiento de su marido, Jorge Zorreguieta. Las relaciones del padre de Máxima con la dictadura de Videla hicieron, no sólo que estuviera vetado en la boda de los actuales Reyes de Holanda, sino que tampoco pudieran encajar en la alta sociedad porteña, que en circunstancias normales, hubiera abierto las puertas sin pensarlo a la familia directa de toda una princesa europea.

La princesa Beatriz junto a Carmen Cerruti y Jorge Zorreguieta, en una imagen de archivo. (Getty)
La princesa Beatriz junto a Carmen Cerruti y Jorge Zorreguieta, en una imagen de archivo. (Getty)

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios