Logo El Confidencial
40 AÑOS SIN JOHN WAYNE

Don Juan Carlos, entre estrellas: el estreno en el que 'compitió' con John Wayne

Coincidiendo con el 40 aniversario de la muerte del protagonista de 'La diligencia' o 'Centauros del desierto', recordamos su encuentro con el Rey emérito en 1964

Foto: Don Juan Carlos en la década de los 60. (Getty)
Don Juan Carlos en la década de los 60. (Getty)

Un príncipe y un vaquero: en 1964, hace ahora 50 años, el imperio de Samuel Bronston en España daba sus últimos coletazos. El productor había convertido a Madrid en un plató de cine gigantesco desde el que rodar películas como '55 días en Pekín' o 'El Cid'. Sin embargo, 'El fabuloso mundo del circo' iba a significar el ocaso de Bronston y también el fin de su aventura cinematográfica española. El rey don Juan Carlos, entonces Príncipe, quiso tener que ver con todo aquello, desde las mismas Navidades del 63, cuando comenzó a filmarse la costosa, y finalmente fallida, superproducción.

Durante el rodaje, se llegó a drenar el parque del Retiro y el ahora emérito ya empezaba a ser una cara habitual en algunos estrenos de gala; una presencia acostumbrada en acontecimientos que también parecían sacados de una película de Hollywood.

John Wayne y Rita Hayworth en 'El fabuloso mundo del circo'.(Cordon Press)
John Wayne y Rita Hayworth en 'El fabuloso mundo del circo'.(Cordon Press)

Bronston había traído a España una maquinaria técnica lo suficientemente importante como para que todo el mundo, incluidos los Príncipes, quisiera participar de la misma. Aseguran los que vivieron la época que, tras ver 'El Cid', el entonces Príncipe quería conocer una de aquellas producciones rodadas en España. Sin embargo, lo que más influyó en su requerimiento fue que, como agradecimiento a las facilidades que el Gobierno español le dio para aquella producción sobre Rodrigo Díaz de Vivar, Samuel Bronston había rodado un reportaje muy hollywoodiense de la boda de don Juan Carlos y doña Sofía.

Sin embargo, bien por despiste o por falta de seguridad, el Rey no llegó a visitar el rodaje de 'El fabuloso mundo del circo', que tuvo lugar en el famoso parque madrileño, en la plaza de Oriente y en localidades cercanas a la capital como Chinchón. Entre toda aquella parafernalia de cámaras, cables y pantagruélicos decorados, Wayne no paraba de fumar, algo que acabaría produciéndole cáncer de pulmón. También por allí se paseaba de la mano de Rita Hayworth y Claudia Cardinale, las coprotagonistas de la historia circense. Aunque se asegura que ganas no le faltaban, se desconoce si el Rey había solicitado acudir a la filmación o no, pero el caso es que jamás se dejó ver por allí. A John Wayne, americano de pro y firme creyente en todo lo republicano, poco le importaban la realeza o los príncipes de cualquier clase.

Los Reyes eméritos el día de su boda. (Casa Real)
Los Reyes eméritos el día de su boda. (Casa Real)

Don Juan Carlos había acudido a numerosas fiestas sociales junto a doña Sofía y estas incluían algún que otro evento cinematográfico. Al contrario que la Reina, de la que se han aireado sus gustos televisivos en cuanto a programas como 'La Señora', en el caso de él jamás se ha dicho una palabra de las películas que le gusta ver. Sin embargo, cuentan sus allegados que tenía una gran curiosidad por conocer a John Wayne. El estreno español de otra macroproducción de Bronston, '55 días en Pekín', se celebró en el momento del rodaje de 'El fabuloso mundo del circo'. Ese estreno le daría una grata sorpresa al joven Príncipe.

En los mentideros de la vida social se especulaba sobre muchos de los invitados que acudirían a la gala de presentación de la película, celebrada en plena Gran Vía. El príncipe Juan Carlos era uno de los invitados puestos en solfa aquel 30 de diciembre del 63, ya que había sido padre de su primera hija, la infanta Elena, el día 20. Solo habían pasado diez días desde el nacimiento y estaba claro que la princesa Sofía no se dejaría ver por el estreno, pero finalmente sí que lo hizo el príncipe. La mejor prueba de las ganas que tenía de acudir a los fastos que celebraban una de las superproducciones de Bronston fue la compañera que llevó del brazo. Ya que la Reina no podía ir, fue la cuñada del Rey, la princesa Irene de Grecia, la que fue con él al evento. Junto a ellos, estaban allí los marqueses de Villaverde, la duquesa de Alba y, por supuesto, Claudia Cardinale, Rita Hayworth y el mismísimo John Wayne. Aunque no hubo fotografía que dejase constancia del saludo, al menos que se sepa, el Príncipe acudió a estrechar la mano del ídolo de la pantalla.

John Wayne en 1941. (Cordon Press)
John Wayne en 1941. (Cordon Press)

Don Juan Carlos también fue testigo de la gran manía de Wayne cuando estaba en España, la de acudir a las proyecciones de sus películas para escucharse a sí mismo doblado en castellano. Tanto el día del estreno como durante una proyección de 'Misión de audaces', de John Ford, el hierático actor estalló en carcajadas al escuchar la voz que le habían puesto. Fue una anécdota que el futuro Rey nunca olvidaría. El vaquero y el príncipe no volvieron a encontrarse jamás, aunque el destino quisiera que algunos de los problemas de ambos viniesen por parte de las armas. En un caso, en Botsuana, y en el otro, en un cine cargado de pistolas que le granjeó muchos odios y también dio de sí un puñado de obras maestras.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios