Logo El Confidencial
CASA REAL INGLESA

Trump en UK: un elefante en la cacharrería del universo real británico

Comienza la visita del presidente de EEUU a Reino Unido. Su explosiva personalidad, sus esperables meteduras de pata y los duelos de glamour entre Melania y las duquesas, protagonistas

Foto: Trump junto a Isabel II durante su primera visita oficial al Reino Unido en 2018. (EFE)
Trump junto a Isabel II durante su primera visita oficial al Reino Unido en 2018. (EFE)

A partir de este lunes 3 de junio todos los ojos estarán puestos en el Reino Unido durante tres días. El motivo es la controvertida visita de Estado que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, realizará junto a la primera dama, Melania Trump, y sus hijos Donald Jr, Ivanka, Eric y Tiffany, y en la que tratará de cerca con la familia real británica, cuyos miembros harán de anfitriones. Poco a poco se van aportando más datos sobre la agenda de actividades que Trump seguirá.

A continuación, vamos a analizar cada acto que Trump realizará durante los 3 días de su visita oficial, en los que tratará con diferentes miembros de la familia real británica, y los motivos que han llevado a que cada uno de ellos se pueda convertir en un momento incómodo que la realeza sabrá salvar con buenos modales y sonrisas forzadas.

Donald y Melania serán recibidos por la reina Isabel II en el palacio de Buckingham, donde también estarán presentes Carlos de Inglaterra y la duquesa de Cornualles, Camilla Parker.

Hay que recordar que ya en la visita que Trump realizó en 2018, el presidente estadounidense protagonizó una serie de meteduras de pata con la reina Isabel II. Muy estricta con la puntualidad, tuvo que esperar 10 minutos al señor Trump.

Ivanka Trump también formará parte de la comitiva que visitará el Reino Unido. (EFE)
Ivanka Trump también formará parte de la comitiva que visitará el Reino Unido. (EFE)

Además de esto, tanto él como Melania dejaron claro que, o bien no habían sido asesorados en la manera adecuada en que debían comportarse ante la reina, o bien se saltaron a la torera dicho asesoramiento, porque lo cierto es que ni el presidente estadounidense ni la primera dama realizaron la protocolaria reverencia ante Su Majestad.

En una muestra de excesiva confianza que nadie se atreve a tomarse con Isabel II, ambos le estrecharon la mano para, a continuación, caminar unos pasos por delante de ella cuando pasaron frente a la Guardia Real. Donald y Melania no supieron o hicieron caso omiso al hecho de que debe ser la reina la que camine por delante de ellos.

Habrá que ver si en este segundo encuentro con la reina, Trump y su esposa han traído los deberes mejor aprendidos y saben seguir esta vez el estricto protocolo.

Tras el recibimiento, habrá un almuerzo privado en palacio al que está previsto que acuda el príncipe Harry sin Meghan Markle, que se encuentra de baja por maternidad.

A continuación, la reina acompañará a los Trump hasta la Picture Gallery para ver una exposición de obras que guardan relación con la historia de los Estados Unidos.

Tras esta visita histórico-cultural, los Trump tomarán el té en Clarence House con el príncipe de Gales y Camilla. Este encuentro también estará rodeado por la controversia.

Son varias las circunstancias que pueden incomodar al príncipe Carlos. La primera, el enorme distanciamiento que existe entre él y Donald Trump en sus puntos de vista sobre el cambio climático. Dado el ecologismo apasionado y permanente del príncipe Carlos y el conocido escepticismo al respecto de Trump, es poco probable que el tema no sea discutido por ambos.

Melania Trump, Isabel II y Donald Trump, en una visita anterior. (EFE)
Melania Trump, Isabel II y Donald Trump, en una visita anterior. (EFE)

Por si la tensión fuera poca, recientemente se han recuperado unas desafortunadas declaraciones de Donald Trump sobre Diana de Gales, realizadas poco después de que ella falleciera.

En 1997, pocos meses después del trágico accidente de Lady Di, el presentador Howard Stern preguntó a Donald Trump si le habría gustado acostarse con la princesa Diana, a lo que él respondió: "Claro que sí. Era muy bella. Era tan guapa como una modelo". No contento con esto, además afirmó que si en lugar de haber estado saliendo con Dodi Al Fayed hubiera estado saliendo con él, posiblemente estaría viva: "Yo conocía muy bien ese túnel, que tenía un límite de velocidad de treinta millas a la hora”.

La conocida periodista Selina Scott afirmó que Donald Trump intentó seducir a Diana de Gales hasta tal punto que la princesa se sintió agobiada por la situación: "Bombardeaba a Diana con enormes ramos de flores. Estaba cada vez más inquieta y se parecía cada vez más a un acoso", declaró. El mismo Donald Trump confesó en su libro 'The Art of Comeback': "Solo me lamento de una cosa, no haber tenido la oportunidad de cortejar a Diana de Gales".

A pesar de la mala relación que el príncipe Carlos y Diana de Gales tuvieron, la princesa no deja de ser la madre de sus hijos, Guillermo y Harry. Estas palabras de Trump no habrán resultado cómodas para el príncipe Carlos y muchos medios británicos se preguntan de qué forma podrá estar ahora relajado el hijo de Isabel II tomando té con alguien tan irrespetuoso con su familia.

Por la noche, Trump y Melania volverán a protagonizar otro incómodo momento. La reina ofrecerá una cena en honor del presidente y su esposa en el palacio de Buckingham, a la que está previsto que asistan los duques de Cambridge y el príncipe Harry.

Kate Middleton, en una imagen reciente. (Cordon Press)
Kate Middleton, en una imagen reciente. (Cordon Press)

La presencia de Meghan Markle en esta cena sigue siendo una incógnita. Por un lado, su baja maternal podría excusar su ausencia. Por otro lado, teniendo en cuenta los marcados ideales feministas y ecológicos de la duquesa de Sussex, lo más probable es que no tenga ganas de compartir una velada con alguien como Donald Trump, tan contrario a su filosofía de vida.

Aun así, dada la magnitud y la importancia de la cena, no se descarta la posibilidad de que se requiera la presencia de la esposa de Harry. Si finalmente acude, es posible que no se trate de una cena que le resulte muy cómoda.

Pero si hay alguien a quien incomodará de verdad compartir mesa con Trump, esa será, sin duda, Kate Middleton.

El motivo es que en el año 2012, poco después de su boda, los duques de Cambridge fueron fotografiados durante unas vacaciones en la Provenza francesa. La revista ‘Closer’ hizo públicas unas fotografías de Kate Middleton tomando el sol en topless, hecho por el cual el medio de comunicación fue demandado.

La violación de la privacidad de los príncipes fue muy comentada y Donald Trump no dudó en hacer pública su opinión a través de Twitter: "Kate Middleton es genial, pero no debería tomar sol desnuda. Solo puede culparse a sí misma ", escribió. Luego añadió:"¿Quién no querría sacar a Kate Middleton así en una foto para ganar mucho dinero mientras está desnuda? ¡Vamos, Kate!”.

Por suerte para la duquesa de Cambridge (y para Meghan, si finalmente acude), sus compromisos con el presidente estadounidense terminarán aquí. En los días siguientes no está previsto que ninguna de las duquesas vuelva a coincidir con él.

Lo relatado hasta ahora ocurrirá tan solo en el primer día de visita de los Trump, 24 horas que dan para una novela.

Durante el segundo día, el presidente estadounidense comenzará la jornada reuniéndose con Theresa May y otros líderes empresariales en un desayuno de trabajo al que también asistirá el duque de York. Más tarde, May y Trump ofrecerán una rueda de prensa en Downing Street tras una reunión privada.

Por la noche, los Trump serán recibidos junto al príncipe de Gales y Camilla en Winfield House, residencia del embajador estadounidense en Londres.

El príncipe Harry y Meghan Markle. (Reuters)
El príncipe Harry y Meghan Markle. (Reuters)

El tercer día, Trump participará junto a la reina, el príncipe Carlos y 300 veteranos de guerra en un acto conmemorativo de los 75 años del Desembarco de Normandía. De nuevo, las impredecibles salidas de tono del presidente estadounidense se estarán esperando en cualquier momento. ¿Será capaz Trump, una vez más, ante la presencia de la reina de comportarse como es debido, ajustándose con exactitud a lo que exige el protocolo?

Estaremos atentos a estos tres intensos días que vienen por delante, en los que las mencionadas tensiones, la explosiva personalidad de Trump en un universo real repleto de formalidad y protocolo, sus posibles y esperables meteduras de pata, y los duelos de glamour entre Melania y las duquesas, serán, sin duda, los protagonistas.

Tened por seguro que pondremos la lupa sobre todo ello.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios