Logo El Confidencial
LA REINA VIAJERA

Máxima de Holanda en Bangladesh: un look cuestionado, un trampantojo y dos 'rescates'

La reina ha realizado una visita de dos días a Bangladesh en calidad de asesora especial de la ONU, en lo que pueden ser sus últimas horas de trabajo antes de las vacaciones

Foto: La reina Máxima en una foto de archivo. (EFE)
La reina Máxima en una foto de archivo. (EFE)

Máxima de Holanda ha estado en Bangladesh durante dos días por su cargo en la ONU como asesora especial para promover la financiación inclusiva del desarrollo. Reuniones con responsables de entidades bancarias, visitas a pequeñas empresas o encuentros con ministros han ocupado su agenda durante estas 48 horas, que muy probablemente sean las últimas de trabajo de la temporada. Con el último acto de agenda del rey Guillermo marcado para este viernes, todo apunta a que los Orange se irán de vacaciones en breve, por lo que no tardaremos mucho en tener el posado familiar que habitualmente ofrecen a los medios.

Pero vamos a los looks de Máxima, que siempre es uno de nuestros temas favoritos. Hasta cuatro han sido los outfits con los que se ha dejado ver en Bangladesh. Y el primero ha sido sin duda el más comentado, y no precisamente para bien, aunque en su defensa hay que decir que estaba recién aterrizada de un largo vuelo. A un traje de chaqueta negro le unió una blusa con estampado felino de Lanvin. Hasta ahí, todo correcto. El problema llegaba cuando la vista se iba hacia la parte inferior del look. Unos zapatos planos con pequeñas tachuelas metálicas y medias compresoras bajaban algo el listón. Hay que alabar que Máxima prefiera la comodidad a la estética, y más cuando se trata de un viaje de trabajo tan importante. De hecho, parece que el traje y los zapatos forman ya parte de su 'uniforme viajero', ya que es el mismo atuendo que lució en su llegada a Etiopía, el pasado mayo.

La novedad vino con el segundo outfit. Aunque a simple vista parecía un vestido, se trata de un conjunto de falda plisada y top de seda con mangas fruncidas de la firma Alexis, que le sirvió para hacer el trabajo de campo, es decir, visitar a mujeres emprendedoras o pequeñas empresas que han crecido en los últimos años gracias al plan de financiación inclusiva que defiende Máxima. El bolso también llamó la atención, puesto que estamos más acostumbrados a verla con carteras de firmas de alta costura. Escogió un modelo de la firma One & Only, especializada en realizar piezas de croché. Es una marca con tienda física en Grecia, por lo que la adquisición bien podría haberse dado durante unas vacaciones en el país, donde los reyes de Holanda tienen una magnífica (y en su momento, polémica) residencia de verano.

La reina Máxima en Bangladesh. (Casa Real de Holanda)
La reina Máxima en Bangladesh. (Casa Real de Holanda)

Un dos piezas en blanco y negro de Natan y un vestido-gabardina de Jan Taminiau fueron sus dos elecciones para las últimas horas en el país asiático, en las que el trabajo de Máxima fue mucho más institucional y de despachos. Ambos diseños están rescatados de su fondo de armario, ya que el primero lo estrenaba en 2010, mientras que el segundo lo veíamos por primera vez en 2009. Y si algo ha llamado la atención y ha gustado, ha sido la ausencia de maquillaje en muchas de las reuniones y encuentros que la argentina ha mantenido durante los dos días de trabajo, dejando paso a la total naturalidad.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios