Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Los secretos de la residencia de Isabel II: un problemático bar, un cajero, un quirófano...

Con 775 habitaciones, entre las que hay 52 dormitorios y 78 baños, el palacio esconde rincones y comodidades desconocidos hasta ahora

Foto: La reina Isabel y el duque de Edimburgo. (EFE)
La reina Isabel y el duque de Edimburgo. (EFE)

El palacio de Buckingham, la residencia de la reina Isabel II, será uno de los edificios que descubrirá algunos de sus secretos en el documental 'Secrets of the Royal Palaces', un trabajo audiovisual en el que se abrirán las puertas de todas las residencias reales.

[LEA MÁS: El plan de Isabel II para que la historia de Lady Di no se repita con Meghan]

La residencia de la reina es una de las que más llamarán la atención del espectador. Construida en 1703, sus paredes encierran el día a día y la intimidad más desconocida de la madre del príncipe Carlos de Inglaterra.

Con 775 habitaciones, entre las que hay 52 dormitorios y 78 baños, este inmenso palacio esconde rincones y comodidades solo accesibles a unas pocas personas y que no se habían descubierto hasta ahora.

Palacio de Buckingham, en un imagen de archivo. (Getty)
Palacio de Buckingham, en un imagen de archivo. (Getty)

Por ejemplo, que existe un cajero automático instalado en una de las estancias para uso exclusivo de la reina. Según reveló el diario 'Express', a la reina le gusta llevar dinero en efectivo los domingos, cuando acude a la iglesia, para dejar limosna. "Su mayordomo plancha un billete de cinco libras esterlinas en un pequeño cuadrado doblándolo hasta que solo se puede ver su cara", afirmó un confidente.

La reina Isabel II, en una imagen de archivo. (Getty)
La reina Isabel II, en una imagen de archivo. (Getty)

Entre las curiosidades del palacio de Buckingham se encuentran también las comodidades de las que goza el personal que allí trabaja al servicio de la reina. Estas personas tienen una piscina a su disposición, al igual que la familia real tiene otra. Además, el documental ha revelado que en el palacio existió un antiguo bar, ahora cerrado, que trajo algún que otro quebradero de cabeza a la reina. Dickie Arbiter, un excolaborador de palacio, ha confesado que el personal, en ocasiones, bebía demasiado, incluso en horario de trabajo, motivo por el cual este bar terminó cerrándose.

La reina Isabel II, a las puertas del palacio de Buckingham, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Isabel II, a las puertas del palacio de Buckingham, en una imagen de archivo. (EFE)

Las dimensiones del palacio de Buckingham son enormes, al igual que las de alguna de sus estancias. Destaca, entre ellas, un enorme salón de fiestas en el que cabrían tres autobuses de dos pisos, colocados uno encima de otro.

Además, el palacio está preparado para cualquier tipo de emergencia, incluso médica. En él existe una sala que está preparada como quirófano para que se puedan realizar intervenciones de urgencia sin necesidad de desplazamientos al hospital.

[LEA MÁS: La difícil situación a la que se enfrentará el príncipe Carlos cuando ascienda al trono]

Aunque hoy el palacio es la residencia privada de la reina, se cree que el heredero al trono, el príncipe Guillermo, no querrá vivir en él llegado el momento. Una de las opciones que se barajan cuando la reina muera, es que el palacio de Buckingham sea abierto al público como museo y parte de la historia real.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios