Logo El Confidencial
FAMILIA REAL SUECA

Estelle y Oscar de Suecia, divertida tarde de juegos entre perros y carreras

Victoria y Daniel de Suecia participaron en el Pep Day, una jornada deportiva en la que sus hijos fueron los grandes protagonistas

Foto: Los príncipes Estelle y Oscar, este verano. (Anna-Lena Ahlström)
Los príncipes Estelle y Oscar, este verano. (Anna-Lena Ahlström)

Es conocido el estrecho vínculo que Victoria y Daniel de Suecia tienen con el deporte. De hecho, su historia de amor comenzó cuando él era el entrenador personal de la princesa. Por eso, una de las causas en las que más trabajan es el estilo de vida saludable, y lo hacen especialmente a través de Generation Pep, una organización sin ánimo de lucro fundada por la propia Victoria para promover que los niños y jóvenes tengan una vida activa y saludable, gracias a la comida sana y el ejercicio. Y este domingo ha sido el día grande de la organización con la celebración del Pep Day, una jornada deportiva a la que no han querido faltar ni los príncipes ni sus hijos.

De hecho, una de las que más disfrutó el día fue la princesa Estelle. Desde pequeña, Victoria y Daniel han intentando que la futura heredera lleve una vida lo más normal posible, siempre mezclándose con otros niños y realizando actividades propias de su edad. Y esta jornada deportiva no ha sido una excepción, puesto que Estelle participó en prácticamente todas las actividades del día, desde la carrera para niños -que además lleva el nombre de su padre- hasta la práctica de deportes paralímpicos, atreviéndose a moverse sobre una silla de ruedas y comprobando las dificultades que conlleva.

Fue el príncipe Daniel el encargado de dar el pistoletazo de salida a esta cita deportiva y familiar, además de la entrega de medallas a los pequeños participantes, entre los que se encontraba Estelle, que recibió su premio con su imborrable sonrisa. Mientras, Victoria se quedaba entre el público cuidando de su hijo pequeño, Oscar, que protagonizó una de las anécdotas del día, muy a su pesar. Se estaba comiendo tranquilamente un helado cuando un perro que estaba a su lado aprovechó un despiste del pequeño para dar un lametón al polo, ante la cara de contrariedad del príncipe al darse cuenta de que se había quedado sin buena parte del delicioso manjar.

Anécdotas aparte, fue una cita en la que pudimos ver la cara más espontánea de la futura reina de Suecia y su familia, que aprovechan siempre este tipo de eventos para mostrarse muy cercanos con todos los que se les acercan. Victoria posó para todas las fotografías que le solicitaron sin poner ningún problema, relajada, feliz y disfrutando del ambiente deportivo, en una jornada que fue todo un éxito.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios