Logo El Confidencial
TRIBUNALES

Haya de Jordania 'fuerza' al emir de Dubái a romper el telón del secuestro de sus hijas

La batalla legal que mantienen la princesa jordana y el jeque en Londres ha revitalizado la causa del encarcelamiento y el presunto abuso de las princesas Latifa y Shamsa

Foto: Haya de Jordania, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Haya de Jordania, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Será largo y será proceloso, pero ya ha empezado. El enfrentamiento legal que mantienen Haya de Jordania y el emir de Dubái en los tribunales británicos a cuenta de su divorcio y de la custodia de sus dos hijos está desatascando otros procesos luctuosos relacionados con el jeque. Se trata del secuestro y presunto abuso de dos de sus hijas, la princesa Latifa y la princesa Shamsa. Según Radha Stirling, responsable de la ONG Detained in Dubai, dedicada a los presos en ese emirato, "el jeque ha entablado finalmente interlocución con la ONU" y hace dos semanas unos funcionarios de Naciones Unidas pudieron cenar con él en su palacio. "Es previsible que les dé permiso para que puedan encontrarse con Latifa en persona", avanza la abogada.

En conversación con 'La Otra Crónica', Stirling se muestra sin embargo pesimista al respecto: "Será una reunión supervisada por gente del jeque, por lo que no creemos que pueda satisfacer la inquietud pública que ha suscitado el asunto".

El emir de Dubái y su última esposa, Haya de Jordania. (Getty)
El emir de Dubái y su última esposa, Haya de Jordania. (Getty)

En realidad, el secuestro de Latifa y de Shamsa ha estado siempre en el trasfondo de la separación de Haya de Jordania y el emir de Dubái. Hace año y medio, la princesa Latifa, hija de Mohamed ben Rachid Al Maktoum, de 70 años, emir de Dubái y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, escapó de su casa en una huida delirante hasta que fue interceptada de nuevo y repatriada forzosamente al emirato. Desde entonces, poco se sabe de ella. Este es uno de los puntos a los que se agarrará la baronesa Shackleton de Belgravia, a la que la princesa Haya bint Al Hussein ha contratado como letrada en el juicio de divorcio. Porque... ¿cómo puede un padre que secuestró a su hija de 33 años pretender obtener la custodia de sus hijos más pequeños? De ahí que el jeque se haya mostrado magnánimo y haya decidido abrir su palacio a la ONU tras meses ignorándoles.

El juicio arrancó el 30 de julio en la sala de familia del Alto Tribunal de Londres (Family Division of the High Court). Cuando se firme, se convertirá probablemente en el divorcio más costoso del Reino Unido porque enfrenta al emir, al que se le atribuye una fortuna de 8.025 millones de euros, con la princesa Haya, que posee al menos 35 millones de euros.

La princesa, fotografiada estas semanas saliendo del tribunal londinense. (EFE)
La princesa, fotografiada estas semanas saliendo del tribunal londinense. (EFE)

Hija del rey Hussein de Jordania, educada en la Universidad de Oxford, la princesa Haya, de 45 años, se escapó a escondidas del Dubái en mayo con sus dos hijos, una niña, Al Khalifa, de 11 años, y su hijo Zayed, de 7, además de varios millones de dólares. Tras pasar primero por Alemania, ahora vive en un lujoso piso en Kensington (Londres), ha solicitado asilo político en el Reino Unido. Pese a estar en un país seguro “teme por su vida”, según la BBC. En 2004, Haya se convirtió en la sexta esposa, y la más joven, del emir. No tardó además en ser la más conocida porque le acompañaba en sus viajes y desarrollaba por su cuenta múltiples actividades sociales.

Ahora ambos se enfrentan por la custodia de los hijos. Él ha recurrido a otra abogada de prestigio, Helen Ward, la que llevó, entre otros, el divorcio del director de cine Guy Ritchie con la cantante Madonna. Alegará ante los jueces londinenses que la princesa abandonó el domicilio familiar y, quizás, que fue infiel a su esposo.

El emir estaba cada vez más molesto con la “intimidad inapropiada” de su mujer con un exoficial del Ejército británico encargado en Dubái de la seguridad de la familia real, según deslizó la prensa británica. Al ser descubiertos, la princesa optó por huir del país. No era esta la hipótesis que circulaba hasta ahora sobre las razones de su fuga.

La princesa Latifa, con la expresidenta de Irlanda Mary Robinson.
La princesa Latifa, con la expresidenta de Irlanda Mary Robinson.

La letrada de la princesa Haya está basando su línea de defensa en demostrar que el jeque Mohamed ha sido un padre maltratador, como pone de relieve lo sucedido a la princesa Latifa, una de las 23 hijas del emir. La princesa Latifa sabía que su fuga podría fracasar, como así ocurrió, por eso grabó un largo vídeo en el que relata en inglés el maltrato que ha padecido durante años en el seno de la familia real. Recordaba además ante la cámara que su hermana Shamsa, secuestrada en Cambridge en el 2000, cuando tenía 19 años, había sido convertida, mediante drogas, en una zombie que deambulaba por Zabeel, el palacio real de Dubái.

La princesa Haya conoce de primera mano la suerte corrida por Latifa, hija de Houria Ahmed Lamaache, la esposa argelina del emir. En diciembre pasado, el emir le encargó a ella que organizase la visita a Dubái de Mary Robinson, la expresidenta de Irlanda que también fue alta comisionada de la ONU para los derechos humanos. El propósito era que Robinson se reuniese con la joven Latifa y que asegurase después públicamente que la familia real cuidaba con cariño a la hija repatriada a la fuerza. La expresidenta se prestó a ello. Fue por aquellas fechas cuando Haya empezó, aparentemente, a dudar de la versión que le había trasladado su esposo sobre la fuga de Latifa y a empezar a planear su propia huida.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios