Logo El Confidencial
TRAS LA JUBILACIÓN

Los cuatro hombres fieles que le quedan a don Juan Carlos

Hacemos un repaso por las personas que siguen perteneciendo al círculo más cercano del padre del rey Felipe VI

Foto: El rey don Juan Carlos en una foto de archivo. (Getty)
El rey don Juan Carlos en una foto de archivo. (Getty)

A partir del 2 de junio, don Juan Carlos ya no es Rey emérito sino el jubilado real. Ha abandonado por decisión propia su vida institucional y representativa como miembro del denominado núcleo duro de la familia real. Esta definición fue la que se determinó desde el palacio de la Zarzuela para fijar el organigrama cuando explotó el caso Nóos. Los dos Reyes, las dos Reinas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía son ese núcleo duro del que por ahora sigue formando parte don Juan Carlos. Su vida no ha cambiado en lo esencial y lo que sí tendrá será más tiempo para disfrutar de sus amigos fieles.

Hay una regla no escrita que dice que los Reyes no pueden tener amigos por aquello de lo complicado que puede resultar al no existir una relación equilibrada y sí de interés o superioridad.

En el caso del Rey emérito tuvo malas compañía que el general Sabino Fernández Campos definió como “amistades peligrosas”. Muchos de ellos, que formaban parte de la llamada corte de Mallorca, acabaron en la cárcel o imputados por diferentes causas. Aparentemente desaparecieron de la vida cotidiana del monarca igual que algunos empresarios potentes relacionados con casos de corrupción o con el omnipresente Villarejo y sus tentáculos en el mundo del poder. Tampoco han tenido visibilidad en estos últimos años y don Juan Carlos ha preferido rodearse de sus cuatro fieles, que no han necesitado publicitar su amistad para mantener ese equilibrio afectivo.

Estos cuatro amigos avalan el estudio que firman investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid formulado a partir de la teoría del antropólogo Robin Dunbar, que establecía que una persona no podía tener relaciones significativas con más de ciento cincuenta personas y de ese círculo solo de tres a cinco pueden ser íntimas. Dando por buena esta teoría, los 'amigos Dunbar' de don Juan Carlos con los que ahora tendrá más tiempo para disfrutar de su compañía son Miguel Arias, Josep Cusí, Pedro Campos y José Fanjul. Estos cuatro hombres del Rey se han caracterizado por mantener una lealtad a lo largo de los años.

Miguel Arias (empresario)

Nació en Madrid y se crio junto a su familia en el pueblo de Navacerrada. En este lugar la familia regentaba la venta Arias, un establecimiento emblemático de la sierra madrileña. Fue deportista de alta competición hasta que por una lesión tuvo que dejarlo. Esta afición le unió también a don Juan Carlos, al que su hermano Pepe Arias le inició en el mundo del esquí.

Arias es el dueño de restaurantes como Cuatro Estaciones, que cerró hace unos años, Aspen y Flanigan, en Puerto Portals (Mallorca). Este local ha sido el cuartel gastronómico de la familia real en sus veraneos de Marivent. Cada vez que había que escenificar una aparente unidad familiar inexistente, los Borbón Grecia se dejaban fotografiar en Flanigan. Uno de los últimos detalles de Miguel Arias fue organizar una almuerzo en Aspen coincidiendo con el cuarenta aniversario de la proclamación como Rey de España en el Congreso al que don Juan Carlos no estuvo convocado. El amigo fiel reunió a los íntimos para que ese día fuera más llevadero.

Josep Cusí (armador, ingeniero de telecomunicaciones)

Nació en Barcelona en 1934 en una familia de la denominada 'clase alta'. De haberlo conocido Orson Welles habría incluido su perfil en la película 'El tercer hombre'. Ha sido el mejor guardián de los secretos reales. Él era el interlocutor en la conversación que grabó el CESID en la que don Juan Carlos le confiesa lo feliz que se encuentra con Marta Gayá y del peligro que supone que ese romance se haga público.

Con Luis Conde y el armador Josep Cusí, en una imagen de archivo. (EFE)
Con Luis Conde y el armador Josep Cusí, en una imagen de archivo. (EFE)

La amistad viene de lejos, cuando coincidieron en una regata en 1972. Cada uno era patrón de su barco hasta que decidieron unir fuerzas y competir juntos. Los que lo conocen lo definen como un gran hombre, honesto, leal y ajeno a la camarilla que rodeó al jefe del Estado y que tanto daño hicieron a la institución. Don Juan Carlos es padrino de una de sus cinco hijos. Nunca le ha fallado y cuando no se ven mantienen una relación cotidiana a través del teléfono.

Pedro Campos (presidente del Club Náutico de Sanxenxo)

El empresario y patrón del Bribón, el barco con el que compite el Rey en Sanxenxo y en regatas internacionales, forma parte de la 'pandilla gallega'. Aunque se conocen desde hace muchos años, fue tras su abdicación cuando los lazos se estrecharon.

El rey Juan Carlos, con Pedro Campos. (EFE)
El rey Juan Carlos, con Pedro Campos. (EFE)

Campos mantiene un perfil bajo y don Juan Carlos se instala en su casa cuando viaja a esta localidad y no cambia la rutina. En su día se dijo que las hijas Campos abandonaban el hogar familiar cuando llegaba el monarca para que tuviera más intimidad. Una información que no tenía que ver con la realidad ya que la normalidad impera en el domicilio familiar. Pedro Campos se encargó de que el Rey volviera a navegar tras sus achaques físicos y operaciones. Es sobrino del que fuera presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo. Ha sido 16 veces campeón del mundo y nueve de España.

José (Pepe) Fanjul

Es el anfitrión de don Juan Carlos en la República Dominicana y en Palm Beach, donde el magnate y su familia tienen parte de su imperio. A Fanjul se le conoce como el 'rey del azúcar' y posee una de las mayores fortunas de Latinoamérica.

El rey Juan Carlos y el presidente dominicano Danilo Medina con Alfonso Fanjul y José Fanjul, en 2005. (EFE)
El rey Juan Carlos y el presidente dominicano Danilo Medina con Alfonso Fanjul y José Fanjul, en 2005. (EFE)

Don Juan Carlos es uno de los visitantes ilustres junto con el matrimonio Clinton, que se instalan en su mansión de Casa de Campo, el complejo turístico más exclusivo de la isla caribeña, donde una villa puede alcanzar los treinta millones de dólares. Fanjul y su familia reciben al monarca con honores de jefe de Estado. Suele visitarlos en invierno. Las Navidades pasadas prefirió el calor de los Fanjul al frío del solitario palacio de la Zarzuela. La amistad con la familia de raíces cubanas viene de décadas, pero se hizo más visible a raíz de la abdicación.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios