Logo El Confidencial
COMO UNA POMPA DE JABÓN

La misteriosa finca extremeña del emir de Dubái, en la picota tras la huida de Haya

Al Maktum compró una finca en la que pretendía criar caballos, tener un matadero y levantar un palacete. Visitó los terrenos en 2017 y nunca más volvió al lugar

Foto: El emir de Dubái en una imagen de archivo. (EFE)
El emir de Dubái en una imagen de archivo. (EFE)

Todo se hizo con gran parafernalia. Llegó con un 'pedazo de avión', un séquito de más de 30 personas y 20 coches todoterreno de lujo. Le recibieron las autoridades y se fotografiaron con él orgullosos. La visita era de Mohamed bin Rashid Al Maktum, emir de Dubái, primer ministro de Emiratos Árabes, un multimillonario aficionado a los caballos y a la cetrería que acababa de comprar unos terrenos y tenía planes para invertir en la zona. A lo grande. Como su llegada. Fue el miércoles 27 de abril de 2017. Y nunca más se supo.

LEER MÁS: El camino de no retorno de Haya de Jordania

“Todo el mundo en Táliga pregunta por el emir”, nos dice Daniel Fernández, alcalde de la localidad. “Todo fue como un niño que juega con una pompa de jabón, se maravilla de la belleza y cuando la toca, no hay nada. Lo del emir fue lo mismo, cada uno puede hacer con su dinero lo que quiera, pero generó unas expectativas que no se han cumplido”.

Haya de Jordania y el jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, en Ascot. (Getty)
Haya de Jordania y el jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, en Ascot. (Getty)

Mohamed bin Rashid Al Maktum está estos días en el foco mediático por la huida de su última esposa, Haya de Jordania, a Londres, escapando de su matrimonio. El círculo de la también hija del rey Hussein y hermana de Abdalá de Jordania ha lanzado además duras acusaciones sobre el trato que el emir dispensa a sus mujeres, sus hijas y su entorno. En este contexto, muchos han sido quienes han contado que Haya y Mohamed tenían las tierras de Badajoz como refugio y lugar de descanso. Nada de eso es cierto.

Su nombre no aparece

En el Registro de la Propiedad no aparece el nombre de Al Maktum ni de ninguna de sus empresas. Podría ser que realizara la compraventa a nombre de algún empresario de su entorno, como Ahmad Al Khatib Aiesh, jordano conocido en Extremadura por querer poner en marcha una empresa de venta de carne halal (apta para el consumo de los musulmanes) a Oriente Próximo.

Haya de Jordania junto a su marido, el emir de Dubái, y su hermano, el rey Abdalá de Jordania. (Getty)
Haya de Jordania junto a su marido, el emir de Dubái, y su hermano, el rey Abdalá de Jordania. (Getty)

Lo que sí puede asegurar David Fernández es que el terreno, de 220 hectáreas, está igual que cuando lo visitó el emir por primera vez, hace ya más de dos años. Primera y última. “Es más, la carga ganadera es incluso menor”. Se refiere a las cabezas de ganado de la finca, que no son más de 60, cuando el proyecto era llenarlo de terneros y corderos para comerciar con su carne en los países árabes. ¿Y el matadero? “También está cerrado”.

Ni ganadería, ni matadero ni palacete

Entre los planes de Al Maktum estaba crear unas grandes caballerizas para criar caballos y un gran voladero para las aves rapaces, puesto que es aficionado a la hípica y a la cetrería. “Son tres naves ganaderas y una anexa en la que nos dijeron que iba a construirse un palacete”, recuerda algo sorprendido, casi con una risa, el alcalde. “La noticia ahora mismo es que no hay noticia del emir por estos lares”.

El poema

Aficionado también a la poesía, suele escribir versos y los publica en Instagram. Hace poco colgó un poema escrito por él mismo, en el que llama a su mujer “traidora”: “Tus días de mentir se han acabado y no importa lo que éramos y lo que eres”, le advierte. La separación del matrimonio entre el emir y la princesa ha llenado páginas y páginas por lo escandaloso y truculento de la historia.

LEA MÁS: El emir de Dubái y Haya de Jordania se enfrentan por la custodia de sus hijos

Todo comenzó cuando Latifa, una hija del emir, intentó huir del país y fue apresada. Al principio, la princesa Haya creyó la versión de su marido, pero poco a poco llegaron las sospechas y finalmente concluyó que la chica había sido secuestrada por Al Maktum. Los métodos utilizados por el emir para recuperar a la hija prófuga provocaron un distanciamiento entre ambos y fue entonces, a principios de año, cuando Haya empezó a preparar su propia fuga. Y aunque no trascendió hasta hace unos días, Haya está en suelo británico desde mayo.

Haya de Jordania. (Cordon Press)
Haya de Jordania. (Cordon Press)

Tal y como contaba Ignacio Cembrero en estas páginas, ya se conocían, pero no fue hasta los World Equestriam Games, que tuvieron lugar en Jerez de la Frontera, en 2002, cuando se enamoraron. Dos años más tarde se casaron en el palacio Al-Baraka de Amán, la capital jordana. Un amor fraguado en Andalucía y roto en mil pedazos ante el mundo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios