Logo El Confidencial
FAMILIA REAL

Viajes, agenda llena y 'oídos sordos': Felipe y Letizia pasan de política y pisan el acelerador

El viaje a Cuba de los Reyes a principios de noviembre sigue adelante. También Japón y Corea. En 2016, con la otra repetición electoral, la Casa Real se comportó de forma muy diferente

Foto: El rey Felipe y la reina Letizia, en una imagen de archivo. (Getty)
El rey Felipe y la reina Letizia, en una imagen de archivo. (Getty)

Las estadísticas dicen que un alto porcentaje de españoles está viviendo con indignación esta nueva repetición electoral. Podríamos aventurar (y esto es especulación) que los Reyes también. En el año 2016, cuando se vivió una situación similar con meses y meses de bloqueo político, don Felipe y doña Letizia mantuvieron una prudencia exquisita, y pagaron por ello. Apenas tuvieron actos programados en sus agendas, se cancelaron importantes viajes oficiales que llevaban meses preparando, pasaron prácticamente al ostracismo. En esta ocasión, la reacción de la Casa Real parece haber sido justo la contraria. De momento, mantienen el viaje a Japón y Corea del 22 de octubre, el viaje programado a Cuba para la primera quincena de noviembre y su presencia en los Premios Princesa de Asturias y en el décimo aniversario de la Fundación Princesa de Girona. Varias de estas citas, por cierto, en plena campaña electoral.

Pero hagamos un poco de 'feedback' y volvamos a la España de 2016. Tras las elecciones del 20 de diciembre, el Rey propuso a Mariano Rajoy formar Gobierno y este lo rechazó (algo inédito en la historia de España). En marzo, fue Pedro Sánchez quien aceptó el encargo del Rey. Pasó por dos sesiones de investidura y no superó ninguna de las votaciones. El país se vio abocado a una repetición electoral (era la primera vez), que se convocó para el 26 de junio. No hubo Gobierno hasta el mes de agosto.

El rey Felipe con la reina Isabel II, el duque de Edimburgo y la reina Letizia. (EFE)
El rey Felipe con la reina Isabel II, el duque de Edimburgo y la reina Letizia. (EFE)

Mientras el jefe del Estado recibía a unos y a otros en busca de una vía para solucionar la gobernabilidad del país, los altos engranajes del Estado empezaron a chirriar ante el sonoro frenazo de actividad. Los Reyes tuvieron que postergar un viaje a Arabia Saudí previsto para mediados de febrero de 2016 (aunque nunca comunicado de manera oficial). Pero lo que dolió especialmente fue la cancelación de la esperada visita al Reino Unido que iba a tener lugar el 8 de marzo. Fue una decisión grave desde el punto de vista diplomático porque era el primer viaje de estas características que hacía un monarca español a Gran Bretaña en 30 años y ambos países ya lo habían hecho público.

El bloqueo político en España siguió actuando como un rodillo con la imagen de los Reyes. Poco después del mazazo de Reino Unido, la Casa anunció que también cancelaba la doble visita de Estado de Felipe y Letizia a Japón y Corea del Sur prevista para abril de 2016 por la "inconveniencia de las fechas". La visita no había llegado a anunciarse oficialmente, pero los tres Gobiernos llevaban trabajando en ello desde hacía meses.

La situación hoy es completamente distinta. La Casa Real ha proyectado un otoño preñado de actividades en el que va a retomar, precisamente, aquel viaje a Japón y Corea pese al periodo preelectoral.

Pedro Sánchez, con el rey Felipe VI. (EFE)
Pedro Sánchez, con el rey Felipe VI. (EFE)


El mayor síntoma de que Felipe VI ha decidido hacer 'oídos sordos' a la situación política es que, a día de hoy, los gobiernos español y cubano están perfilando los detalles de la histórica visita oficial del monarca y su esposa a La Habana. Será en la primera quincena de noviembre, en plena campaña, aunque aún no se han dado a conocer las fechas exactas. Los Reyes visitarán la capital cubana por el 500 aniversario de su fundación, aunque evitarán el día grande de las celebraciones porque también está invitado Nicolás Maduro, el presidente venezolano al que el Estado español no reconoce como tal.

'El Periódico' adelantó la información, que luego corroboró el propio Josep Borrell, ministro de Exteriores en funciones. A pesar de la situación política, "no hay inconveniente" para que los viajes de los Reyes se desarrollen con total normalidad, según el Gobierno. Y eso que, en 2016, cuando se canceló el viaje a Reino Unido, una de las razones esgrimidas fue precisamente que un viaje de tal calado no podía ser llevado a cabo por un Gobierno en funciones. Los criterios cambian.

La reina Letizia se hace una foto con una mujer en Canarias. (EFE)
La reina Letizia se hace una foto con una mujer en Canarias. (EFE)

El hecho es que don Felipe y doña Letizia no van a parar en todo el otoño. Esta misma semana, sin ir más lejos, la Reina tiene cinco compromisos oficiales. Los actos de mayor relumbrón serán sobre todo en el mes de octubre. Primero el día de la Fiesta Nacional, el 12 de octubre. Unos días después, los Reyes, la princesa Leonor y la infanta Sofía se marcharán a Oviedo con motivo de la entrega de los Premios Princesa de Asturias, en el que será el debut de la heredera en los premios que llevan su nombre. Al día siguiente, toda la familia acudirá a la bellísima aldea de Asiego, en los Picos de Europa, Pueblo Ejemplar de este año.

El lunes 21 de octubre, los Reyes se trasladarán a Japón para asistir con otros miembros de casas reales a la entronización de Naruhito como emperador de Japón. Desde allí se desplazarán en visita de Estado a Corea del Sur. Además, el 4 y 5 de noviembre visitarán Cataluña con sus hijas para celebrar el X aniversario de la Fundación Princesa de Girona. Después tienen previsto visitar La Habana y llegar a tiempo a España para estar en territorio nacional el 10 de noviembre, fecha de las elecciones. Una agenda de infarto no apta para parones electorales.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios