Balmoral, abierto por vacaciones: las visitas (cómodas e incómodas) que espera Isabel II
  1. Casas Reales
DÍAS DE RELAX

Balmoral, abierto por vacaciones: las visitas (cómodas e incómodas) que espera Isabel II

La reina ya está instalada en el castillo escocés en el que pasa sus veranos y al que se desplazarán algunos de los miembros de su familia y el nuevo primer ministro

Foto: Balmoral, abierto por vacaciones: las visitas (cómodas e incómodas) que espera Isabel II
Balmoral, abierto por vacaciones: las visitas (cómodas e incómodas) que espera Isabel II

Isabel II (acompañada por su marido, el príncipe Felipe) está oficialmente de vacaciones. Balmoral ya ha abierto sus puertas y durante las próximas tres semanas será el escenario de las vacaciones no solo de la reina, sino también de algunos de los miembros de su familia que, como cada año, pasarán unos días en su compañía.

Este privilegiado enclave escocés es el lugar en el que la soberana británica aprovecha para desconectar de sus deberes, aunque parcialmente. En especial, en un año duro, lleno de incertidumbre y en el que recibirá como invitado al controvertido nuevo primer ministro, Boris Johnson, de 55 años, quien se encuentra en un momento sentimental de cambios, pues sigue casado con su segunda mujer, Marina Wheeler, está en plenos trámites de divorcio tras 25 años de unión y tiene una novia de 31 años, Carrie Symonds. Por esta situación, se ha generado un debate sobre si debería acudir o no con su actual pareja para pasar con los Windsor un fin de semana, que es la duración por la que se ha cursado la invitación.

La reina llegaba el pasado martes a Balmoral, como anunciaba el príncipe Andrés en su perfil de Instagram, junto a una foto retrospectiva de sus padres de 1984: "Hoy la reina fue oficialmente recibida en el castillo de Balmoral. Cada año, su majestad y la familia real disfrutan pasando el verano en Balmoral".

Este mismo martes, la reina se reencontró a su llegada con Cruachan IV, un pony que es la mascota ofical del Regimiento Real de Escocia y que en julio de 2017 se comió las flores de Isabel II, un momento divertidísimo que todo el mundo recordó cuando la propia reina se acercó a acariciar al animal.

Ahora, como sucede cada verano, empiezan a circulas las quinielas sobre quiénes y cuándo visitarán a la reina y a su marido durante su retiro estival. El año pasado, por ejemplo, estuvieron los duques de Cambridge, el príncipe Eduardo y su mujer, Sophie, y las princesas Beatriz y Eugenia, hijas del príncipe Andrés. Se cree que Carlos y Camilla, ya de vuelta de sus lujosas vacaciones en Corfú, se acerquen a ver a la reina, ya que ellos pasan sus vacaciones en Birkhall, a pocos kilómetros de allí. Un gran titular sería que también pasaran por allí los duques de Sussex con su bebé, Archie (se dice que los ha invitado a tomar el té este fin de semana para celebar el reciente cumpleaños de la mujer de Harry), y más llamativo aún sería que coincidieran con Guillermo y Kate.

"La reina y el príncipe Felipe adoran a la pareja (Meghan y Harry) y, por supuesto, a su nuevo bisnieto, Archie, y les han invitado a pasar unos días. No es ningún secreto que Bamoral es la casa favorita de su majestad y esta es la razón que convierte esta invitación en algo especial y hecha con el corazón", ha dicho una fuente a 'Sun On Sunday'.

Las actividades cotidianas

La misma Eugenia de York desvelaba recientemente en una entrevista en el documental 'Our Queen At Ninety' (Nuestra reina a los 90 años) en qué consiste la rutina diaria de sus abuelos en Balmoral: "Paseos, picnics, perros, un montón de perros, siempre hay perros, y gente que viene y va todo el tiempo. Es un lugar encantador para los abuelos, para nosotros que vamos a verlos. Allí tenemos espacio para correr y respirar. Es el lugar más bonito del planeta. Creo que la abuela es felicísima allí".

El castillo de Balmoral. (Reuters)
El castillo de Balmoral. (Reuters)

Balmoral, una propiedad que está en manos de la familia desde 1852, está más que preparado para recibir numerosos huéspedes simultáneamente, aunque se espera que lleguen escalonadamente. La propiedad, que según 'Business Insider' tiene un valor superior a los 150 millones de euros, dispone de 52 habitaciones y está rodeado de naturaleza, lo que les permite disfrutar de una gran intimidad.

El incombustible duque de Edimburgo es muy aficionado a la jardinería y ha creado su propio jardín, en el que cultiva verduras, en la zona norte del castillo y tiene un coste aproximado de mantenimiento anual de unos tres millones de euros. Birkhall, que pertenece al príncipe Carlos, pues se lo regaló su abuela, se encuentra dentro de la propiedad y la la reina Isabel mantiene ciertas normas muy estrictas, sobre todo para salvaguardar su intimidad. Aunque casi nunca ha dejado que los fotógrafos accedan al castillo, si permitió a Kate Middleton, la primera vez que lo visitó, tomar algunas imágenes.

Príncipe Andrés Rey Felipe VI Duques de Cambridge
El redactor recomienda