Logo El Confidencial
EN UN MOMENTO DELICADO

El príncipe Andrés de Inglaterra, el invitado más incómodo en la boda de su hija Beatriz

Ha anunciado su compromiso matrimonial con el italiano Edoardo Mappelli y la boda podría tener lugar la próxima primavera

Foto: El príncipe Andrés de Inglaterra, en una imagen de archivo. (Reuters)
El príncipe Andrés de Inglaterra, en una imagen de archivo. (Reuters)

Por bajar a una realidad terrenal nos vamos a permitir un simil muy coloquial para sintetizar su situación actual: el príncipe Andrés de Inglaterra se ha convertido en la patata caliente de la Casa Real británica, que este jueves volvió a los titulares positivos al anunciarse el compromiso matrimonial de su hija, la princesa Beatriz, con el italiano Edoardo Mapelli, en una fecha que está aún por fijarse, pero que podría ser la próxima primavera o principios del verano.

Un enlace, por cierto, en el que las miradas no solo estarán puestas en los contrayentes, sino también en el propio príncipe, a quien le está pasando una factura enorme la relación de amistad con el millonario Jeffrey Epstein, que ha llevado a Buckingham Palace a tener que dar la cara por él ahora que las cosas están empezando a ponerse particularmente feas.

Virginia Guiffre, en una imagen de archivo. (EFE)
Virginia Guiffre, en una imagen de archivo. (EFE)

El gran punto de inflexión tuvo lugar cuando Virginia Roberts Guiffre dijo en una entrevista en la cadena estadounidense NBC que tuvo relaciones sexuales con el príncipe cuando tenía 17 años en el baño de una discoteca de Londres, lo que ha suscitado todo tipo de comentarios, por lo que la Casa Real manifestó que "es totalmente falso que el duque tuviera ningún tipo de contacto o relación sexual con ella. Cualquier afirmación que diga lo contrario es falsa y sin fundamento".

"Va a continuar negando que esto pasó, pero él sabe la verdad y yo también", ha manifestado esta mujer, con quien el exmarido de Sarah Ferguson fue fotografiado en 2001, agarrándola por la cintura. "Él sabe lo que ha hecho", ha manifestado.

Una visita incómoda a la universidad

Este espinoso asunto está teniendo consecuencias y ha quedado de manifiesto por el malestar que ha causado su visita a la Universidad de Gales del Sur, donde se ha celebrado un encuentro entre empresarios. Un encuentro que ya estaba planificado hace meses, que es el argumento que ha utilizado el centro de estudios para hacer frente a las críticas que ha suscitado.

Los problemas del príncipe Andrés de Inglaterra por su relación con Jeffrey Epstein vienen muy de atrás, aunque cobraron una mayor dimensión cuando el millonario fue encontrado ahorcado en su celda de la cárcel de Nueva York el pasado 10 de agosto, que le llevó a emitir un comunicado para justificar su situación.

"Me parece que desde el suicidio del señor Epstein ha habido una inmensa especulación en los medios de comunicación sobre su vida. Particularmente con relación a mi antigua asociación con el señor Epstein. Así que tengo muchas ganas de clarificar los hechos para evitar mayores especulaciones. Conocí al señor Epstein en 1999. Durante el tiempo que le conocí, le vi de manera infrecuente y posiblemente no más de una o dos veces al año. Me he quedado en algunas de sus residencias", manifestaba el duque de York, quien echaba balones fuera sobre su relación, aunque posteriormente incurría en contradicciones.

Sarah Ferguson, con su hija Beatriz en la boda de Eugenia. (Reuters)
Sarah Ferguson, con su hija Beatriz en la boda de Eugenia. (Reuters)

"En ningún momento, durante el limitado tiempo que pasé con él, presencié o sospeché ninguna conducta de ese tipo que consecuentemente condujo a su arresto y condena. Como ya he dicho previamente, fue un error volver a verle después de su salida de prisión en 2010 y solo puedo reiterar mi arrepentimiento porque me equivoqué puesto que pensé que le conocía, pero evidentemente no era así, teniendo en cuenta todo lo que sabemos ahora. Siento una gran compasión por todas las personas afectadas por sus acciones y su comportamiento", afirmaba el príncipe Andrés sobre Epstein, quien, en efecto, había sido condenado en 2008, pero llegó a un acuerdo extrajudicial con la Fiscalía para cerrar la investigación y solo estuvo trece meses en la cárcel, además de indemnizar económicamente a las víctimas.

El apoyo de Sarah Ferguson

Ahora que está preparándose para un acontecimiento tan feliz como es la boda de su hija, el príncipe Andrés ha vuelto a contar con una gran aliada, su exmujer, Sarah Ferguson, quien aprovechaba un mensaje para manifestar su alegría por el próximo enlace para incluir en él al duque de York, lo que ha sido intepretado como una manera implícita de mostrarle su apoyo en su momento más controvertido.

"Sé lo que una madre siente, así que estoy llorando de alegría. Estoy muy orgullosa de esta noticia sensacional", dice la otrora conocida como Fergie, quien aprovecha también para desvelar cómo se siente su exmarido: "Andrés y yo somos las personas más afortunadas del mundo por tener dos fabulosos yernos", ha manifestado Sarah.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios